Amoxicilina

La Amoxicilina es un antibiótico. Infórmate sobre efectos secundarios, dosis, precauciones y más en eSalud.

Cuando se necesita restablecer la salud del sistema respiratorio, los oídos, la garganta, las vías urinarias, los genitales y la piel; la amoxicilina puede ser una alternativa eficaz y confiable en los casos indicados, siempre y cuando se use con responsabilidad, siguiendo cuidadosamente las recomendaciones del personal de salud.

Se trata de un antibiótico cuya sustancia activa es un derivado de la penicilina, que es uno de los medicamentos más empleados contra las infecciones bacterianas. Su acción consiste en debilitar la pared celular bacteriana, causando la muerte de estos organismos, gracias a lo cual la infección desaparece. Con las debidas precauciones puede emplearse en niños y  mujeres gestantes.

Hace parte de los antibióticos denominados de amplio espectro que tienen como característica la capacidad de combatir una gran variedad de tipos de bacterias, por lo que se recomienda para el tratamiento de infecciones de las vías respiratorias como la bronquitis, la otitis media, la sinusitis paranasal y frontal, la neumonía y la faringitis; enfermedad de Lyme; enfermedades de transmisión sexual, como la clamidiasis; infecciones gastrointestinales; meningitis; infecciones cutáneas y cistitis, entre otras.

Algunas  personas que  presentan síntomas como dolor abdominal, náuseas, diarrea y vómitos con o sin sangre, fiebre y úlceras bucales, pueden estar afectadas por unas bacterias denominadas Bacillus anthracis. Que suelen comprometer la piel, el tracto gastrointestinal o los pulmones. En este caso, el diagnóstico se efectúa mediante pruebas de laboratorio, y de confirmarse la sospecha, también resulta recomendable el uso de este antibiótico.

No tiene efecto en el caso de los virus, por lo que resulta inútil para atender gripes y resfriados.

Está disponible en cápsulas, tabletas, tabletas masticables, suspensión oral líquida y gotas pediátricas.

Indicaciones y dosis de la Amoxicilina

Generalmente, se recomienda tomar una dosis dos o tres veces al día, es decir, cada 12 horas o cada 8 horas, de acuerdo con la recomendación médica. Es aconsejable establecer el hábito de suministrar la medicina a la misma hora para evitar olvidos que pueden afectar el tratamiento.

Es preciso leer atentamente las instrucciones en la etiqueta y revisar la fecha de vencimiento. Siempre tenemos la libertad de preguntarle al doctor o al farmacéutico cualquier cosa que no entendamos y pedir que nos aclaren todas nuestras dudas.

Usar el medicamento tal como se nos indique sin variar por cuenta propia las dosis, los horarios o el tiempo establecido es primordial.

Cuando se emplea en niños hay que agitar muy bien la solución líquida y las gotas antes de cada uso, esta practica permite mezclar el contenido de manera homogénea. Es fundamental usar el gotero para medir las dosis y no confiar demasiado en el cálculo.

Ambas soluciones pueden colocarse dentro de la boca del niño o mezclarse con la leche materna, leche, jugo de frutas, agua o cualquier otro líquido refrescante, pero en ningún caso, se debe dejar pasar el tiempo, es necesario que lo tome de inmediato.

Las tabletas masticables de Amoxicilina deben triturarse muy bien antes de ser ingeridas.

Las tabletas y las cápsulas deben ser ingeridas enteras y con abundante líquido, preferiblemente agua.

Amoxicilina 500 mg

Debemos terminar las dosis indicadas de acuerdo con la prescripción, aunque nos sintamos mejor, pues suspender el tratamiento puede provocar que las bacterias se tornen resistentes a los antibióticos y luego resultará difícil encontrar medicamentos efectivos.

Este antibiótico, que resulta tan útil en una asombrosa variedad de casos, en muchos lugares del mundo se encuentra con facilidad en el mercado. Incluso en algunos países es de venta libre, lo que significa que se puede comprar sin prescripción médica. Pero ¡cuidado¡ antes de iniciar el tratamiento debemos informar a nuestro doctor y al farmacéutico si somos alérgicos a algún medicamento de la familia de la penicilina.

Así mismo, resulta de importancia avisar qué medicamentos estás tomando con y sin prescripción, incluyendo: vitaminas, suplementos nutricionales y los productos fabricados a base de componentes de origen vegetal.

El profesional podría cambiar la dosis o estar especialmente atento para prevenir efectos secundarios. El médico tratante debe saber si tenemos enfermedades en los riñones, alergias, asma, fiebre del heno, urticarias o fenilcetonuria, alteración que consiste en un trastorno metabólico hereditario, caracterizado por la carencia o escasez de una enzima denominada: fenilalanina hidroxilasa.

También es importante alertar al profesional si se está embarazada o se tienen planes de concebir en corto plazo, o si nos encontramos en periodo de lactancia. Un resultado positivo de una prueba durante el tratamiento es una señal de alarma que hace indispensable comunicarnos con nuestro doctor de forma urgente. También debemos acudir a ayuda experta si experimentamos de forma severa o persistente malestar estomacal, vómitos y diarrea.

Almacenamiento de la Amoxicilina

El medicamento debe permanecer en su envase, debemos verificar que esté correctamente cerrado, y guardarlo en un lugar fuera del alcance de los niños.

La temperatura indicada es moderada, protegido del calor excesivo y la humedad, por ello, no se recomienda guardar en el baño.

La solución oral puede almacenarse a temperatura ambiente, pero si lo preferimos podemos colocarlo en el refrigerador, si pasamos 2 semanas sin usarlo, es recomendable que lo descartemos.

Por nuestro bienestar debemos evitar automedicarnos o recomendarle a otras personas que usen las medicinas que resultaron efectivas en nuestro caso. Es precios recordar que solo un profesional está en la capacidad de evaluar las condiciones de cada paciente y acudir a los métodos diagnósticos apropiados en cada situación. Lo que a nosotros nos ayudó puede afectar la salud de otra persona, si deseamos ayudar a alguien, debemos recomendarle visitar al médico y seguir cuidadosamente sus indicaciones.

Es importante acudir a las citas programadas aun cuando nos sintamos de maravilla, pues no se sabe en qué momento puedan retornar las molestias, así evitaremos complicaciones. El autocuidado es una clave indispensable para conservar la salud y una muestra de amor propio, también es un acto considerado con las personas que nos aprecian y quieren nuestro bienestar.

Será un placer encontrarnos de nuevo en este lugar, para continuar compartiendo interesantes temas relacionados con la belleza, la salud y el bienestar.

Amoxicilina
Valore este artículo


Te podría interesar

Publicidad