Baños con sal marina

Estar dentro de una bañera llena de agua espumosa con sales de mar, música relajante de fondo y unas cuantas velas que sirvan de luz puede parecer una escena cliché de una película de Hollywood, pero lo cierto es que ese ritual puede ser uno de los mejores hábitos que puedes adoptar para ofrecer a tu piel un sinfín de beneficios. Además de pasar un momento a solas contigo mismo, disfrutar de la paz del ambiente y relajarte con deliciosos aromas, los baños con sal marina resultan una excelente opción para convertir tu rutina de higiene en el momento ideal para cuidar de ti y embellecerte.

Los baños de sal marina se emplean desde la antigüedad como una herramienta para tratar enfermedades y embellecer el cuerpo. La sal marina es el resultado de la evaporación del agua salada o agua de mar. Y la sal marina que se utiliza para los baños es esa misma sal, solo que está mezclada con colorantes y aceites esenciales le ofrecen mayor cantidad de beneficios de los que ya tiene. Nunca es tarde para comenzar a aprovechar las bondades de esta hoya de la naturaleza, así que en eSalud te invitamos a sumergirte en tu bañera mientras lees este artículo sobre los baños con sal marina: beneficios y cómo hacerlos. ¡No podrás resistirte!

Beneficios de los baños con sal marina

Beneficios de los baños con sal marina

Desintoxican el cuerpo. La sal marina es rica en magnesio y sodio, sustancias que ayudan a que el cuerpo elimine toxinas y demás impurezas que comprometen el metabolismo cuando están en contacto con el cuerpo. Además, la sal marina resulta una excelente manera de combatir la retención de líquidos en los tobillos, muslos, y rodillas. Si buscas una forma natural de desintoxicar tu cuerpo y mejorar el funcionamiento de tus órganos, un baño de sal marina puede ser la solución.

Relajan el cuerpo y la mente. Potasio, magnesio y bromuro son minerales que podemos encontrar en la sales marinas y que son de gran ayuda para mitigar los dolores óseos y musculares. Otras afecciones que se ven beneficiadas de esta propiedad de la sal marina son los calambres musculares, permitiendo que todo el cuerpo se relaje y libere la tensión contenida durante un largo día.

Combaten el insomnio. Una de las razones más comunes porque las personas sufren de insomnio y no lo saben es la deficiencia de magnesio. Este compuesto lo podemos encontrar en la sal marina y a través de los baños nuestro cuerpo puede absorberlo para equilibrar dicha carencia y combatir afecciones como el insomnio. Una noche de relajación y sueño profundo es posible si antes de dormir te das un baño de sal marina. Si deseas un efecto más potente, no dudes en usar aceite de lavanda.

Publicidad

Quitan la gripe. Cuando los pies entran en contacto con el agua tibia tibia llena de sal marina, los minerales que contiene dicha sal ayudan a contrarrestar los síntomas de la gripe y el resfriado común, pues aumentan la circulación sanguínea y permiten liberar a través de la piel los agentes que puedan ser responsables de dichas afecciones.

Desinfectan la piel de forma natural. Entre los órganos que más se beneficia con los baños de sal marina resalta la piel. Podemos comenzar explicando que la sal marina tiene propiedades antibacterianas que ayudan a desinfectar la piel permitiendo sanar cualquier herida y previniendo todo tipo de infecciones. La sal marina también ayuda a cicatrizar de forma más rápida y acelera el proceso de coagulación de la sangre.

También te puede interesar:  Los mejores aceites esenciales para la cara

Por si fuera poco, darte un baño con sales marinas hidrata la piel a profundidad, pues estas sales están mezcladas con aceites esenciales como el aceite de almendras, de coco o de lavanda, los cuales tienen propiedades emolientes que regeneran la piel y la nutren por completo. La sal marina es un excelente exfoliante natural para tratar todo tipo de piel y ayudar a eliminar las células muertas e impurezas que puedan acumularse en los poros. La psoriasis y la dermatitis son algunas de las afecciones que pueden mejorar con los baños de sal marina.

Eliminan el acné. El acné es una condición cutánea que se desarrolla cuando existen una producción excesiva de aceite natural o sebo por arte de las glándulas sebáceas que se encuentran dentro de cada poro de la piel. En vista de que la sal marina ayuda a remover todo tipo de impurezas y limpia la piel a profundidad, es de gran ayuda para limpiar los poros y remover las impurezas que puedan causar el taponamiento que origina los granos y espinillas.

Son fáciles de hacer: los baños de sal marina son muy sencillo de hacer, solo necesitas agua caliente, sales de tu preferencias, aceite esencia a tu gusto y toda la disposición para relajarte y sentir placer. La sal marina la puedes conseguir en tiendas cosméticas, perfumerías o naturistas, existen infinitas versiones, colores y olores, solo tienes que inclinarte por aquella que ofrezca la propiedades que más se ajusten a tus necesidades.

Cómo preparar baños de sal marina

Cómo preparar baños de sal marina

Ahora que conoces los beneficios de los baños con sal marina es probable que te hayas entusiasmado a sacarles provecho en función de mejorar tu salud y embellecer tu piel por fuera y por dentro. No importa si no tienes bañera o no, existen muchas maneras de realizar baños de sal marina y aquí te las contamos todas.

Baños de sal marina en bañera: llena la bañera de agua caliente y agrega 1 kilogramo de la sal marina de tu preferencia. Si deseas un efecto más relajante puedes agregar aceite de lavanda al gua, o aceite de coco para hidratar de forma profunda tu piel. Sumérgete en el agua y permanece al menos 20 minutos. Disfruta el momento y enfócate en relajarte.

Baños de sal marina en spray: agrega a un envase con difusor un pulo de sales marinas y abundante agua hasta llenarlo por competo. Rocía la mezcla por todo tu cuerpo al salir de la ducha y deja reposar la preparación hasta el día siguiente.

Mascarilla de sal marina: si deseas exfoliar ti piel con sal marina solo deberás mezclar 1/4 de taza de sal marina de tu preferencia, 2 cucharadas de aceite esencial de almendras y 1 cucharada de bicarbonato de socio. Aplica la preparación en la epidermis y masajea tu piel haciendo movimientos circulares durante 5 minutos. Luego, aclara la piel con abundante agua fría.

Baños con sal marina
3.4 (68.57%) 7 votos


Te podría interesar