Eritema: qué es, causas, síntomas y tratamientos

Que es el eritema

Durante el desarrollo físico y los primeros años de la infancia, todos los padres están muy atentos a la salud general de sus amados hijos. En muchos países del mundo existen programas gubernamentales de vacunación infantil, así como atención básica, para prevenir diversas enfermedades en los pequeños como el Eritema.

Al eritema también se le conoce como “la quinta enfermedad” o “enfermedad de la bofetada” y afecta especialmente a los niños entre 5 y 7 años. En este post hablaremos más sobre el Eritema: qué es, cuáles son las causas, qué síntomas presenta y cuál es el mejor tratamiento disponible.

Índice
  1. ¿Qué es el eritema infeccioso?
  2. ¿Cuál es la principal causa del eritema?
  3. ¿Cuáles son los síntomas más destacados del eritema?
    1. Principales síntomas del eritema en los niños
    2. Principales síntomas del eritema en los adultos
    3. Otros síntomas
    4. ¿Cómo se puede diagnosticar el eritema?
  4. ¿Qué tipo de tratamiento es mejor para el eritema?

¿Qué es el eritema infeccioso?

Se trata de una infección muy contagiosa y frecuente en los niños, conocida también como infección por parvovirus, aunque puede afectar a los adultos. La mayoría de los pequeños que padecen de eritema tienen una infección leve y no requieren grandes tratamientos, pero en algunos adultos puede ser grave.

Que es el eritema o parvovirus

La razón por la que se le llama la "quinta enfermedad" es porque fue la número cinco en la lista histórica de enfermedades de la infancia que provocan sarpullido. La razón por la que al eritema se le llama "enfermedad de la bofetada" es por el sarpullido de color rojo que aparece en las mejillas.

El eritema infeccioso es una enfermedad similar a la rubéola, el sarampión y otras infecciones de tipo viral, aunque puede afectar sin presentar síntomas. Ahora bien, la principal característica del eritema infeccioso es la manifestación de un pequeño proceso exantemático, es decir el enrojecimiento de áreas extensas de la piel. 

¿Cuál es la principal causa del eritema?

El eritema es provocado por el parvovirus humano B19, que es distinto al parvovirus de mascotas como perros y gatos, por lo que no contagian a los humanos. Este virus ataca principalmente a las células eritropoyéticas, células sanguíneas que ayudan a la producción de los glóbulos rojos y que surgen de la médula ósea.

El parvovirus B19 destruye las células eritropoyéticas cuando se están dividiendo y como resultado, la cantidad de células sanguíneas en el plasma se reduce. Los brotes de eritema son más frecuentes durante la primavera y el período de estudios académicos, afectando de igual forma a varones o hembras.

La transmisión es mediante las gotitas que se expelen al respirar o toser, por lo que la propagación se da por el contacto directo y cercano con otros. Como esta infección también puede transmitirse por la sangre, una mujer embarazada enferma lamentablemente puede infectar al feto con el virus.

Se considera que la enfermedad es contagiosa únicamente durante los siete días previos a la aparición del sarpullido en el rostro, después no. Hasta aquí hemos visto de qué trata el Eritema y qué lo causa, ahora vamos a considerar cuáles son los síntomas y el tratamiento. 

¿Cuáles son los síntomas más destacados del eritema?

La mayoría de los pacientes que sufren de eritema no presentan síntomas evidentes al principio, durante el período de incubación de 4 a 14 días. De presentarse síntomas, éstos son muy parecidos a los de un proceso gripal común y varían dependiendo de la edad del enfermo.

Sintomas del eritema

Principales síntomas del eritema en los niños

  • Fiebre.
  • Dolores estomacales.
  • Dolores de cabeza.
  • Mucosidad o goteo nasal.

Después de pasados varios días desde los primeros síntomas, suele aparecer una erupción en el rostro o eritema, un enrojecimiento brillante de la piel en ambas mejillas. Esta erupción o exantema suele extenderse a los brazos, al tronco superior, los muslos y los glúteos, con un color rosado, entrelazado y algo corrugado.

