Peritonitis

Peritonitis

La pared interna del abdomen y la mayoría de los órganos abdominales están cubiertos por un tejido delgado que se conoce con el nombre de peritoneo. El peritoneo está compuesto por dos partes: una capa externa denominada peritoneo parietal, que es la membrana que recubre a la pared abdominal, y una capa interna llamada peritoneo visceral, que es el tejido que recubre los órganos. Entre estas capas existe un espacio que se conoce como cavidad peritoneal y que está rellena por un líquido que hace posible que ambas capas del peritoneo se deslicen.

Cuando el peritoneo se inflama o se irrita se produce la peritonitis, condición que se caracteriza por producir dolor abdominal agudo debido a una acumulación de sangre, líquido o pus debido a diversas causas. Esta afección ocurre de manera muy rápida, razón por la cual los síntomas no se demoran en manifestarse. Existen distintos tipos de esta condición y los podrás conocer todos en este artículo sobre la peritonitis: causas, síntomas, diagnóstico y tratamiento.

Causas de la peritonitis

Dependiendo de la causa de la peritonitis esta enfermedad puede ser:

  • Primaria: este tipo de peritonitis suele ser común en aquellas personas que sufren de ascitis, que es la acumulación excesiva de líquido en la cavidad peritoneal debido a enfermedad hepática, cáncer o insuficiencia cardíaca. La ascitis es más común en personas con cirrosis y problemas renales.
  • Secundaria: como su nombre refiere, la peritonitis secundaria es causada por una condición primaria como la perforación del estómago o los intestinos, infección adquirida durante una operación, heridas traumáticas o el rompimiento de un absceso.
  • Terciaria: es menos común y es causada por el paso de gérmenes a la cavidad peritoneal desde los intestinos. Por lo genera, esta peritonitis ocurre en personas con fallo multiorgánico.

Causas de la peritonitis

¿Cuáles son loas síntomas de la peritonitis?

Cuando los síntomas de la peritonitis aparecen la presencia de la enfermedad es inminente, pues se trata de una condición que progresa rápidamente y que debe ser tratada a tiempo para evitar complicaciones mayores, como la muerte o la infección de todo el organismo. Esta enfermedad suele manifestarse de la siguiente manera:

  • Dolor abdominal: es el síntoma más característico y se presenta de manera muy aguda, suele empeorar cuando se toca e abdomen. El dolor en el abdomen puede estar localizado en distintas partes dependiendo de la causa de la peritonitis, pero cuando la infección se ha expandido el malestar puede abarcar todo el abdomen. Una manera de detectar que el dolor es debido a una peritonitis es que se vuelve mucho más intenso al toser o al moverse.
  • Inmovilidad: cuando la peritonitis es de causa secundaria, es decir, existe algún tipo de perforación o rompimiento interno, la persona suele quedarse totalmente inmóvil para impedir que el dolor sea mucho más molesto. El abdomen en estas personas resulta muy tenso o duro al tacto. La taquicardia y la sudoración excesiva también acompañan el malestar de la peritonitis por causa secundaria.
  • Otros síntomas comunes: el cuadro sintomatológico de la peritotinis también puede sugerir la presencia de fiebre, estreñimiento, vómitos, gases, fatiga, dificultad respiratoria, palpitaciones aceleradas y disminución de la cantidad de orina. Las personas con peritonitis derivada de una ascitis pueden observar un abultamiento en su abdomen.

Tipos de peritonitis

Peritonitis bacteriana espontánea: es la peritonitis causada debido a la infección espontánea del líquido en la cavidad peritoneal. Suele estar causada por la cirrosis hepática y no está relacionada con la infección de otros órganos. Es común que quienes padecen este tipo de peritonitis presenten falo renal, fiebre, dolor abdominal que empeora con el tacto, problemas con la función cerebral debido a la acumulación de toxinas en el cerebro, malestar general y fiebre. Para diagnosticar este tipo de enfermedad es necesario examinar el líquido presente en la cavidad peritoneal a través de una paracentesis. La presencia de Escherichia coli o neumococo en dicho líquido significarían que el resultado del examen es positivo para peritonitis bacteriana espontánea.

