Consejos sanitarios para viajes internacionales

Los riesgos sanitarios asociados con los viajes son mayores para ciertos grupos de viajeros. Descubre los mejores consejos para cuidar tu salud en viajes internacionales.

En los últimos años se ha producido un incremento notable de aquellas personas que viajan a países tropicales. Más allá de disfrutar de unos días de descanso, es imporante tener en cuenta que determinadas enfermedades pueden suponer un grave riesgo para la salud. Es por ello que resulta tan importante que los viajeros conozcan todos y cada uno de los riesgos a los que se enfrentan; de esta manera, pueden adoptar las medidas de prevención oportunas.

Merece la pena destacar que cualquier recomendación sanitaria en lo relacionado con viajes a países exóticos debe realizarse de manera individualizada. Y es que, el riesgo de sufrir distintas enfermedades varía en gran medida en función del país, así como de la zona que se visita y la época del año en que se hace. Por supuesto, también depende del estado de salud de cada viajero.

Así, para conocer cuáles son las medidas de prevención que el viajero debe adoptar y conocer cuál es la situación del país al que desea viajar en lo relativo a la salud, lo mejor es acudir al Centro de Vacunación Internacional.

Consejos sanitarios antes del viaje

Consejos sanitarios para viajes a zonas tropicales

En primer lugar es recomendable señalar que no hay que dejar para última hora los aspectos relacionados con la salud ya que hay determinadas vacunas que se deben administrar con meses de antelación. Así, en el Centro de Vacunación Internacional puedes informarte de las vacunas que necesitas en función de tu destino, así como de medidas preventivas que debes adoptar. También resulta interesante conocer cómo es el sistema local de asistencia sanitaria, así como la extensión de la cobertura del seguro.

Publicidad

Deshidratación

En los países tropicales, uno de los mayores riesgos para la salud tiene que ver con la insolación y la deshidratación, sobre todo en ancianos y niños. Por lo tanto, es esencial protegerse adecuadamente tanto del sol como del calor. Por supuesto, imprescindible utilizar una crema de protección solar adecuada para cada tipo y tono de piel.

En cuanto a la ropa y el calzado, en países tropicales las prendas deben ser de materiales naturales como el algodón o el lino, que permitan una correcta transpiración; mucho mejor si son ligeras y de colores claros. En cuanto al calzado, debe ser cerrado, cómodo y transpirable.

Botiquín

Botiquín para viajes internacionales

Resulta interesante incluir en el equipaje un pequeño botiquín con algunos materiales de cura, así como medicamentos comunes como analgésicos y antihistamínicos.

Vacunación

Según cuál sea tu país de destino, es obligatorio o recomendable la administración de determinadas vacunas.

Fiebre amarilla

La fiebre amarilla es una enfermedad vírica infecciosa aguda; se transmite a través de la picadura de mosquitos del género Aedes. La vacunación contra la Fiebre Amarilla forma parte de la normativa que establece la OMS, de modo que lleva consigo el Certificado Internacional de Vacunación, el cual es requisito indispensable para entrar en determinados países de América Latina y África. La protección que brinda la vacuna contra la fiebre amarilla es de por vida.

Tétanos y difteria

El tétanos es una enfermedad ampliamente extendida por todo el mundo. En cuanto a la difteria, se trata de un trastorno reemergente en determinados países, y afecta sobre todo a la población adulta.

En España la vacuna contra el tétanos y la difteria forma parte del calendario común de vacunación, por lo que todas las personas deberían estar vacunadas. De este modo, cuando se ha administrado de manera correcta durante la infancia, es suficiente con una únca dosis de recuerdo a los 65 años.

Fiebre tifoidea

La fiebre tifoidea es una enfermedad infecciosa que afecta al intestino y que está causada por un microbio; los síntomas más habituales son las fiebres altas y la ulceración de los intestinos. Se da con mayor frecuencia en países en desarrollo y se propaga a través de agua y alimentos contaminados.

Por lo tanto, es recomendable la vacunación contra la fiebre tifoidea, sobre todo a la hora de viajar a zonas rurales. La efectividad de la vacuna es limitada, por lo que hay que prestar especial atención a las medidas higiénicas en lo relacionado con el agua y los alimentos.

