Enzimas

Toda la información sobre las enzimas: qué son, cómo trabajan y cuáles son sus propiedades y funciones principales. Moléculas clave para la vida humana.

Las enzimas son células responsables de numerosos procesos químicos que se desarrollan en el organismo. Mejoran la circulación, aceleran los procesos de cicatrización, evitan enfermedades del sistema cardiovascular… Son pequeñas moléculas presentes en el organismo que funcionan de diferentes formas, las cuales resulta interesante e importante conocer.

Las enzimas cumplen un amplio abanico de funciones en las células, como por ejemplo la sintetización de grasas o la degradación de los azúcares.

Existen una gran selección de enzimas, cada una de ellas con una función específica.

¿Qué son las enzimas?

Definición de las enzimas

Las enzimas son un tipo de molécula de naturaleza protéica cuya principal función es la de la catalización bioquímica. Es decir, son esenciales para que el organismo pueda llevar a cabo de forma satisfactoria las diferentes funciones químicas, las cuales se dividen en dos grandes grupos.

  • Catabolismo: cuando una persona infiere un determinado alimento, el organismo necesita descomponerlos en moléculas de menor tamaño para obtener los nutrientes esenciales de los mismos, los cuales utiliza a modo de fuente de energía. Así, las proteínas se descomponen en aminoácidos y los hidratos de  carbono en glucosa, por ejemplo. Se conoce como proceso de descomposición, y el modo en el que el organismo obtiene la energía se denomina catabolismo.
  • Anabolismo: se conoce como tal al proceso mediante el cual hace uso de la energía y los nutrientes obtenidos para desarrollar células y tejidos corporales, entre otros elementos. Así, el organismo se encarga de combinar los nutrientes esnciales con el ADN de cada individuo. Pues bien, las enzimas son una de las moléculas que favrica el organismo a partir de las proteínas.

Aunque existe determinadas enzimas con funciones anabólicas, lo cierto es que prácticamente el 100% de estas moléculas se utilizan durante el proceso de catabolismo. Es por ello que las enzimas se limitan a acelerar el proceso químico.

El organismo no podría llevar a cabo un amplio abanico de funciones de forma correcta sin las enzimas ya que éstas tienen un papel clave para el buen funcionamiento del mismo.

Existen diferentes tipos de enzimas. Las más frecuentes son las que trabajan en el proceso de digestión, descomponiendo las moléculas de los alimentos en piezas de menor tamaño para que el organismo pueda absorberlas. También existen las enzimas que actúan de tal modo que favorecen la unión de varias moléculas para formar una nueva.

Cada una de las enzimas del organismo tienen una tarea específica y son muy selectivas.

Tipos de enzimas

Tipos de enzimas

Estas moléculas se clasifican en seis grandes grupos en función de su acción específica.

  • Oxidorreductasas: son aquellas que intervienen de manera directa con los procesos habituales de fermentación y respiración. Son enzimas esenciales en diferentes cadenas metabólicas como la de la glucosa, por ejemplo.
  • Transferasas: dentro de este grupo se clasifican aquellas enzimas que catalizan la transferencia de las moléculas a otras. Además, este tipo de enzimas trabajan en diferentes sustratos, teniendo como principal función la de transferior moléculas de amina o glucosilo, entre otros.
  • Hidrolasas: son las enzimas que actúan de manera directa sobre las moléculas de protoplasma.
  • Liasas: este tipo de enzimas actúan directamente sobre los enlaces entre los atómos de carbono y el azufre, carbono, nitrógeno y oxígeno.
  • Isomerasas: estas enimas actúan sobre determinadas sustancias, a las cuales se encargan de transformar en otras isómeras. Es decir, las sustancias mantienen su fórmula original, pero tienen un desarrollo diferente.
  • Ligasas: son aquellas enzimas encargadas de unir dos moléculas.

Propiedades de las enzimas

Las enzimas son esenciales para el buen funcionamiento del organismo ya que ayudan a realizar una gran selección de funciones que sin ellas sería imposible llevar a cabo.

Estas moléculas poseen un amplio abanico de propiedades. Es por ello que actualmente existen diferentes terapias con enzimas digestivas que resultan muy efectivas como tratamiento de suplemento dietético. Ayudan a mejorar en gran medida el proceso digestivo, al mismo tiempo que mejoran la circulación y aceleran el proceso de cicatrización.

Además, las enzimas regulan el sistema inmunológico. Tambiéne tienen grandes acciones depurativas y desintoxicantes.

La temperatura juega un papel clave en lo relacionado con las propiedades de las enzimas. Estas moléculas están expuestas a bajas temperaturas, lo cual favorece su desarrollo y la realización de sus funciones. El PH también es muy importante ya que determinaa la carga de las enzimas; positiva, negativa o neutra. Por lo general, estas moléculas son susrancias complejas, de modo que en ocasiones se forman por un lado de proteína y, por otro lado, de parte activa.

