Sangrado de encías

Toda la información relativa al sangrado de encías: cuáles son sus causas, síntomas, tratamiento y posibles complicaciones. Además, los mejores remedios para tratar los casos más leves de encías sangrantes.

Unas encías sanas tiene un color rosa muy suave y su aspecto es firme; además, no se muestran sensibles al tacto y no sangran. Mientras, unas encías inflamadadas tienen un color rojizo y una textura blanda; presentan una gran sensibilidad al tacto y se da el sangrado de encías.

Un aspecto al que hay que prestar especial atención es la frecuencia con la que se produce el sangrado de las encías. Y es que el sangrado puede darse por muchísimos motivos, como por ejemplo hacerse daño con un determinado alimento duro. El problema se da cuando el sangrado se repite con frecuencia.

Causas de las encías sangrantes

Causas de las encías sangrantes

A continuación señalamos cuáles son las principales causas por las que sangran las encías.

Higiene

En un alto porcentaje de casos el sangrado de las encías se debe a una incorrecta higiene bucal: no cepillarse los dientes con la frecuencia adecuada, no utilizar hilo dental… Es muy importante mantener una higiene bucal óptima para evitar que las encías sangren.

Publicidad

Alimentación

Una alimentación incorrecta también puede dar lugar al sangrado de encías. Y es que la deficiencia de vitamina K puede causar esta condición ya que es un nutriente esencial para la producción y el funcionamiento de un conjunto de proteínas relacionadas con la coagulación.

Tabaquismo

Es precisamente el tabaco uno de los principales enemigos de la salud en general. En el caso de las encías sangrantes, el tabaquismo es uno de los factores de mayor riesgo.

Enfermedades

Determinadas enfermedades como la diabetes, el VIH o la leucemia pueden generar inflamación y sangrado de encías.

Cambios hormonales

El embarazo y la menopausia son dos momentos clave en la vida de una mujer, en los cuales tienen lugar grandes cambios hormonales. Así, el tejido bucal se vuelve más sensible y, por tanto, el riesgo de que sangren las encías es mayor.

Gingivitis

La gingivitis es una enfermedad bucal con origen bacteriano que da lugar a la inflamación y el sangrado de las encías; en la gran mayoría de los casos surge por una mala higiene bucal, a raíz de los restos de alimentos que quedan entre los dientes.

Los síntomas de la gingivitis son relativamente sencillos de detectar: sangrado de encías frecuente, encías de color rojo brillante y con una gran sensibilidad al tacto, y úlceras en la boca. Es esencial ante estas señales de alerta acudir al dentista para evitar que derive en una periodontitis; una afección que puede ocasionar la pérdida de hueso y, así, la pérdida de piezas dentales.

Tratamiento para el sangrado de encías

El tratamiento ante el sangrado de encías depende en gran medida del diagnóstico y la causa que haya provocado esta condición.

En los casos más leves, el sangrado puede deternerse utilizando simplemente un enjuague bucal para encías. Además, es esencial realizar un correcto cepillado para reparar los tejidos inflamados.

En aquellos casos en los que se dé un sangrado abundante, es esencial acudir al dentista. El profesional realizará un examen de las encías para evaluar el estado en el que se encuentran. Si no se han dado mayores complicaciones, una limpieza profesional es suficiente para acabar con la placa bacteriana acumulada y tratar el tejido inflamado.

Periodonditis

La periodonditis es una afección grave que se da cuando la inflamación de las encías, gingivitis, no se ha tratado. Así, la infección se disemina desde las encías hasta el hueso que sirve como soportede las piezas delantes. De esta manera, si se pierde todo o parte del soporte, los dientes se pueden aflojar y caer.

La placa y el sarro se acumulan en la base de las piezas dentales, lo cual causa una inflamación debido a la formación de bolsas entre los dientes y la encía. Si la inflamación no se trata, puede dar lugar al daño de los tejidos y el hueso que rodea el diente.

Los síntomas propios de la periodondititis son relativamente sencillos de detectar: mal aliento, encías de color rojo y con un aspecto brillante, encías que sangran con gran facilidad e inflamadas, y dientes flojos.

Complicaciones del sangrado de encías

La causa más habitual del sangrado de encías es la falta de una correcta higiene. Aunque esta condición en sí misma no implica gravedad, es importante acudir al dentista ante el más mínimo síntoma.

De lo contrario, las bacterias pueden alcanzar e infectar las encías, dando así lugar a lo que se conoce como gingivitis; si no se establece el tratamiento adecuado, puede llegar a afectar al hueso. Una situación muy complicada que puede provocar incluso la pérdida de piezas dentales.