Hepatitis A

La hepatitis A es una enfermedad vírica contagiosa causa a raíz de un virus. En la gran mayoría de los casos se propaga a través de agua y alimentos contaminados, así como a través del contacto directo con personas infectadas. Merece la pena destacar que es una de las patologías más comunes entre los viajeros internacionales, sobre todo jóvenes.

Según la Organización Mundial de la Salud, aquellas zonas en las que existe un riesgo entre moderado y alto de hepatitis A son: América Latina, África y Asia.

Enfermedad meningocócica

Se conoce como tal a un trastorno que se da de manera epidémica, especialmente en los países que conforman el centro de África. Así, la vacunación contra esta enfermedad está indicada para aquellos viajeros que vayan a establecer contacto con la población, especialmente en zonas rurales, y que vayan a realizar el viaje en invierno y primavera.

Cólera

El cólera es una enfermedad intestinal aguda que se da con relativa frecuencia en países en desarrollo; surge en forma de brotes epidémicos que se dan de manera esporádica. Al igual que muchas de las enfermedades que los viajeros pueden contraer en países exóticos, se transmite a través del agua o alimentos contaminados.

Lo cierto es que el riesgo de que un viajero contraiga el cólera es muy bajo, pero aún así es importante prestar la máxima atención a las bebidas y los alimentos que se consumen.

Poliomielitis

Poliomielitis

La poliomielitis es una infección viral de carácter grave que puede afectar al sistema nervioso central. Aunque actualmente está prácticamente erradicada en los países desarrollados, todavía puede darse en aquellos países en desarrollo o subdesarrollados.

La vacunación contra la poliomielitis se incluye en el calendario común de vacunación. Aún así, es recomendable que aquellas personas que vayan a viajar a países en los que todavía exista la enfermdad y que vayan a estar en contacto con la población, se inmunicen contra ella.

Rabia

La rabia es una enfermedad vírica que afecta al sistema nervioso central. La transmisión a humanos se da a través de mordeduras o rasguños de animales infectados. El riesgo de sufrir este trastorno varía en gran medida en función del país de destino, así como de las actividades a realizar en el mismo.

La vacunación está especialmente recomendada para viajeros cuyo destino sea alguna zona endémica y que vayan a realizar actividades de riesgo, como senderismo.

Encefalitis japonesa

La encefalitis japonesa es una enfermedad vírica que se da especialmente en zonas rurales del sudeste asiático, sobre todo en países como la India. La transmisión se realiza mediante las picaduras de mosquitos infectados, especialmente en cultivos de arroz y en granjas porcinas.

La vacunación resulta aconsejable en todos aquellos viajeros con más de un año de edad que se dirijan a zonas endémicas, sobre todo aquellos que viajen por motivos de trabajo a zonas potencialmente peligrosas como veterinarios o agricultores. Aquellas personas que vayan a realizar estancias cortas en zonas urbanas no necesitan vacunarse.

Consejos sanitarios durante del viaje

Además de los tips a tener en cuenta antes de iniciar el viaje, hay que prestar especial atención a una serie de puntos durante el mismo. Y es que un pequeño problema de salued puede arruinar unas vacaciones, e incluso llegar a poner en serio riesgo la via del viajero.

Alimentos y bebidas

Tal y como hemos señalado en el apartado anterior, son los alimentos y las bebidas contaminadas la principal fuente de contagio de un amplio abanico de enfermedades. Por lo tanto, hay que seleccionar con cuidado todos aquello que se consume.

  • En lo relativo a la higiene personal, es muy importante lavarse las manos con frecuencia, sobre todo antes y después de comer; también inmediatamente después de ir al baño.
  • Por supuesto, es esencial asegurarse de que el agua que se bebe está embotellada o haya sido tratada debidamente. Las bebidas más seguras son las calientes y los refrescos embotellados. Del mismo modo, hay que tener cuidado con el hielo; no es recomendable tomar aquel que no haya sido preparado con agua segura.
  • A la hora de consumir leche o otros productos lácteos, hay que asegurarse de que están debidamente higienizados.
  • Siempre es aconsejable evitar el consumo tanto de marisco como de pescado crudo. Los alimentos mejor si están cocinados y se sirven calientes.
  • También hay que evitar en la medida de lo posible aquellos preparados que contengan huevos crudos.
  • Aunque las ensaladas sean platos muy saludables, las verduras no deben consumirse crudas. En cuanto a la fruta, las piezas siempre deben pelarse personalmente.

