Clasificación de tipos de caries más habituales

Tipos de caries

Las caries dentales han formado parte de las afecciones más habituales de las personas. En el pasado, nuestra higiene en general no era precisamente la más adecuada. Esto provocaba que las caries se complicaran, un cuadro que se presentaba de manera frecuente. En casos más severos, se procedía a una extracción dental, siendo la única cura conocida.

Por suerte, la ciencia nos hizo comprender las razones de su aparición y los distintos tipos de caries que pueden existir. De modo que hoy día contamos con todo tipo de recursos tanto terapéuticos como preventivos. ¿Sueles sufrir de caries con frecuencia y ya no sabes qué más hacer? Quédate con nosotros, porque hoy descubrirás todo lo que debes saber sobre las caries dentales.

Índice
  1. ¿Qué son las caries?
  2. ¿Qué síntomas producen las caries?
  3. ¿Qué las causa?
  4. ¿Cuáles son los tipos de caries más habituales?
  5. ¿Cómo se pueden tratar?

¿Qué son las caries?

Las caries se identifican como un daño permanente en la superficie de los dientes. Estas lesiones se van abriendo paso a través del diente mediante pequeños orificios que, a simple vista, pueden verse de color negro o marrón oscuro. 

Se sabe que las caries dentales forman parte de los problemas de salud más frecuentes en el mundo. La población más afectada son los niños y los adolescentes debido a sus hábitos de higiene deficientes. Sin embargo, la mala alimentación a base de bebidas y alimentos azucarados suelen ser la causa primordial de su aparición.

Qué son las caries

Asimismo, se sabe que esta afección puede aparecer en casi cualquier época de la vida, incluyendo a los bebés, cuya aparición va a estar condicionada a distintos factores de riesgo que pueden influir.

Las consecuencias de un diente con caries no tratado pueden desembocar en infecciones importantes. En última instancia, en la pérdida de la pieza dental en cuestión. Es por ello que la mejor manera de prevenirlas es acudiendo a citas odontológicas al menos una vez al año. Y para potenciar la salud dental, los profesionales recomiendan mantener buenos hábitos alimenticios y de higiene.

¿Qué síntomas producen las caries?

Los signos y síntomas que puede presentar una persona con caries dental varían según el tipo, según el tamaño y la ubicación. Sin embargo, los más frecuentes son:

  • Dolor repentino en el diente afectado que se asemeja a un corrientazo.
  • Hipersensibilidad en los dientes
  • Dolor leve y brusco al masticar o beber algo dulce, caliente o frío.
  • Orificios de color negro o marrón visibles en los dientes.

¿Qué las causa?

Las caries dentales van teniendo lugar de forma paulatina debido a una gran cantidad de factores que van acelerando su progreso, entre los cuales están:

  • Formación de placa dental: debido al consumo excesivo de azúcares y almidones y a la higiene dental deficiente. Su presencia en exceso genera la formación de sarro. Esto conlleva a la proliferación de bacterias que dañan el esmalte dental.
  • Ataques de placa: por exceso de los ácidos de la placa, lo cuales eliminan de forma indiscriminada los minerales del esmalte de los dientes.
  • La destrucción continúa: una vez que la placa, el sarro y la proliferación desmedida de bacterias está instaurada, la erosión de los dientes se va haciendo camino hasta llegar a la pulpa. Es aquí donde se ubican los vasos sanguíneos y los nervios de cada diente, causando así el dolor característico de las caries.

¿Cuáles son los tipos de caries más habituales?

Tipos de caries de acuerdo a la zona de la dentadura donde aparecen:

  • La caries de corona: en este tipo, la parte afectada en la zona superior del diente, es decir, la superficie con la cual masticamos los alimentos. Debido a que esta es la zona donde es más frecuente que se atasquen los alimentos, es por ello que este tipo de caries es el más frecuente. 

Tipos de caries habituales

  • La caries radicular: afecta concretamente a la raíz del diente en cuestión. Se sabe que es la más agresiva de todas y es la principal causante de la pérdida de los dientes debido al tipo de erosión que produce. Los cepillados agresivos o la presencia de enfermedades periodontales pueden suponer la aparición de este tipo de caries. La retracción de las encías deja la raíz del diente expuesta ante cualquier tipo de daño. 
  • La caries interproximal: esta en particular es muy difícil de detectar a simple vista, ya que se ubican en el espacio que se halla entre diente y diente. Es una zona que solo el hilo dental puede alcanzar. Usualmente se originan debido a una higiene dental deficiente. 
  • La caries recurrente: es aquella que aparece de forma repetitiva alrededor de un empaste dental. Algunos también le conocen como caries secundaria. 

Tipos de caries según la parte del diente afectada:

  • La caries de esmalte: es el tipo de caries más superficial y, a su vez, el más frecuente. Tiene lugar cuando la caries empieza atacando la superficie del esmalte, el cual tiene la función de proteger al diente contra los distintos agentes externos. Se pueden identificar con cierta facilidad gracias a su aspecto blanquecino sobre la superficie dental. 
  • La caries de dentina: afecta una capa más abajo que las caries de esmalte. Su color característico es amarillento y logra verse ya cuando el diente posee un nivel de desgaste considerable, erosión dental o una caries avanzada. 
  • La caries rampante: se le considera como una caries fulminante. Se desarrolla de manera muy rápida y genera muchos estragos consigo. Su gravedad pone en riesgo la estabilidad de la pieza dental en cuestión. Puede llegar a afectar la pulpa y, por lo tanto, los nervios y vasos sanguíneos del diente. En casos extremos se produce una necrosis en la zona. 

¿Cómo se pueden tratar?

Existen diversas maneras de afrontar una caries dental. Dichas maneras pueden variar de acuerdo al tipo y a la gravedad de la misma. Algunas de las alternativas terapéuticas conocidas son:

  • Tratamientos con flúor: son utilizados en las primeras fases de las caries. Su objetivo es el de ayudar a restaurar el esmalte del diente, lo cual puede ayudar a su vez a revertir la caries en etapas iniciales.
  • Empastes: también se le conocen como restauraciones. Están hechos a base de distintos materiales como resina, porcelana o amalgamas dentales de diferentes compuestos. Los odontólogos suelen recurrir a esta alternativa en las etapas más tempranas de la caries, cuando la pulpa del diente no está afectada.

Tratar caries

  • Coronas: suelen utilizarse en aquellos casos donde la superficie que abarca la caries es muy extensa y, por lo tanto, el diente se halla muy debilitado. Básicamente hacen la función de cubierta, la cual está hecha a medida para así reemplazar la corona natural del diente afectado. Estas pueden ser fabricadas a base de oro, porcelana de alta resistencia, resina, porcelana fundida en metal, etc.
  • Endodoncia: es una de las alternativas terapéuticas más radicales utilizadas una vez que la pulpa del diente ha sido alcanzada por la caries. Aquí, lo que se hace es extraer la pulpa del diente enfermo, se limpia la infección originada por la caries y, por último, se reemplaza esta pulpa dañada con empaste.
  • Extracción de dientes: viene siendo el último recurso, utilizado cuando ya todo está perdido. Y es que, algunas caries alcanzan connotaciones tan graves que, una vez que la pieza dental ha perdido su riego sanguíneo y su inervación, lo mejor es simplemente extraerla. En estos casos, el especialista puede ofrecerle a la persona la opción de considerar implementar un puente o la colocación de un implante dental con el fin de suplantar la pieza faltante.

También te puede interesar...

Usamos cookies propias y de 3º para ofrecerte mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando asumiremos que estás de acuerdo. Leer más