También te puede interesar:  Llagas en la lengua

En los casos más graves, la infección alcanza la sangre, generando así una infección generalizada en el organismo. Un problema muy grave de salud que en determinados casos puede llegar a ser letal.

Sangrado de encías: cuidados caseros

Si tus encías sangran cada vez que te cepillas los dientes, o incluso sin hacerlo, a continuación señalamos una serie de tips y consejos que merece la pena tener en cuenta. Se trata simplemente de mantener una higiene dental diaria óptima.

  • Cepillado: es esencial cepillarse los dientes tres veces al día, después de cada comida principal. El tiempo estimado de un buen cepillado es de 3 minutos y hay una serie de factores a valorar. Por un lado, el dentífrico debe ser antibacteriano, con flúor. Por otro lado, lo mejor es utilizar un cepillo de cerdas suaves. Y, por último, en relación al propio cepillado, debe hacerse con movimientos circulares alrededor de cada diente.
  • Hilo dental: después del cepillado es recomendable utilizar hilo dental para eliminar los restos de comida que hayan quedado entre los dientes.
  • Colutorio: de la misma manera, es conveniente utilizar un colutorio antiséptico un par de veces al día.
  • Limpieza: para evitar y/o combatir el sangrado de las encías, lo ideal es realizar una limpieza bucal una vez al año con el objetivo de eliminar el sarro acumulado.

También os dejamos un vídeo que explica a la perfección la técnica de higiene ideal con cepillo manual. Muy interesante e instructivo:

Remedios caseros para las encías sangrantes

Si tus encías sangran, debes saber que existen una gran selección de remedios caseros que pueden resultarte de gran ayuda para minimizar este síntoma.

Agua con sal

Uno de los remedios caseros más sencillos, pero al mismo tiempo más efectivos, para tratar las encías sangrantes. Simplemente tienes que preparar un enjuague de agua tibia con sal; es bien conocido que la sal tiene propiedades antisépticas. Además, ayuda en gran medida a que la sangre de las encías circule con mayor facilidad, evitando así su inflamación y sangrado.

Tomillo

El tomillo es un ingrediente natural que se viene utilizando desde la antiguedad para tratar aquellos casos en los que una o varias piezas dentales están flojas. Y es que el tomillo fortalece los dientes en profundidad.

La preparación es muy sencilla. Sólo tienes que poner agua a hervir y, cuando llegue a su punto de ebullición, añadir una cucharada de raíz de tomillo. Deja cocinar un par de minutos, retira, cuela, deja que se temple unos segundos, y toma dando pequeños sorbos.

Aguacate

El aguacate es otro de los grandes remedios caseros para tratar el sangrado de las encías. La aplicación es muy fácil. Basta con cortar el aguacate a la mitad y frotar las encías con él; de esta manera, se fortalecen en gran medida las encías al mismo tiempo que se afianza la dentadura.

Menta

Un ingrediente natural muy efectivo para tratar la inflamación de las encías. Debes preparar este remedio casero de la siguiente manera.

Sólo tienes que colocar cinco hojas de menta fresca en medio vaso de agua hirviendo y dejar reposar durante 15 minutos. Una vez transcurrido el tiempo, guarda en la nevera durante 5 minutos. Luego ya puedes realizar el enjuague; lo ideal es hacerlo tres veces al día, después de cada cepillado.

Aloe vera

Remedios caseros para las encías sangrantes

El aloe vera es una de las plantas naturales con mayor número de propiedades y beneficios para nuestro organismo. El aloe vera funciona de maravilla para reducir la inflamación y combatir posibles infecciones.

Simplemente tienes que hacerte con una rama de la planta de aloe vera. Ábrela con ayuda de un cuchillo para extraer el gel que hay en su interior y masajea las encías con él; debes hacerlo con suavidad para que absorba bien.

Aceite de coco

El aceite de coco es otro de los grandes remedios caseros para tratar el sangrado de encías. Por un lado, combate de manera efectiva las bacterias que están causando el sangrado de encías. Y, por otro lado, reduce de forma notable la inflamación.

El uso del aceite de coco como remedio casero ante las encías sangrantes es muy sencillo. Sólo tienes que colocar una cucharadita de este aceite en el cepillo de dientes y cepillarlos como sueles hacerlo habitualmente. Luego, enjuaga con agua y continúa la limpieza de tu boca de forma normal, con la pasta de dientes que suelas utilizar.

Por último, merece la pena destacar que ante un sangrado de encías abundante y que se da con frecuencia es importante acudir a un especialista para evitar que empeore y el problema se vuelva crónico.


Te podría interesar