Ladillas

Qué son las ladillas

Las ladillas se consideran entre los parásitos más molestos que pueden llegar a habitar en el cuerpo de una persona. Estos pequeños piojos en forma de cangrejo en miniatura se dedican a succionar la sangre del huésped para sobrevivir y reproducirse. Es la razón de que quien se encuentra infectado curse con picazón constante.

Probablemente resultan mucho más molestos porque suelen habitar en la zona del pubis, muy cerca de los genitales. Es una de las razones por la que en muchos lugares del mundo se le considere una infección de transmisión sexual. Si crees que padeces ladillas, o busca prevenir el contagio, aquí te mostramos toda la información relevante acerca de este parásito.

Índice
  1. ¿Qué son las ladillas?
  2. Modo de propagación
  3. Síntomas de fituriasis
  4. Tratamiento para la fituriasis
  5. Recomendaciones ante la presencia de ladillas
  6. Prevención de la fituriasis
  7. ¿Cómo se diagnostica?

¿Qué son las ladillas?

El Pthirus pubis es un insecto ectoparásito que puede habitar en el cuerpo de los seres humanos. Este insecto también se conoce bajo el nombre de “piojo del pubis” o “piojo púbico”. Y es que una vez habitado el huésped, son capaces de adherirse tanto a la piel como al vello púbico.

Este mide entre 1 y 3 mm de longitud, con una forma redondeada y achatada, mientras que su es color amarillento. La infestación por este parásito recibe el nombre de “fituriasis”. Aunque no se considera uno de los parásitos de mayor propagación, tiene una alta incidencia, sobre todo en personas sexualmente activas.

Se considera los meses de mayor calor la temporada en que las ladillas se contagian con mayor facilidad. Aun así, el hecho de que una persona se contagie, no es consecuencia de una mala higiene. Muchas personas con este parásito son bastante pulcras, y el piojo igualmente busca habitar en su cuerpo.

Modo de propagación

La transmisión de la fituriasis se da principalmente por contacto sexual, aunque no exclusivamente. Los modos de transmisión menos frecuentes son el uso de prendas compartidas con algún portador. El Pthirus pubis habita la región púbica, aunque también puede hallarse en otras áreas corporales provistas de vellosidades como el cuero cabelludo, las axilas, cejas, pestañas, inclusive en piernas, brazos, espalda o pecho.

Propagación de ladillas

Los huevos del Pthirus pubis pueden verse como pequeñas esferas de color blanco, ubicadas en la base de las vellosidades del área donde fueron depositados. El periodo de incubación de estos huevos oscila entre los 6 y 8 días aproximadamente.

Una vez eclosionados, los parásitos tendrán la capacidad de desplazarse muy lentamente, avanzando más o menos 1 cm al día a través de la piel.

Síntomas de fituriasis

Los piojos púbicos son parásitos hematófagos, es decir, se alimentan de sangre. Esto lo hacen cerca de 50 veces al día, lo que ocasiona un prurito intenso en el área infestada, llegando a ser muy molesto y provocando que el paciente se rasque la zona, provocando escoriaciones e infecciones.

Cada cinco días las hembras ponen un aproximado de 10 a 15 liendras, nombre que reciben los huevos del insecto en cuestión.

Los infestados de fituriasis pueden observar en ocasiones manchas marrones o rojizas en la ropa interior, correspondientes a gotas de sangre producto de las picaduras de los Pthirus pubis.

Algunos casos suelen cursar sin sintomatología o con clínica muy leve, por lo que el huésped podría no percatarse de la situación y seguir propagando la fituriasis por falta de tratamiento.

Tratamiento para la fituriasis

Principalmente se implementan dos fármacos en el tratamiento de la fituriasis, siendo ambos igual de efectivos al ser empleados de manera correcta. Están disponibles en forma de cremas, champús y lociones. La presentación a utilizar se elegirá en función del área afectada por el piojo del pubis. Además, todo debe ser recatado bajo estricta indicación médica:

 

  • Lindano o Lindane: también conocido bajo el nombre de gamma-hexachlorociclohexano, Gammaxene, Gamexane o Gammallin es un halogenuro de alquilo de acción insecticida. Prohibido en sus formulaciones por los efectos nocivos que ocasiona a la salud humana.
  • Permetrina: Pertenece a la familia de compuestos denominados piretoides, es una sustancia química mundialmente implementada como insecticida, acaricida y repelente. Tiene efecto neurotóxico que no afecta a mamíferos ni aves, exceptuando a los gatos.

Recomendaciones ante la presencia de ladillas

Una vez que se haya diagnosticado la presencia de ladillas, además del tratamiento indicado, se deberán implementar algunas recomendaciones para lograr una desinfección más rápida, y a su vez evitar la propagación del parásito:

  • El Pthirus pubis vive hasta 24 horas fuera del cuerpo humano, mientras que sus liendres pueden sobrevivir hasta 6 días, por lo que se recomienda cambiar sabanas, ropa y toallas que hayan estado en uso durante la fituriasis, dejándolas en bolsas cerradas al menos durante una semana para asegurarse de que los piojos y sus liendres no logren sobrevivir.
  • Las reinfestaciones por Pthirus pubis suelen darse debido a su capacidad de sobrevivir separadas del cuerpo humano, por lo que una vez curado se debe repetir el tratamiento a los 7 o 10 días para eliminar los piojos nacidos de los huevos que hayan permanecido después del tratamiento.
  • A los pacientes diagnosticados con fituriasis se les recomienda alertar a sus parejas sexuales con el fin de que estas reciban tratamiento oportuno y evitar una epidemia.
  • Dado el ciclo de vida del Pthirus pubis se recomienda realizar una segunda desinfección de 7 a 10 días posterior a la primera.

Prevención de la fituriasis

El parásito es capaz de habitar cualquier cuerpo sin excepción. Sin embargo, bajo el cumplimiento de algunas medidas, es posible evitar infectarse de ladillas:

  • Asegurarse de que las parejas sexuales no estén infestadas por Pthirus pubis.
  • El uso de preservativos no representa ninguna diferencia ante la protección contra la fituriasis.
  • Se recomienda no compartir ropa, toallas o sábanas.
  • Un afeitado al 0 es una manera de prevención contra los piojos púbicos ya que estos necesitan adherirse a las vellosidades para propagarse.

¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico se realiza mediante la demostración del piojo en el área afectada, mediante observación directa. Debe diferenciarse de la sarna o escabiosis, cuyo parásito no es visible al ojo humano y su distribución corporal se da de manera diferente, en pliegues y espacios interdigitales.

Hay que tener en cuenta que las ladillas tienen síntomas similares a otros problemas, por lo que puede confundirse fácilmente. Sobre todo cuando se trata de un padecimiento que produce mucho escozor. Un médico o especialista es el único capaz de realizar el diagnóstico, por lo que se insta a los pacientes a no automedicarse.

También te puede interesar...

Usamos cookies propias y de 3º para ofrecerte mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando asumiremos que estás de acuerdo. Leer más