Funciones de las enzimas

Funciones de las enzimas

Las enzimas cumplen una gran selección de funciones dentro del organismo, siendo algunas de las más importantes las siguientes.

En primer lugar, se encargan de regular las diferentes funciones que cumple el organismo, prestando especial atención a los procesos bioquímicos que tienen lugar. Además, las enzimas producen movimiento, como por ejemplo las contracciones musculares.

También juegan un papel protagonista en la respiración celular. Otra de las funciones clave de las enzimas es la degradación de las macromoléculas procedentes de la dieta en moléculas menos complejas.

Las enzimas crean reacciones enzimáticas en cadena que resultan indispensables para la vida celular; este proceso se denomina ruta metabólica.

En definitiva, las enzimas son sumamente importantes para la salud general del organismo. Tal es así que el mal funcionamiento de un único tipo de enzima puede dar lugar a una enfermedad potencialmente mortal.

¿Cómo trabajan?

Las enzimas requieren de una serie de elementos para poder desarrollar su labor en el organismo.

  • Sustrato: es el elemento específico sobre el que trabajan las enzimas. Cada una de estas moléculas únicamente actúa sobre un determinado tipo de sustrato. Así, a modo de ejemplo, las enzimas proteasas actúan sobre las proteínas, un tipo de sustrato específico.
  • Enzima: cuando un determinado sustrato pasa próximo a su enzima específica, ambos elementos se unen, dando así lugar a la reacción química.
  • Co-enzimas: para que el proceso químico se pueda llevar a cabo de manera satisfactoria, algunas enzimas requieren de la participación de las conocidas como co-enzimas. Son elementos complementarios esenciales para la activación de la acción enzimática. Son co-enzimas determinados nutrientes como algunas vitaminas y minerales.

Es importante señalar que cada enzima requiere de un entorno particular para poder desarrollar su labor, sobre todo en lo relacionado con el PH.

Del mismo modo que cualquier ser vivo, las enzimas nacen, desarrollan su función, envejecen y, finalmente, mueren. Cuando una enzima ha cumplido su función y ha comenzado el proceso de envejecimiento, otra enzima se encarga de devorarla. De este modo, en el organismo se mantiene un equilibrio enzimático en el que predominan aquellas enzimas que tienen una mayor fortaleza y que, por tanto, resultan más productivas.

Determinadas sustancias y elementos inhiben en gran medida la acción enzimática, impidiendo que estas moléculas puedna desarrollar su actividad. Algunos ejemplos claros son la aspirina o la penicilina.

Digestión de la leche de vaca

Un buen ejemplo para comprender cómo funcionan las enzimas tiene que ver con la digestión de la leche de vaca. La lactasa es un tipo de enzima que se encarga de descomponer la lactosa, el azúcar presente en la leche, para que el organismo sea capaz de digerirla.

Si el organismo tiene lactasa, esta actúa sobre la lactosa, dando lugar a dos nuevas moléculas: galactosa y glucosa. Si un individuo presenta deficiencia de lactasa, la reacción química no se puede llevar a cabo, de modo que el cuerpo no digiere bien la leche.

Esto es precisamente lo que sucede entre aquellas personas que tienen intolerancia a la lactosa.

La reacción química que se da entre la lactasa y la lactosa es sólo una de las más de cuatro mil reacciones que las enzimas desarrollan en el cuerpo humano. Todas ellas, tal y como hemos señalado, son fundamentales para que el organismo funcione correctamente.

Alimentos que favorecen la función de las enzimas

Las enzimas resulten esenciales para la vida, por lo que es importante prestar especial atención a la dieta. De este modo, se ayuda a que el organismo proteja estas moléculas y alargue su vida útil.

Así, es esencial llevar una dieta saludable y equilibrada. Para ello, lo mejor es optar por el consumo  de alimentos tales como cereales, vegetales crudos y todo tipo de alimentos germinados.

¿Por qué son tan importantes las enzimas?

Sin las enzimas la vida humana sería imposible ya que el organismo no podría llevar a cabo funciones básicas para la misma. Todos los procesos fisiológicos se desarrollan de un modo ordenado, de manera que la homeostasis se mantiene intacta. En cambio, cuando algo no va bien, la homeostasis puede verse seriamente perjudicada.

Un daño grave ocurriría por ejemplo ante una cirrosis hepática. Un trastorno que afecta al hígado y que deteriora la capacidad de las células para la producción de enzimas que catalizan los procesos metabólicos más importantes, como el de sintentizar la urea.

Existen una serie de trastornos raros desde el punto de vista genético que surgen a raíz del deterioro de la actividad de las enzimas.

Enzimas
5 (100%) 1 voto


Te podría interesar

Publicidad