Colon irritable

El síndrome de colon irritable es un trastorno gastrointestinal fisiológico. Presenta un grupo de síntomas que afectan al intestino grueso sin causa conocida. Es una dolencia común que aqueja con mayor frecuencia a las mujeres.

Si bien está relacionada con otras enfermedades gastrointestinales, el colon irritable difiere de la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa en que en la primera solo se presentan trastornos funcionales y el intestino está sano, mientras que en la enfermedad de Crohn existe daño orgánico.

El síndrome de colon irritable o síndrome de intestino irritable (SII) puede generar calambres estomacales, hinchazón, diarrea y / o estreñimiento. Los síntomas con los que se manifiesta difieren entre cada individuo y afectan a algunas personas de forma más grave que a otras.

Las manifestaciones sintomáticas del colon irritable pueden oscilar entre días y meses, coincidiendo con momentos de estrés o a causa de la ingesta de ciertos alimentos.

Se calcula que el SII afecta a una de cada cinco personas en algún momento de su vida, y generalmente se desarrolla en personas entre los 20 y los 30 años. Cerca del doble de mujeres que de hombres padecen este trastorno, que puede prolongarse durante toda la vida, aunque puede controlarse y mejorar.

Principales síntomas del colon irritable

Los síntomas más comunes del SII incluyen:

  • Dolor abdominal y calambres intermitentes, que se alivian después de la evacuación intestinal
  • Hinchazón y gases
  • Estreñimiento y/o diarrea
  • Retortijones y sensación constante de movimiento intestinal
  • Moco en las heces

Es posible tener algunos o todos los síntomas referidos. La mayoría de las personas suelen padecer síntomas leves, pero algunos pueden ser lo suficientemente graves como para afectar su vida diaria.

Causas del SII

Causas del colon irritable

No se han determinado las causas exactas de este trastorno, si bien los expertos lo atribuyen a una confluencia de afecciones del tracto gastrointestinal.

Circunstancias que empeoran el colon irritable

  • La base de esta dolencia podría estar en un desfase en las señales que el cerebro remite al intestino. A ello se suman algunas dificultades para procesar los alimentos a causa de un tracto gastrointestinal lento, que puede dar lugar a estreñimiento; o demasiado rápido, que puede generar colitis o diarrea. Las infecciones intestinales, así como alteración de la flora bacteriana del intestino delgado también generan espasmos o mayor sensibilidad. Los cambios en los niveles hormonales son otro factor que se debe tener en cuenta.
  • En algunas personas se dan reacciones a ciertos alimentos o bebidas que les resultan difíciles de digerir, como alimentos ácidos, con elevado contenido en azúcares, grasas o hidratos de carbono.
  • Cuestiones emocionales como el estrés y problemas de salud mental, como depresión, ansiedad o trastornos de pánico.

Diagnóstico del colon irritable

No existen pruebas determinantes para diagnosticar el colon irritable. No obstante, el médico especialista deberá realizar algunas comprobaciones para descartar otros problemas, como tomar una muestra de orina o de las heces o un examen del tracto gastrointestinal mediante colonoscopia.

En una primera observación, el médico hará un examen para comprobar la hinchazón del estómago, así como el nivel de dolor que se presenta al enfermo y si se dan estas circunstancias:

  • Dolor o malestar que desaparece después de una evacuación intestinal
  • Dolor o molestias acompañadas de cambios en la apariencia de las heces, que pueden pasar de normales a duras o sueltas
  • Cambio en la frecuencia de los movimientos intestinales, que pueden pasar de una deposición al día a tres diarias o al contrario: de tener tres al día a una cada pocos días

El SII presenta cuatro subtipos

Tipos de colon irritable
Las personas con colon irritable suelen cambiar de subtipo.

Síndrome de colon irritable con estreñimiento

  • Heces duras o grumosas un 25 por ciento de las veces que se evacúa o más.
  • Heces sueltas o acuosas menos del 25 por ciento de las veces.

Síndrome con diarrea

  • Heces duras menos del 25 por ciento de las veces.
  • Heces sueltas por lo menos el 25 por ciento del tiempo.

SII mixto

Con episodios alternantes:

  • Heces duras al menos el 25 por ciento de las veces.
  • Heces sueltas o acuosas por lo menos un 25 por ciento.

SII menor

  • Heces duras o grumosas menos del 25 por ciento.
  • Heces sueltas o acuosas menos del 25 por ciento.

Para algunos especialistas, la utilidad de estos subtipos es discutible. La mayoría de los pacientes cambian de subtipo en el plazo de un año y pasan de ser del grupo en el que predomina el estreñimiento a pertenecer a quienes sufren principalmente diarreas. Otros expertos prefieren una clasificación basada en el número de deposiciones, en lugar de valorar las evacuaciones anormales. Una historia completa, un examen físico y pruebas de laboratorio y radiográficos ajustados al paciente pueden establecer un diagnóstico de síndrome de colon irritable en la mayoría de los casos.

