Taquicardia sinusal

La taquicardia se define como el aumento del ritmo del corazón por encima de cien latidos por minuto.

La taquicardia sinusal se denomina así porque se origina en el seno auricular que es el marcapasos principal del corazón.
Raras veces es superior a doscientos latidos por minuto y no es una arritmia como tal, ya que se produce como respuesta fisiológica a diversos tipos de estrés, por lo que no se considera una enfermedad.

Es muy frecuente ya que existen muchas causas posibles y aparece en cualquier persona ya que no es necesario para su desarrollo que existan alteraciones en el corazón.

¿Por qué se produce?

La taquicardia sinusal es una respuesta adecuada del corazón ante diversos tipos de estrés que sufre el organismo y que aumentan la demanda de oxígeno.

Para responder a este incremento de las necesidades el corazón responde aumentando su frecuencia por encima de los límites considerados normales. Las principales causas son:

  • Fiebre
  • Anemia (disminución del numero de glóbulos rojos
  • Ansiedad
  • Ejercicio físico
  • Hipotensión
  • Hipoxemia (bajo nivel de oxigeno en la sangre), normalmente secundaria a una insuficiencia respiratoria que se debe a crisis asmática, reagudizaciones de bronquitis crónica, embolia pulmonar, edema de pulmón, como causas mas frecuentes.
  • Tirotoxicosis (Hiperfunción tiroidea).
  • Insuficiencia cardiaca
  • Reducción del volumen sanguíneo circulante (normalmente secundario a hemorragias).

El corazón tiene unas células capaces de producir un ritmo constante y adecuado para el funcionamiento del mismo. Estas células se agrupan fundamentalmente en tres lugares, unas están en el nodo sinusal que se encuentra en la pared de la aurícula izquierda, otras en el nodo auriculoventricular localizado entre las aurículas y ambos ventrículos, y las últimas en el haz de Hiss que discurre por el tabique interventricular.

Todas estas células constituyen el sistema de conducción del corazón El nodo sinusal produce el impulso necesario que se transmite al nodo auriculoventricular, de aquí al haz de Hiss que lo transmite al resto del ventrículo para que éste se contraiga. El nodo sinusal se denomina el marcapasos del corazón porque genera el impulso a una frecuencia entre 60 y 80 latidos por minuto. Si éste no funciona el resto del sistema de conducción toma el relevo en la generación del impulso, aunque a una frecuencia menor. El sistema de conducción recibe información del sistema nervioso a través del sistema nervioso autónomo que se encarga de controlar el funcionamiento de las vísceras, para poder adaptarse a los requerimientos del organismo, no obstante es capaz de funcionar autónomamente, sin recibir ningún dato.

Cuando existe un estado que aumenta los requerimientos de oxígeno y por tanto de sangre, el sistema nervioso autónomo envía esta información al nodo sinusal que aumenta su frecuencia para responder a las demandas, de esta forma se genera la taquicardia sinusal. Nunca esta taquicardia se debe a alteraciones del funcionamiento del sistema de conducción cardiaco.

También te puede interesar:  Hipertensión arterial

Síntomas y diagnóstico de la taquicardia sinusal

Lo característico es que no provoque ningún síntoma salvo palpitaciones o sensación de tener un ritmo cardiaco acelerado. A esto se deben sumar todos los síntomas de los procesos que lo producen, así puede aparecer agitación, nerviosismo, disnea, sudoración, sensación de mareo, etcétera.

En primer lugar para el diagnóstico de la taquicardia basta con tomar la frecuencia cardiaca o bien auscultando, o midiendo el pulso.

Una vez que se conoce la frecuencia cardiaca del paciente para establecer el diagnóstico exacto se debe hacer un electrocardiograma ya que existen otras alteraciones del sistema de conducción que nada tiene que ver con ésta que nos ocupa y que también producen taquicardia.

El electrocardiograma se caracteriza porque presenta ondas P de contorno sinusal precediendo a cada complejo QRS con un ritmo regular por encima de 100 latidos por minuto.

Gráfico de la taquicardia sinusal

Además esta taquicardia se diferencia de otras porque presenta un inicio gradual y una terminación también gradual, nunca cesa bruscamente como sí pasa con otras taquicardias supraventriculares, y la presión sobre el seno carotídeo produce una disminución moderada de la frecuencia cardiaca, con retorno gradual a la frecuencia previa.

Tratamiento de la taquicardia sinusal

La taquicardia sinusal no debe tratarse como cualquier arritmia, ya que siempre constituye una respuesta fisiológica a una demanda en la función del corazón.

El tratamiento debe ir encaminado a la causa que la produce.

Si existe insuficiencia cardiaca se debe tratar con diuréticos, digital, IECAS y oxígeno.

La insuficiencia respiratoria requiere de oxígeno, la pérdida de volumen de líquidos intravenosos, la fiebre del tratamiento para su causa además de antitérmicos, la ansiedad requiere el uso de ansiolíticos como las benzodiacepinas, por último el hipertiroidismo requiere de antitiroideos y en ocasiones hasta controlar las cifras de TSH beta bloqueantes.

¿Cómo puedo evitarla?

Al ser una respuesta del organismo no existe nada que podamos hacer para evitarla, salvo realizar un tratamiento adecuado para cada causa.

Si se debe a un estado de nerviosismo, el permanecer tranquilo mediante técnicas de psicoterapia o usar técnicas de relajación pueden evitar el consumo de tranquilizantes.

Las alteraciones que producen esta taquicardia requieren todas de valoración por un médico que decida el tratamiento adecuado para cada una, ya que la taquicardia no es en sí importante sino instaurar pronto el tratamiento de la causa, porque alguna de ellas pueden llegar a ser muy graves.

Artículos relacionados


Deja un comentario