Clexane

Clexane tiene como usos principales evitar coágulos tras sufrir trombosis venosa profunda y embolia pulmonar, al tiempo que previene tromboembolias.

Clexane es un tipo de medicamento que se vende y administra en dosis inyectables. Su beneficio principal para la salud viene de sus propiedades anticoagulantes. Evita la formación de trombos en una amplia variedad de pacientes, aunque también tiene ciertas contraindicaciones.

Las personas tratadas con clexane a menudo deben someterse a analíticas para llevar un control de las plaquetas y el potasio en la sangre.

Principales usos del Clexane

  • Trombosis venosa profunda.
  • Embolia pulmonar.
  • Prevención de tromboembolias, sobre todo en periodos posteriores a la cirugía general o cirugía en los huesos (cirugía ortopédica) o en personas inmóviles o encamadas a causa de enfermedades.
  • Tratamiento de coágulos sanguíneos en las arterias coronarias en angina inestable y ataque cardíaco (infarto de miocardio).
  • Prevención de la coagulación de la sangre cuando se filtra a través de una máquina de diálisis como parte del tratamiento de la insuficiencia renal.

Ingrediente activo

La dosis inyectable de Clexane lleva el ingrediente activo enoxaparina, un medicamento llamado heparina de bajo peso molecular. Su función es detener la formación de coágulos de sangre en el interior de los vasos sanguíneos.

Normalmente, los coágulos de sangre solo se forman para detener el sangrado producido como consecuencia de una lesión en los tejidos. El proceso de coagulación es complicado y comienza cuando las células sanguíneas llamadas plaquetas se agrupan y producen sustancias químicas que activan el proceso de coagulación.

La parte final de este proceso implica una sustancia llamada trombina que se activa para producir una proteína llamada fibrina. La fibrina une las plaquetas, formando un coágulo de sangre. Este es el mecanismo que el organismo humano tiene para recuperarse.

Publicidad

A veces, sin embargo, un coágulo de sangre puede formarse anormalmente dentro de los vasos sanguíneos. Esto se conoce como trombo. Puede ser peligroso, porque el coágulo se puede separar y viajar a lo largo del torrente sanguíneo, pasando a conocerse como un émbolo.

El émbolo puede colocarse en un vaso sanguíneo, bloqueando así el suministro de sangre a un órgano vital como el corazón, el cerebro o los pulmones. Es entonces cuando se produce un tromboembolismo.

Hay personas con una mayor tendencia a sufrir coágulos. Esto se debe generalmente a una alteración en el flujo sanguíneo. Por ejemplo, en la enfermedad arterial coronaria, los depósitos grasos (aterosclerosis) en las paredes de las arterias coronarias pueden interrumpir el flujo sanguíneo, dando lugar a que las plaquetas se agrupen y comiencen el proceso de coagulación.

Cuando se forma un coágulo en una arteria coronaria, esto reduce el flujo de sangre al corazón y causa dolor de pecho (angina). Esto puede causar un ataque al corazón.

El flujo sanguíneo lento en las venas de las piernas y la pelvis también puede dar lugar a formación de coágulos en estas venas (trombosis venosa profunda). Estos coágulos pueden desplazarse hacia los pulmones (embolia pulmonar).

Estar inmóvil durante largos períodos de tiempo, por ejemplo debido a una condición médica grave o después de la cirugía, puede aumentar el riesgo de estos tipos de coágulos de sangre, al igual que el embarazo, la obesidad y ciertos trastornos circulatorios.

Enoxaparina

La enoxaparina puede prevenir y tratar estos tipos de coágulos sanguíneos anormales. Funciona inactivando la trombina en el proceso de coagulación descrito anteriormente. Esto detiene la formación de fibrina, el componente esencial de los coágulos de sangre.

Forma de administrar Clexane

Clexane entra en el cuerpo a través de una aguja que se pincha en la piel del abdomen. La dosis y la duración del tratamiento utilizado dependen de la naturaleza del coágulo que esté siendo tratado o prevenido.

Grupos de riesgo en el uso de Clexane

Clexane supone un riesgo cuando se administra a los siguientes grupos de pacientes:

  • Mayores de 80 años.
  • Personas con peso bajo o sobrepeso.
  • Personas con disminución de la función renal o insuficiencia renal crónica.
  • Personas con función hepática disminuida.
  • Personas que han desarrollado previamente un recuento plaquetario reducido en la sangre debido al tratamiento con heparina o heparina de bajo peso molecular (trombocitopenia asociada con heparina).
  • Personas con problemas para detener el sangrado.
  • Personas con antecedentes de úlcera péptica.
  • Personas que acaban de sufrir un derrame cerebral causado por un coágulo de sangre en el cerebro (accidente cerebrovascular isquémico).
  • Personas con presión arterial alta (hipertensión) grave e incontrolada.
  • Personas con diabetes y retinopatía diabética.
  • Personas que se acaban de someter a cirugía ocular.
  • Personas que acaban de someterse a cirugía en el cerebro o la médula espinal (neurocirugía).
  • Personas con anestesia espinal o epidural.
  • Personas con un alto nivel de potasio en la sangre (hipercaliemia).
  • Personas con mayor acidez en la sangre (acidosis metabólica).

Grupos en los que está contraindicado el uso de Clexane

  • Personas alérgicas a la heparina u otras heparinas de bajo peso molecular.
  • Personas con una infección bacteriana de las válvulas del corazón y el revestimiento que rodea al corazón (endocarditis bacteriana).
  • Personas con hemorragia mayor activa.
  • Personas con alto riesgo de hemorragia incontrolada.
  • Niños.
  • Personas con válvula cardiaca artificial.
  • Personas alérgicas a algunos de los ingredientes del Clexane.

Práctica y lactancia

Hay medicamentos que pueden utilizarse durante el embarazo o la lactancia, siempre que los beneficios para la madre superen los riesgos para el feto.

No obstante, Clexane no se recomienda para prevenir coágulos de sangre en mujeres embarazadas con válvulas cardíacas artificiales, porque no hay suficiente información sobre su uso en este caso particular. Y no se ha estudiado en mujeres durante la lactancia.

Aún así, es poco probable que este medicamento pasase a la leche materna. Y si lo hiciera, perdería sus propiedades en el intestino del bebé.

Siempre bajo supervisión médica

En todo caso, siempre se debe buscar la supervisión médica y pedir información, en caso de cualquier efecto adverso que el paciente perciba.

Por ejemplo, antes de administrarse Clexane, el paciente debe trasladar al médico especialista toda la información necesaria sobre su historial médico y, sobre todo, si ha sufrido alergias. Y en el caso de estar ya administrándoselo y notar una reacción adversa o alérgica, debe informar inmediatamente al médico o farmacéutico, para evitar posibles complicaciones.

Clexane
Valore este artículo


Te podría interesar