Dispepsia

Seguramente has sufrido de dispepsia sin saber qué es. En eSalud te contamos todo lo que necesitas saber acerca de este trastorno que afecta principalmente el tracto gastrointestinal.

La dispepsia es un trastorno digestivo que afecta aproximadamente a 30% de la población. Esta condición es mejor conocida con el nombre de indigestión y se caracteriza por causar una serie de síntomas muy molestos en la parte superior del abdomen al poco tiempo después de ingerir las comidas.

La dispepsia no está asociada a una enfermedad estomacal o digestiva que justifique su causa, sino que suele producirse por problemas emocionales y por combinaciones letales de alimentos.

Actualmente se reconocen distintos tipos de dispepsia y en vista de que se trata de una molestia pasajera no suele ser necesario acudir al médico o tomar un tratamiento. Ahora bien, ¿qué ocurre cuando una persona comienza  sufrir de indigestiones frecuentes? Ante este escenario será preciso acudir al doctor para revisar por qué se producen dispepsias de forma recurrente y descartar la presencia de ciertas bacterias en el tracto intestinal. Para conocer más a fondo qué es, sus causas, síntomas y tratamiento te invitamos a quedarte con nosotros.

¿Qué es la dispepsia?

Se trata de un malestar que aparece en la parte alta del estómago o en el vientre durante o después de comer. Los síntomas de esta condición tienen lugar en el tracto gastrointestinal debido a que el estómago no se relaja durante la alimentación y los ácidos estomacales entran en contacto con la mucosa del sistema digestivo. Por lo general, es un malestar pasajero que se experimenta una vez y se alivia sin necesidad de tomar medicamentos. Sin embargo algunas personas sufren de dispepsia recurrente, siendo esto un motivo muy importante para asistir a consulta médica.

Síntomas de la dispepsia

Síntomas de la dispepsia

La dispepsia puede causar varios síntomas, pero el más característico es una molestia bastante pronunciada en la parte alta del estómago que puede presentarse como dolor, ardor o ambos inclusive. Este síntoma puede aparecer mientras la persona está comiendo. La indigestión también se puede sentir de la siguiente forma:

  • Ardor, dolor y calor entre el ombligo y el esternón.
  • Sensación de mucha llenura, como si los alimentos no hubiesen bajado al estómago.
  • Sensación de inflamación abdominal.
  • Gases.
  • Sensación de llenura al poco tiempo de haber empezado a comer.

La sensación de quemazón en el centro del pecho, el dolor que se alivia después de evacuar, la acidez o el reflujo gástrico no son considerados síntomas de indigestión. Asimismo, existen otras manifestaciones corporales que pueden presentarse en conjunto con la dispepsia y que representan un motivo de consulta médica, veamos cuáles son:

  • Síntomas de indigestión frecuentes y pérdida de peso sin causa aparente.
  • Evacuar heces con sangre.
  • Dificultad para tragar o deglutir los alimentos.
  • Dolor en la parte superior izquierda del abdomen.
  • Vómitos.
  • Dolor en el pecho que se extiende hasta la mandíbula o el brazo derecho.
  • Sudoración o dificultad para respirar.

Tipos de dispepsia

Dependiendo del origen de los síntomas en la actualidad encontramos tres tipos:

  • Dispepsia no investigada: ocurre por primera vez o no se ha realizado ninguna prueba para determinar la causa de la indigestión.
  • Dispepsia orgánica: después de realizar una serie de exámenes de diagnóstico el médico ha descubierto que tiene una causa orgánica que es la responsable de los síntomas.
  • Dispepsia funcional: se han realizado una serie de estudios médicos y no se ha encontrado una causa o enfermedad que justifique la dispepsia.
También te puede interesar:  ¿Cómo eliminar los gases intestinales?

Enfermedades y problemas digestivos asociados a la dispepsia

La dispepsia no es un malestar exclusivo del aparato digestivo. Cuando se descubre que es orgánica, es decir, que está causada por alguna condición o enfermedad, el problema puede estar presente en el sistema gastrointestinal o en otra parte del cuerpo humano.

Afecciones digestivas asociadas a la dispepsia orgánica

Reflujo gastroesofágico

Entre los problemas digestivos que causan dispepsia resalta la úlcera gástrica o duodenal que puede generarse cuando la persona ha consumido por tiempo prolongado medicamentos antiinflamatorios o por poseer la bacteria Helicobacter pylori.

Otra causa de dispepsia es el reflujo gastroesofágico, condición que ocurre cuando el contenido del estómago pasa al esófago y lo irrita considerablemente. En este caso la indigestión se acompaña de acidez, ardor en el pecho, tos y problemas respiratorios

Otras afecciones asociadas, pero menos frecuentes, son la pancreatitis, cólico biliar, enfermedad celíaca, intolerancia a la lactosa o a la caseína, isquemia intestinal, enfermedad inflamatoria intestinal y gastroenteritis.

Afecciones no digestivas asociadas a la dispepsia

Las personas con diabetes mellitus avanzada y daño en el sistema nervioso central, suelen presentar indigestiones muy dolorosas debido a que el sistema nervioso es el responsable de controlar el funcionamiento gástrico durante la digestión. Asimismo, afecciones de la tiroides, lupus, artritis reumatoide, insuficiencia renal y el consumo de medicamentos antibióticos y hormonales también están relacionados con la dispepsia.

Diagnóstico y tratamiento de la dispepsia

Para diagnosticar si se trata de dispepsia funcional o orgánica lo primero será realizar una evaluación completa de los síntomas del pacientes y determinar correctamente en qué consiste el malestar (dolor, ardor, quemazón, llenura, náuseas).

Luego se deberá llevar a cabo una exploración física, la cual suele ser normal en casos de dispepsia funcional y puede ir acompañada de dolor al tacto en ciertas partes del abdomen cuando es orgánica por causa digestiva. Una protuberancia en el abdomen, piel amarillenta, acidez, náuseas, dolor en el pecho o ganglios inflamados son algunos síntomas que indicarán al médico que es necesario realizar exámenes para descubrir la causa del problema.

Entre los estudios que se suelen realizar para conocer la causa de la dispepsia orgánica encontramos:

  • Analítica sanguínea.
  • Endoscopia o gastroscopia.
  • Endoscopia digestiva alta en personas a partir de 44 años.
  • Prueba de Helicobacter Pylori.

El tratamiento de esta condición consistirá en atender principalmente la causa, por lo que puede variar dependiendo del estado de salud de la persona. Hay por tanto varias opciones disponibles. El consumo de medicamentos protectores gástricos es de gran ayuda en quienes son diagnosticados con enfermedad de reflujo. Asimismo, aquellas personas que presentan dispepsia por helicobacter pylori deberán ajustar su alimentación y mantener un tratamiento de medicamentos hasta erradicar la bacteria. La dispepsia por consumo excesivo de antiinflamatorios se combate suspendiendo el consumo de dichos fármacos. Trata de emplear antiinflamatorios naturales.


Te podría interesar

Publicidad