Cambios en la piel según las estaciones

Nuestra piel cambia con el cambio de cada estación con la finalidad de adaptarse a las nuevas temperaturas. Descubre cómo cuidarla en cada una de ellas.

Las diferentes épocas del año transforman nuestras emociones, nuestra forma de entender el mundo y de vernos. Hacen que nos alegremos, nos deprimamos, nos sintamos más vivos o algo más cansados. Por eso no es tan sorprendente que existan también los cambios en la piel en función del momento del año que sea. Y hoy queremos hablar precisamente sobre esto.

Cómo sufre la piel en cada estación

No solo es a causa de las estaciones. En general, es cosa del clima y del momento del año que sea. De cuánta luz incida en la piel, de la temperatura que tenga que soportar y del viento. La primavera es uno de los ejemplos más clásicos que hay. Está más que probado que una gran parte de la población se encuentra en un estado más cansado o apagado cuando llega esta estacón. Pues bien, eso pasa también con la propia piel que va perdiendo luz y color. La piel se vuelve algo más tensa, y por tanto el cutis se estresa, produciendo un desgaste y arrugas innecesarias.

En verano la cosa cambia un poco. Para empezar, estaría el riesgo evidente de las quemaduras provocadas por el sol, que aparte de romper las fibras de la piel y crear, por tanto, una sensación de vejez, también pueden llegar a producir melanoma, en el peor de los casos. Otro síntoma que se produce es el de las alergias solares, que en muchos casos pueden notarse en la piel a través de los sarpullidos.

Las altas temperaturas también pueden llegar a producir arañas vasculares, al afectar directamente a la circulación de tu cuerpo, especialmente la de tus piernas.

El invierno y el otoño, por otro lado, al ser meses fríos tienen, en general, bastantes ventajas para la piel. Ahora bien, hay un peligro especialmente preocupante, y es la deshidratación. Esta puede ser causa de la aparición de diferentes problemas en la piel, y por eso es tan importante tener siempre presente este peligro. Las temperaturas tan bajas y tan secas producen que la piel se reseque y pueden llegar incluso a escamarla.

También te puede interesar:  Radiofrecuencia facial

Cuidados de la piel según la estación

Hidratar la piel
Hidratar la piel: medida clave en cualquier estación del año

En las estaciones frías, lógicamente, la mejor medida será apostar por la hidratación. Aquí se pueden encontrar diferentes remedios u opciones, que dependerán del gusto personal o de las posibilidades de cada uno. Las cremas hidratantes suelen ser la mejor opción, aunque el tratamiento en ocasiones tiene que ser algo más prolongado cuando se han llegado a producir durezas en algunas partes, como por ejemplo en los pies.

Una crema hidratante también es útil durante el verano, ya que a veces el sol puede también causar el mismo proceso. Aparte, la crema solar evitará el desgaste, y llevar el cuerpo bien cubierto y no demasiado expuesto en las horas de máxima intensidad lumínica es una excelente manera de que la piel no se desgaste y no termine creando un aspecto envejecido.

Las arañas vasculares se pueden prevenir con ejercicio y con dieta, el movimiento es bueno para que estas no lleguen a formarse, aunque también se pueden encontrar cosméticos o remedios que actúen en tal sentido. Es en primavera cuando más cuidado hay que tener con la piel ya que durante esta estación las alergias u otros elementos pueden irritarla con facilidad, por lo que habrá que seguir cuidados algo más específicos.

En conclusión, las diferentes estaciones producen significativos cambios en la piel que pueden llegar a afectar muy negativamente su estado. Por eso es de vital importancia conocer los peligros que tiene cada época del año, así como la manera de evitar que se produzcan esos daños.

Cambios en la piel según las estaciones
Valore este artículo


Te podría interesar

Publicidad