Hernia de hiato

Cada vez que una parte interna del cuerpo empuja hacia un área a la que no pertenece, se llama hernia. El hiato es una abertura en el diafragma, la pared muscular que separa la cavidad torácica del abdomen.

La hernia de hiato es una dolencia que, a veces, no presenta síntomas, pero otras puede manifestarse con acidez relacionada el reflujo gastroesofágico (RGE). Aunque parece haber un vínculo, una afección no parece causar la otra, porque hay muchas personas con hernia hiatal sin RGE y viceversa.

A veces los síntomas derivados incluyen dolor en el pecho, que puede confundirse con un ataque al corazón. Por eso es tan importante someterse a las pruebas correspondientes y obtener un diagnóstico adecuado.

A continuación, detallamos con mayor minuciosidad la naturaleza de esta dolencia, con especial detenimiento en los síntomas de una hernia de hiato y su tratamiento.

Tipos de hernia de hiato

Hay dos tipos principales:

  • Deslizante: el estómago y la sección del esófago que se une a este, se deslizan hacia el pecho a través del hiato. Este es el tipo más común.
  • Paraesofágica (al lado del esófago): menos común, pero más preocupante. El esófago y el estómago permanecen en su ubicación normal, pero parte del estómago se contrae a través del hiato y lo coloca junto al esófago. Aunque puede no mostrar ningún síntoma, existe el peligro de que el estómago se estrangule o corte el suministro de sangre.

Síntomas de una hernia de hiato

Síntomas de una hernia de hiato

En realidad, una hernia por si sola no suele causar consecuencias claras que puedan entenderse como síntomas. Su detección suele producirse incidentalmente, cuando una persona se somete a una radiografía de tórax o abdominal (incluidas series GI superiores y tomografías computarizadas, donde el paciente ingiere bario u otro material de contraste).

También se encuentra incidentalmente durante la endoscopia gastrointestinal del esófago, el estómago y el duodeno (EGD).

Si se presentan síntomas, se deben a la enfermedad por reflujo gastroesofágico (RGE), donde el jugo digestivo que contiene ácido del estómago se desplaza hacia el esófago.

Proceso de aparición de síntomas

Los alimentos se mezclan con las secreciones digestivas en el estómago, para comenzar el proceso digestivo. Este órgano tiene un revestimiento protector que evita que el ácido cause inflamación. No obstante, el esófago no dispone de una protección similar. En cambio, se vale de un conducto esofágico o esfínter inferior (LES), una banda de músculo ubicada en la conexión con el estómago y el esófago. También usa la musculatura del diafragma alrededor del esófago para actuar como una válvula que evita que el ácido refluya desde el estómago hacia el esófago.

Además, la ubicación normal del estómago y la unión esofágica dentro de la cavidad abdominal son importantes para mantener el ácido en su lugar. En la situación de una hernia hiatal deslizante, la unión GE se mueve por encima del diafragma y dentro del cofre, y la parte de la zona de mayor presión debido al diafragma se pierde.

Se permite que el ácido refluya nuevamente al esófago y esto causa inflamación del revestimiento del esófago y los síntomas de la enfermedad por reflujo gastroesofágico (RGE).

Estos síntomas pueden incluir:

  • Acidez estomacal: dolor o ardor en el pecho.
  • Náuseas, vómitos o náuseas (arcadas).
  • Eructar.
  • Aparición de una gran cantidad de saliva en la boca que es estimulada por el ácido refluyente.

Por lo general, los síntomas empeoran después de las comidas y durante el sueño y se reducen al sentarse o caminar.

Hay personas a las que el reflujo que se adentra en la parte inferior del esófago causa tos y movimientos espasmódicos en las vías respiratorias pequeñas dentro de los pulmones (asma).

Algunos pacientes pueden reflujar gotas de ácido en la parte posterior de la garganta, que a su vez llega a los pulmones, con resultado de toses, procesos asmáticos o infección que deriva en casos de neumonías o bronquitis. Esto puede ocurrir en personas de todas las edades, desde bebés hasta ancianos, aunque es poco común.

La mayoría de las hernias paraesofágicas no tienen síntomas de reflujo porque la unión GE permanece debajo del diafragma, pero si la hernia es grande, la forma en que el estómago gira en el tórax existe la posibilidad de vólvulo del estómago en el que el estómago se tuerce. Afortunadamente, las hernias paraesofágicas son relativamente poco comunes. Sin embargo, el vólvulo del estómago es una emergencia quirúrgica y causa dificultad para tragar, dolor de pecho y vómitos.

Causas de una hernia hiatal

Hernia hiatal

La mayoría de las veces, la causa no se conoce. Hay personas que tienen un hiato más amplio en su zona de apertura y, en otros casos, la presión a la que se ve sometido el abdomen durante el embarazo o por exceso de peso, en caso de personas obesas, también lo causan.

Sufrir una fuerte tos o realizar mucho esfuerzo al defecar también puede ser un desencadenante. Mujeres, personas con sobrepeso y personas mayores de 50 años son los colectivos más afectados.

¿Cómo se diagnostica?

Con una radiografía especializada (usando bario) que permite al médico ver el esófago o con una endoscopia.

Consejos para sobrellevar esta dolencia

Hay una serie de recomendaciones para mejorar la calidad de vida cuando se sufre esta dolencia. Entre ellos están los siguientes:

  • Evitar esfuerzos físicos intensos.
  • No fumar.
  • Dormir un poco incorporado.
  • Llevar ropa cómoda y evitar la presión en el estómago.
  • Llevar un estilo de vida relajado, evitar el estrés.

La mayoría de las personas no experimenta ningún síntoma de hernia hiatal por lo que no es necesario ningún tratamiento. Si lo es en casos como el de la hernia paraesofágica (cuando una parte del estómago se contrae a través del hiato), y a veces incluso se recomienda la cirugía. Pero en la mayoría de los casos, seguir las recomendaciones es suficiente para sobrellevar la hernia de hiato y evitar un tratamiento más complicado. No obstante, las personas con diagnóstico y que sufran dolor severo en el pecho o el abdomen, náuseas, vómitos, defecación o gases, puede tener una hernia estrangulada o una obstrucción, que son emergencias médicas. Por tanto, se recomienda acudir al doctor inmediatamente.


Te podría interesar

Publicidad