Peritonitis bacteriana secundaria: es aquella peritonitis que ocurre debido a la acumulación de gérmenes o bacterias en la cavidad peritoneal derivados del páncreas, el conducto biliar, el tracto gastrointestinal, el apéndice, el aparato urinario o por la perforación o herida en cualquiera de las vísceras del abdomen. Este tipo de peritonitis puede ser producida por agentes como la Escherichia coli o por los jugos gástricos, la bilis  la sangre. La inflamación abdominal, fiebre, taquicardia, falta de apetito y dolor abdominal que empeora con la respiración suelen ser los síntomas más notorios de este tipo de peritonitis. Para diagnosticar esta enfermedad es necesario que la persona tenga leucocitos altos en sangre, pH del organismo bajo y dilatación de las asas intestinales en una radiografía abdominal. La tomografía computarizada del abdomen es el examen que mejor ayudará a obtener un diagnóstico eficaz de peritonitis bacteriana secundaria.

Abscesos dentro del intestino: la peritonitis puede ser localizada cuando es causada por la presencia de abscesos dentro del abdomen. El origen de estos abscesos puede estar en una infección producida por la inflamación de la vesícula, por la perforación de los intestinos, por la infección adquirida durante una cirugía o por una herida traumática importante en el abdomen. La tomografía computarizada es la mejor manera de diagnosticar este tipo de peritonitis.

Diagnóstico de la peritonitis

Diagnóstico de la peritonitis

Para diagnosticar la peritonitis es necesario acudir de emergencias a un centro médico donde el especialista en salud realizará una exploración física, consultará los síntomas de la persona afectada y ordenará la realización de una serie de exámenes sanguíneos y pruebas de imagen para observar de manera profunda el abdomen y la cavidad peritoneal.

Los análisis de sangre son indispensables para corroborar la presencia de una infección, la cual suele corroborarse debido a un aumento considerable en los valores de glóbulos blancos o leucocitos. Asimismo, será necesario chequear los valores del pH del organismo, la proteína C reactiva y fibronógeno. Para detectar cualquier lesión abdominal o variación en la cavidad peritoneal se recomienda realizar una tomografía computarizada del abdomen, prueba que permitirá diagnosticar la causa de la peritonitis, la cual puede ser una apendicitis no tratada o una lesión visceral.

En el caso de la peritonitis causada por una ascitis, será necesario extraer líquido de la cavidad peritoneal para evaluarlo a través de una paracentesis, prueba que permite conocer la composición de dicha sustancia para saber si presenta bacterias o gérmenes que puedan estar causando dicha infección.

Tratamiento de la peritonitis

El tratamiento de la peritonitis dependerá del tipo de peritonitis que la persona presente. Sin embargo, en la mayoría de los casos el procedimiento requiere corregir la condición a través de una cirugía quirúrgica y el consumo de antibióticos para poder disminuir las bacterias causantes de la infección. La peritonitis primaria espontánea suele tratarse mayormente a través de medicamentos antibióticos especiales que hayan sido sugeridos por los restados del cultivo del líquido acumulado en la cavidad peritoneal.

Los otros tipos de peritonitis, es decir, la peritonitis secundaria o terciaria, deben ser atendidas lo más pronto posible en cirugía quirúrgica para corregir el problema a tiempo y evitar que complicaciones peores que puedan resultar mortales para la persona. En vista de que las bacterias que causan estos tipos de peritonitis suelen ser mucho más agresivas, el tratamiento con antibióticos es imprescindible y puede que los fármacos que se utilicen sean mucho más fuertes que los destinados a tratar la peritonitis primaria.

Debido a la gravedad que la peritonitis representa para la salud de la persona, muchos individuos se preguntan cuál es el pronóstico de esta enfermedad; en cuanto a esto podemos decir existe un gran riesgo de que las personas con peritonitis primaria puede presentar una recaída durante los siguientes 12 meses al diagnóstico. La tasa de mortalidad por peritonitis secundaria o terciaría oscila entre 10% y 40%, pero dicho pronóstico depende en gran parte de la causa de la enfermedad y el estado de salud de quien padece esta condición. Las peritonitis que más derivan en mortalidad son aquellas que son diagnosticadas tarde, al menos 48 horas después de su aparición. Por esta razón es indispensable que si presentas síntomas de peritonitis acudas inmediatamente a una sala de emergencias para que seas examinado a tiempo y evites complicaciones mayores que puedan poner en riesgo tu salud.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here