Manteca de Karité: múltiples propiedades para la piel y el cabello

Manteca de Karité

Muy apreciada desde hace miles de años en el continente africano, la manteca de Karité es un tratamiento natural para la piel que aporta múltiples beneficios gracias a sus propiedades nutritivas, regenerantes y protectoras de la piel. En la actualidad, la manteca de Karité experimenta un gran éxito, ya que es un producto muy utilizado en cosmética alrededor del mundo.

El Karité, un fruto de origen africano

La manteca de Karité es una sustancia muy grasa que se extrae de las nueces del árbol del Karité, cuyo nombre botánico es Vitellaria Paradoxa. De pequeño tamaño y forma ovalada, estos frutos con aspecto de nuez o almendra de color marrón oscuro guardan en su interior una sustancia blanquecina de aspecto sólido o semisólido. Tras su manipulación y tratamiento, se obtiene la manteca de Karité, muy usada en las regiones del oeste de África, lugar de procedencia de este fruto.

Usos más populares

Si bien son conocidos sus usos en cosmética en Europa y a nivel mundial, en los países del oeste de África es además muy utilizado con fines nutricionales, siendo en algunos casos la primera grasa alimentaria, que contiene vitaminas y ácidos grasos esenciales como el ácido oleico o linoleico. Además, se usa igualmente desde hace miles de años con fines cosméticos o en la medicina tradicional africana.

La manteca de Karité para el cuidado de la piel

Beneficios de la manteca de Karité para la piel

Actualmente, la manteca de Karité o Butyrospermum Parkii es un ingrediente muy utilizado y extendido en el mundo de la cosmética y del cuidado de la piel, debido a sus grandes propiedades regenerantes, nutritivas y reparadoras. Por ello hay en el mercado de la belleza una gran cantidad de productos cosméticos que incorporan la manteca de Karité en su formulación.

Propiedades de la manteca de Karité

Por su gran contenido en vitaminas, minerales y su consistencia grasa en estado natural, la manteca de Karité es un producto con excelentes beneficios para el cuidado de la piel, ya que cuenta con grandes propiedades regenerantes y protectoras de la piel y el cabello.

Entre sus principios activos, se encuentran las vitaminas A, D, E Y F, así como minerales y ácidos grasos que aportan una gran hidratación y nutren la epidermis de forma natural. Si bien se usa como cualquier otra crema o aceite para el cuerpo, su textura puede resultar algo sorprendente para quien la usa por primera vez, ya que su aspecto es similar al de una cera amarillenta o blanquecina, que al contacto con la piel se derrite por el calor, lo que permite el ser extendida fácilmente.

Usos más comunes del Karité para el cuidado de la piel

Gracias a las propiedades anteriormente mencionadas, la manteca de Karité permite un gran número de usos en el ámbito del cuidado de la piel y del cabello, ofreciendo un gran poder de regeneración y nutrición. Además, si se hace una aplicación continuada, la manteca de Karité crea una barrera protectora que previene agresiones externas a largo plazo, aportando resistencia y flexibilidad.

Como hidratante y nutriente en todo el cuerpo

Para las zonas que presentan más sequedad de cualquier parte del cuerpo, la manteca de Karité es un excelente producto que nutre e hidrata de forma totalmente natural, siendo un excelente sustituto de cremas corporales o lociones que pueden contener en ocasiones un gran número de productos químicos de origen artificial. Además, al tratarse de una sustancia muy grasa, crea una capa protectora en la piel que protege del frío con eficacia, por lo que es ideal para el invierno.

Debido a sus propiedades reparadoras, es una de las mejores soluciones naturales y eficaces para reparar la zona irritada de los labios y la nariz durante resfriados, gripes o alergias. Su poder reparador es rápido y duradero, protegiendo al mismo tiempo la piel de la fricción constante del pañuelo.

Uno de sus usos más extendidos es durante el embarazo y la lactancia, ya que gracias a sus propiedades regeneradoras repara las cicatrices y las estrías de la piel debidas al embarazo, un período de grandes cambios en el cuerpo femenino. Durante la lactancia, previene las molestas y dolorosas grietas que se suelen formar en el pecho al alimentar al bebé. Además, es una excelente opción para cuidar la piel del bebé, ya que se trata de un producto totalmente natural para reparar la piel del bebé, que sufre en ocasiones la molesta dermatitis del pañal.

Pero no solo es eficaz para el cuidado de la piel, la manteca de Karité ofrece además grandes beneficios para la belleza del cabello. Gracias a sus vitaminas y minerales, es un excelente tratamiento para hidratar y reparar de forma natural el cabello más seco y maltratado. Si bien hay una gran cantidad de champús y mascarillas que lo contienen, también es posible usarlo como mascarilla natural antes de lavar el cabello, un tratamiento que ofrece resultados sorprendentes.

Compartir

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here