Una de las enfermedades que se dan con mayor frecuencia entre los viajeros es lo que se conoce como diarrea del viajero. Las causas de la misma son muchísimas y a día de hoy no existe ninguna vacuna 100% eficaz contra la misma. Una de las principales complicaciones que se puede presentar a raíz de este trastorno es la deshidratación, por lo que resulta importante beber líquidos en abundancia y mantener reposo absoluto.

Sol y calor

Sol y calor zonas tropicales

En determinados países tropicales la exposición prolongada al sol puede provocar graves quemaduras e insolaciones. Por lo tanto, durante el viaje es importante seguir una serie de recomendaciones básicas: utilizar sombrero y gafas de sol, así como aplicar adecuadamente una crema de protección con filtro solar con factor 50.

En cuanto al calor, puede provocar tanto agotamiento como deshidratación; o, en el peor de los casos, un golpe de calor. Para evitarlo, el mejor consejo es beber líquidos en abundancia, así como consumir frutas y verduras con un alto contenido en agua.

Insectos

Las enfermedades transmitidas por insectos, sobre todo mosquitos y garrapatas, son muy habituales en países tropicales; aunque en la gran mayoría de los casos son de carácter leve, es interesante conocer que algunas de estas patologías pueden poner en serio riesgo la vida humana, e incluso dejar secuelas permanentes.

Así, es fundamental protegerse contra las picaduras tomando en consideración una serie de medidas. A la hora de permanecer al aire libre entre el anochecer y el amanecer, lo mejor es vestir camisas de manga larga y pantalones largos; además, es recomendable evitar colores oscuros, así como perfumes intensos que puedan atraer a los insectos.

Por supuesto, esencial el uso de repelentes de insectos que contengan DEET. En cuanto al interior de la vivienda o del alojamiento, es aconsejable el uso de serpentinas antimosquitos, así como la instalación de telas metálicas tanto en puertas como en ventanas. También resulta muy interesante el uso de mosqueteras alrededor de la cama; y, si están impregnadas con piretroides, mucho mejor.

Baños

También hay que tener cuidado con los baños tanto en agua dulce como salada. Los baños en ríos y lagos pueden dar lugar a enfermedades parasitarias, por lo que en todo momento hay que evitar el contacto con aguas infectadas. En el caso de que haya que atravesas cauces de ríos, lo más seguro es utilizar botas impermeables.

En cuanto al agua del mar, este tipo de baños no implican ningún riesgo para la salud en sí mismos. No obstante, en algunas zonas es recomendable utilizar calzado que proteja los pies de picaduras de medusas, así como de dermatitis de los colores.

Altitud

Mal de altura

Viajar a zonas de gran altitud puede suponer un gran peligro, sobre todo entre aquellas personas que tienen algún tipo de enfermedad cardiovascular o pulmonar. A partir de los 2.400 metros de altura, existe un alto riesgo de sufrir mal de altura. Para minimizar el riesgo, es conveniente beber abundantes líquidos, seguir una dieta muy ligera a base de hidratos como pasta y no realizar ejercicios de gran intensidad.

Jet-Lag

El Jet-Lag comprende una serie de síntomas tanto físicos como psicológicos relacionados con el cruce de varias zonas horarias en poco tiempo. Los indicios más frecuentes son: insomnio, irritabilidad, falta de apetito…

Higiene personal

Y, por último, en lo relacionado con la higiene personal, es habitual que los viajeros suden más de lo habitual en países exóticos debido a las altas temperaturas y a la elevada humedad. Se recomiendan por tanto duchas frecuentes, tras las cuales resulta muy importante secar bien todas las partes del cuerpo para que no quede el más mínimo rastro de humedad.

Conclusión

Estos son todos los consejos sanitarios que debes tener en cuenta tanto antes como después del viaje a la hora de visitar un país exótico. Es importante recordar que determinadas enfermedades no manifiestan sus síntomas de forma inmediata, sino que en algunos casos los indicios comienzan a aparecer varias semanas e incluso meses después de regresar a casa. Así, ante la más mínima sospecha de que algo no va bien, es importante acudir al médico e informarle de que has realizado un viaje en el último aó a una zona tropical o a un país en vías de desarrollo.

Consejos sanitarios para viajes internacionales
5 (100%) 3 votos


Te podría interesar