El eritema puede causar picor en la piel, en especial en la planta de los pies y casi siempre ocurre hacia al final del proceso. Es fácil pensar que se trata de otra enfermedad que produce sarpullido por virus o que se trata de la reacción alérgica a un medicamento o alimento.

Tanto el eritema como la erupción propiamente pueden durar de 5 a 10 días o extenderse por un período de tiempo de hasta tres semanas. El sarpullido se complica o aumenta si el paciente recibe mucha luz del sol, hace mucho calor, realiza ejercicio, tiene fiebre o tensión emocional.

Principales síntomas del eritema en los adultos

Los síntomas en las primeras etapas son semejantes a la gripe, pero no es algo común que los adultos desarrollen el sarpullido típico de la "quinta enfermedad". Ahora bien, el síntoma más destacado de la infección en adultos provocada por parvovirus B19 es el dolor en las articulaciones, que puede durar meses.

Las articulaciones más perjudicadas son las de las grandes: de manos, muñecas, rodillas y tobillos, que suelen inflamarse y ataca más particularmente a las mujeres. Algunas personas, incluyendo niños, pueden padecer de heridas papulares y purpúricas en los pies o las manos, junto con lesiones en la boca o genitales.

Otros síntomas

En pacientes inmunodeprimidos o con trastornos hemolíticos crónicos quizás ocurran descensos abruptos en los niveles de las células de la sangre e inmunológicas del plasma sanguíneo. Estas crisis de anemia e inmunocitopénicas transitorias debilitan el organismo, y lo hacen más propenso a sufrir otras infecciones por la fragilidad del sistema inmune.  

En el caso de las mujeres embarazadas, la infección fetal por el parvovirus puede producir la muerte intrauterina de la criatura por edema generalizado.

¿Cómo se puede diagnosticar el eritema?

El diagnóstico del eritema se efectúa al observar clínicamente el exantema, aunque en ocasiones sirve medir la cantidad de anticuerpos mediante un examen de laboratorio. Otro método probado para diagnosticar la infección es por el uso de técnicas que detectan partículas del virus o el DNA del parvovirus B19.

Ahora bien, aproximadamente la mitad de las personas adultas son inmunes a este virus, porque probablemente se infectaron previamente siendo niños y no manifestaron síntomas visibles. 

Diagnostico del eritema

¿Qué tipo de tratamiento es mejor para el eritema?

Hasta la fecha no existe un tratamiento antiviral concreto, porque no se ha desarrollado alguna vacuna para prevenir la infección por el parvovirus B19. En el caso de una infección por parvovirus B19 que no sea aguda, por lo general es suficiente con administrar cuidados paliativos y de recuperación en casa.

En caso de que presente fiebre alta o el pequeño siente dolor articular o hay edema, se puede suministrar medicamentos antiinflamatorios y/o analgésicos no esteroideos. Se debe tener precaución al administrar aspirinas a los niños o adolescentes, ya que causan reacciones graves si se están recuperando de varicela.

El objetivo primario de los tratamientos de cuidado personal es poder aliviar los síntomas y malestares, además se debe descansar lo suficiente y beber mucho líquido. Ahora bien, si se padece de un caso grave de anemia se necesita de permanencia en un centro hospitalario y cuidados especializados para subir los niveles sanguíneos. 

Si una persona que tiene un sistema inmune frágil, quizás reciba un tratamiento con anticuerpos usando inyecciones de inmunoglobulina, así se combate la infección. En el caso de las madres embarazadas, se han usado transfusiones intrauterinas, para así contrarrestar la hidropesía fetal o edema general en el feto.

Tras contraer eritema y superar la enfermedad, la persona obtiene inmunidad para el resto de su vida, por lo que no es necesario aislar al niño enfermo. Además, no vas a saber que tu hijo tiene la enfermedad hasta que aparece el sarpullido y en ese momento ya no es contagiosa.

A fin de disminuir el riesgo de contagiarse de eritema hay que lavarse bien las manos y la de los niños con frecuencia. Hay que evitar tocarse la cara, evitar el contacto con personas que están enfermas y no compartir los alimentos o bebidas.

También te puede interesar...

Usamos cookies propias y de 3º para ofrecerte mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando asumiremos que estás de acuerdo. Leer más