Los empachos y las resacas

El mes de Diciembre podría ser considerado, por muchas razones, como el mes de los pecados, mientras que el mes de Enero sería el mes de los arrepentimientos. Pero… ¿quién no ha cometido algún pecadillo en las fiestas navideñas? Los excesos navideños nos invitan a reflexionar en torno a los empachos y las resacas.

Los empachos y las resacas toman un protagonismo especial durante las fiestas navideñas.

¿Qué encontrarás en este artículo?

Empachos

Hablamos de empacho cuando hacemos una comida o una cena con una cantidad de alimentos mayor a la que estamos acostumbrados, y que son ricas en grasas, azucares, y alcohol, sometiendo de esta forma a nuestro aparato digestivo a un trabajo extra para el que no está preparado.

Los síntomas de un empacho se centran fundamentalmente en una gran sensación de peso y ardor en la boca del estómago, por debajo del esternón, que se acompaña de flatulencia, náuseas, regurgitación, sudoración fría e incluso vómitos como consecuencia de la incompetencia del estómago para la digestión de los alimentos ingeridos.

El tratamiento correcto del empacho consiste en una dieta absoluta durante 12 ó 24 horas, es decir dejar en reposo a nuestro aparato digestivo, seguida por una dieta a base de alimentos blandos y líquidos en forma de agua, zumo de frutas e infusiones, evitando el té y el café. Están recomendados los antiácidos convencionales, mientras que no lo está el bicarbonato sódico sobre todo en aquellas personas que padezcan de hipertensión arterial, por su contenido en sodio, que como sabemos ha de estar restringido en estos casos.

Resacas

Por otra parte, las resacas son consideradas como la factura que nos pasa nuestro organismo tras la ingestión de grandes cantidades de alcohol, o no tan grandes cantidades en personas que no están acostumbradas.

La resaca se hace notar por la presencia de fuerte cefalea o dolor de cabeza, que se acompaña de gran sequedad de boca, náuseas, vómitos e incluso a veces diarrea, y como es lógico con una clara reducción en los reflejos frente al volante del vehículo.

En este caso lo mejor es tomar una dieta blanda durante 24 horas, con abundantes líquidos a base de agua, leche (fría o caliente, según el gusto de cada uno), zumos naturales e infusiones calientes. Pero hemos de huir de la toma de Acido Acetil Salicílico (Aspirina), porque puede erosionar la mucosa gástrica, que ya estará algo lesionada por el efecto del alcohol.

Es mejor tomar otro tipo de analgésicos en este caso, como por ejemplo los que en su composición tienen Paracetamol.

Tratamiento de empachos y resacas

  • Dieta absoluta durante las primeras 12 horas
  • Dieta blanda y abundantes líquidos las siguientes 24-48 horas.
  • Líquidos a base de agua, zumos naturales, infusiones.
  • No a la Aspirina. No al bicarbonato sódico.
  • Utilizar otros analgésicos y otros antiácidos.
Los empachos y las resacas
5 (100%) 1 voto


Te podría interesar

Publicidad