Anafilaxia

anafilaxia que es

Si bien es cierto que la vida no está exenta de problemas, tiene sus momentos agradables, hermosos y únicos, que compensan cualquier situación complicada anterior. Sin embargo, en un instante la situación más amable puede convertirse en un verdadero sufrimiento debido a un accidente o un episodio de anafilaxia.

Según estudios, cada año por cada 100.000 personas, entre 50 y 100 de ellas pueden padecer de un episodio de anafilaxia, con máximo del 2% de mortalidad. Aunque no se trata de una de las enfermedades más comunes, en este post analizaremos qué es la anafilaxia, sus síntomas, causas y posible tratamiento.

Índice
  1. Qué es la anafilaxia
  2. Cuáles son los síntomas de la anafilaxia
  3. Cuáles son las causas de la anafilaxia
    1. Factores de riesgo
  4. Cuál es el tratamiento para la anafilaxia
    1. Cómo prevenirla

Qué es la anafilaxia

Se trata de una afección en la que el sistema inmunológico reacciona de forma agresiva cuando el cuerpo entra en contacto con una sustancia alérgica. El cuerpo comienza a liberar una enorme cantidad de sustancia químicas que provocan un estado de shock, disminuyendo la presión arterial e impidiendo la respiración.

Es una reacción alérgica severa potencialmente mortal, que puede presentarse en cuestión de segundos al exponerse a una sustancia a la que se es alérgico. Cosas tan simples como comer un cacahuate, u otras como una picadura de abeja o de otro insecto, el látex o tomar ciertos medicamentos.

El término anafilaxia proviene del griego “a” (sin) y “filaxis” (inmunidad, protección), lo que equivale a “sin protección”, usada por primera vez en el año 1902. El primer registro de esta afección data del año 2500 a.C, según la descripción de la muerte del faraón Menes por la picadura de una avispa.

Cuáles son los síntomas de la anafilaxia

Los síntomas de la anafilaxia normalmente se presentan a los pocos minutos de haberse expuesto a un alérgeno, pero en algunos casos se manifiestan más tarde. Hay casos aislados en los que la anafilaxia puede presentarse varias horas después de exponerse a la sustancia extraña y en general los signos o síntomas son:

  • Reacciones en la piel o cutáneas: picazón, piel pálida o enrojecida, hinchazón o urticaria.
  • A nivel de la boca: picor, labios, lengua o garganta hinchada o inflamada.
  • En la nariz: aparecen estornudos, congestión nasal o secreción nasal.
  • En la garganta aparece: prurito, dificultad para tragar, opresión.
  • La inflamación obstruye las vías respiratorias e impide respirar de manera normal.
  • En el pecho: se tiene falta de aliento, hay tos, sonido silbante y chillón al respirar, dolor y sensación de opresión.
  • Afectación del corazón: tiene pulso débil o rápido, hay desmayo, shock o presión arterial baja (hipotensión).
  • Sistema gastrointestinal: se presentan vómitos, diarrea y calambres.
  • Sistema nervioso: ocurren mareos o desmayos.

Sintomas de anafilaxia

Cuáles son las causas de la anafilaxia

Nuestro sistema inmune produce anticuerpos para proteger el organismo de agentes nocivos como virus o bacterias y eso está bien pues es su trabajo. Ahora bien, el sistema inmune de algunas personas reacciona de forma exagerada ante la presencia de elementos que producen una reacción alérgica severa.

Las causas más comunes de la anafilaxia en los niños son las alergias a ciertos alimentos, como a los cacahuetes y frutos secos. También pueden ser alérgicos a productos del mar como los pescados o mariscos, cereales como la soja, el trigo, el sésamo y hasta la leche.

En el caso de los adultos, ingerir determinados medicamentos como la aspirina, antibióticos u otros analgésicos, también con el contraste intravenoso para radiografías. Las picaduras de insectos como abejas, abejorros, avispas, avispones y hormigas coloradas, también exponerse a materiales como el látex o hacer ejercicio en ciertas condiciones.

Si un adulto o un niño han tenido una reacción anafiláctica leve, pueden tener un episodio más severo si se exponen nuevamente al agente alergeno. Si desconoces qué produce el ataque severo de alergia, existen pruebas médicas para identificar el agente perjudicial, aunque en raros casos no se encuentra (anafilaxia idiopática).

Factores de riesgo

No se han identificado tantos factores de riesgo para sufrir anafilaxia, pero entre los que aumentan la posibilidad de padecerla están los siguientes:

  1. Anafilaxia previa: quien haya padecido de anafilaxia leve, puede tener una reacción más grave la próxima vez.
  2. Alergias o asma: Tener estas enfermedades tienen mayor riesgo de sufrir anafilaxia.
  3. Padecer de ciertos tipos de afecciones: una enfermedad cardíaca y la acumulación inadecuada de los glóbulos blancos llamados mastocitos.

Cuál es el tratamiento para la anafilaxia

No se puede esperar que los síntomas desaparezcan cuando alguien tiene un episodio de anafilaxia, se debe buscar asistencia médica inmediatamente sin perder tiempo. En caso de tener un ataque se debe administrar de manera inmediata epinefrina o adrenalina, medicamentos de primera línea de acción que llevan algunos.

Aunque los síntomas mejoren después de inyectar el medicamento, se debe asistir a un centro médico para chequeo y evitar que aparezcan de nuevo síntomas. En ciertos casos se requiere de corticoides para prevenir reacciones posteriores y en casos extremos, ventilación artificial e incluso hemodiálisis.

Es fundamental que se tengan chequeos y vigilancia médica para los niños o adultos que tengan factores de riesgo, probablemente con un alergólogo o inmunólogo. 

Tratamiento para anafilaxia

Cómo prevenirla

La mejor manera de prevenir la anafilaxia es evitar todo contacto con las sustancias que pueden provocar este tipo de reacción grave. También puedes intentar estas medidas prácticas:

  • Utilizar un collar o pulsera que indique tu alergia a alguna sustancia.
  • Disponer de un kit de emergencia con autoinyector de epinefrina que esté vigente.
  • Indicar a tus doctores sobre tus reacciones alérgicas a determinados medicamentos.
  • En caso de ser alérgico a un insecto, mantenerse alejado de ellos, no aplastarlos con la mano, utilizar repelente, camisas de mangas largas y pantalones.
  • Evita caminar sin calzado por la hierba, no utilices colores llamativos, tampoco uses perfume, colonias o lociones que pueden llamar la atención de insectos.
  • Si eres alérgico a algún tipo de alimento, verifica con cuidado las etiquetas donde aparecen los ingredientes de lo que compras o vas a comer. No comas nada manufacturado sin saber cuáles son sus componentes.
  • Al salir a comer en algún sitio donde preparan alimentos, pregunta cómo se ha elaborado el plato y averigua qué ingredientes se usaron. Recuerda que aunque sea una porción diminuta, la reacción alérgica puede ser grave y peligrosa.

 

También te puede interesar...

Usamos cookies propias y de 3º para ofrecerte mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando asumiremos que estás de acuerdo. Leer más