También te puede interesar:  Dispepsia

Tratamiento

Dado que en medicina no se ha descrito una cura para este síndrome, la mejor manera de abordarlo es hacer cambios en el estilo de vida, dependiendo del subtipo de SII que aqueje al paciente.

Conviene observar ciertos hábitos de salud, entre los que destaca la actividad física moderada. Por otro lado, con el fin de mejorar los síntomas, se aconseja no realizar comidas copiosas e introducir fibra en la dieta, a fin de favorecer la evacuación intestinal.

En los últimos años se ha comprobado que una dieta baja en algunos alimentos denominados FODMAP beneficia el estado de los pacientes, aunque no debe seguirse a largo plazo. FODMAP es acrónimo inglés que se refiere a un grupo de alimentos conocidos por causar problemas gastrointestinales, en concreto los que contienen oligosacáridos, disacáridos, monosacáridos y polioles fermentables: carbohidratos de cadena corta y alcoholes relacionados que son mal absorbidos por el intestino.

Esta dieta limita o elimina la ingesta de ciertos carbohidratos, como la mayoría de las frutas, verduras, legumbres y productos lácteos, ya que son difíciles de digerir y en su fermentación crean bacterias y gases que provocan hinchazón y calambres.

Un buen consejo para controlar los alimentos que generan este malestar es controlar lo que se consume, a fin de encontrar una pauta que determine qué dieta es más conveniente.

Los suplementos probióticos aportan bacterias beneficiosas que pueden despejar y limpiar el tracto gastrointestinal.

Control del dolor

Los medicamentos naturales, algunos aceites esenciales pueden ayudar a calmar los síntomas. Otros remedios como la aplicación de calor, alivian y calman el problema.

Manejo del estrés

La reducción de sus niveles de estrés puede mejorar el colon irritable. Es recomendable dormir lo suficiente y evitar el sedentarismo. La meditación o terapias de control del estrés son positivas para el tratamiento de la enfermedad.

Asumir la enfermedad

El colon irritable es un problema con el que hay que aprender a convivir. Las manifestaciones de este síndrome pueden disminuir o aumentar, según el estilo de vida del enfermo, pero no acorta la vida del paciente.

Medicamentos

La medicina puede paliar los síntomas, en función del tipo de SII. Ciertos medicamentos pueden reducir la diarrea, mientras que los suplementos de fibra y laxantes ayudan a aliviar el estreñimiento. Otros calmantes alivian el dolor y las deposiciones, mientras que los antibióticos pueden tratar infecciones bacterianas derivadas de esta dolencia.

Probióticos

Los suplementos probióticos tienen bacterias que pueden beneficiar al tracto intestinal de la persona con colon irritable. Estos microorganismos vivos ayudan a despejar el tracto gastrointestinal.

Hable con su médico

Consulte a su médico de familia si cree que presenta síntomas de colon irritable, para que le ayude a diagnosticar y tratar la enfermedad. La exposición de los síntomas al médico de cabecera ayudará a determinar si padece SII, aunque pueden ser necesarios análisis de sangre para descartar otros problemas de salud.

Hable con su médico de cabecera si experimenta sentimientos de depresión o ansiedad que están invadiendo su vida cotidiana a causa de su malestar. Los síntomas del colon irritable rara vez mejoran sin tratamiento y su médico de cabecera puede recomendar tratamientos como los antidepresivos o terapia cognitivo-conductual, que han demostrado su eficacia para lidiar con el SII.

Con el tratamiento médico y psicológico adecuado, el paciente debe ser capaz de vivir una vida normal, plena y activa con SII. El colon irritable no plantea una seria amenaza para la salud física y no aumenta sus posibilidades de desarrollar cáncer u otras condiciones relacionadas con el intestino.

La vida cotidiana

El síndrome del intestino irritable es un problema permanente, que puede disminuir o aumentar, según el estilo de vida del paciente. No se resuelve con cirugía, pero no acorta la vida de quien lo padece.

Preguntas para el médico

¿Qué medicamentos se ofrecen para tratar el SII y cuáles son sus efectos secundarios?

¿Qué es un diario de alimentos y cómo ayuda su seguimiento a diagnosticar o manejar el colon irritable?

¿Está el SII vinculado a otras alteraciones de la salud?

Datos para recordar

El síndrome de colon irritable se caracteriza por dolor abdominal, hinchazón y estreñimiento alternado con diarrea. La causa es desconocida, pero los factores ambientales, como cambios de rutina, estrés emocional, infecciones y dieta, pueden desencadenar un brote.
Las opciones de tratamiento incluyen cambios en la dieta durante un período de tiempo, así como el consumo de laxantes o antidiarreicos y antiespasmódicos.


Te podría interesar

Publicidad