Celulitis

La celulitis es una de las enfermedades más frecuentes en las mujeres. Analizamos los diferentes tipos que existen y cuáles son sus causas y tratamientos.

Los adipocitos son las células grasas que se acumulan en la capa más profunda de la piel. Pues bien, cuando aumentan su tamaño, dan lugar a la acumulación de grasa localizada, lo que se conoce con el nombre de celulitis. Generalmente, se relaciona con motivos estéticos, aunque lo cierto es que también puede dar lugar a un problema de salud.

Se trata de una enfermedad que afecta mayoritariamente a las mujeres, en nada más y nada menos que un 98% de los casos. Hay numerosos factores que pueden dar lugar a la piel de naranja: hormonas, genética, estrés, dieta desequilibrada…

¿Qué es?

La celulitis es una enfermedad del metabolismo que afecta en mayor medida a las mujeres. Se caracteriza por cambios tanto a nivel funcional como fisiológico del tejido fibroso, generalmente acompañados de trastornos que afectan a la circulación y de la deformación de las células adiposas.

La celulitis se desarrolla en un total de cinco etapas hasta dar lugar a la conocida piel de naranja.

  1. En primer lugar, la microcirculación de determinadas zonas del cuerpo se vuelve más lenta, lo cual provoca que los vasos sanguíneos se dilaten.
  2. A continuación, a consecuencia de la vasodilatación, los vasos venosos y linfáticos se vuelven permeables, permitiendo la salida de líquido al medio exterior.
  3. En la tercera etapa, el líquido gana espesor, de manera que el intercambio de nutrientes entre las células grasas y los vasos se vuelve más complicado. Así, las células adiposas aumentan su tamaño ya que son incapaces de deshacerse de los residuos acumulados en las mismas.
  4. Se desarrolla una fibrosis; las células grasas y los vasos venosos y linfáticos se encierran en una red, de forma que el intercambio de nutrientes entre células se vuelve aún más complejo.
  5. A medida que la fibrosis avanza, se crean nódulos de gran tamaño, dando así lugar a la piel de naranja.

¿Qué tipo de celulitis existen?

Existen diferentes tipos de celulitis, cada una de ellas con sus propias características y efectos tanto en el organismo como en la piel. Es importante determinar el tipo de celulitis de que se trata con el objetivo de establecer el tratamiento más adecuado.

Zona a la que afecta

Una de las clasificaciones más habituales que se hace en torno a esta afección tiene que ver con la zona del cuerpo en la que se desarrolla.

  • Generalizada: es el tipo de celulitis más infrecuente, que afecta únicamente a aquellas mujeres con problemas de obesidad y/o que presentan un plan de alimentación desequilibrado. Se presentan hoyuelos en un amplio abanico de zonas corporales como los glúteos, el abdomen, las caderas y los muslos. Se da especialmente en mujeres jóvenes.
  • Localizada: se conoce como celulitis localizada a la acumulación de tejido adiposo en una determinada zona del cuerpo, especialmente el abdomen, los glúteos y los brazos. Más allá de una cuestión estética, este tipo de celulitis genera dolores y sensación de pesadez a aquellas personas que la sufren.

Grado de celulitis

Otra de las clasificaciones más habituales de esta afección es el grado de la lesión.

  • Celulitis edematosa: se localiza en las piernas y se desarrolla a causa de la retención de líquidos. No supone ningún problema estético ya que únicamente se aprecia cuando se comprime la piel. Es habitual entre mujeres jóvenes.
  • Celulitis blanda: se da en aquellas personas que llevan un ritmo de vida sedentario, que apenas realizan algún tipo de actividad física. Los síntomas que caracterizan a este tipo de celulitis son: piel de naranja, mareos, insomnio y cansancio.
  • Celulitis dura: es el tipo más grave y visible, que se caracteriza por el desarrollo de tejido muy fibroso alrededor de máculas de grasa a causa de la falta de oxigenación de la piel y/o ausencia de determinados nutrientes por una alimentación pobre. Además de un problema estético, también resulta una afección muy dolorosa.

Causas de la celulitis

Causas de la celulitis

A continuación explicamos de manera detallada cuáles son las principales causas de la celulitis.

Genética

El factor hereditario es una de las causas más frecuentes de esta afección. La genética guarda cierta relación con la obesidad, por lo que es importante que aquellas personas con antecedentes familiares de obesidad y/o celulitis, lleven a cabo una dieta sana y equilibrada.

Vida sedentaria

La falta de ejercicio físico es otra de las causas por las que suele aparecer la celulitis en un gran número de personas, especialmente mujeres. Hay que tener en cuenta que realizar ejercicio con frecuencia activa la circulación de la sangre, así como el metabolismo de las células grasas del organismo.

Estrés

El estrés puede generar dificultad en la circulación sanguínea, lo cual favorece el desarrollo de celulitis. Por lo tanto, es recomendable que, en la medida de lo posible, se lleve un estilo de vida saludable.

Alimentación inadecuada

Un estilo de vida no saludable, con una dieta rica en calorías y grasas saturadas, es uno de los grandes responsables de la celulitis. Lo ideal es tener una alimentación sana y equilibrada, con dos o tres porciones de fruta y/o verduras diarias, así como un consumo rico en pescados y cereales integrales. También es conveniente vigilar el exceso de sodio, porque esta condición genera retención de líquidos.

Hormonas

En muchos casos, la aparición de celulitis guarda relación con altos niveles de estrógenos; una situación que genera una gran retención de líquidos en el organismo. Es muy frecuente en mujeres embarazadas o con la menopausia.

Síntomas

Es importante diagnosticar la celulitis en sus etapas iniciales, por lo que es esencial prestar especial atención a los síntomas de esta afección. En ocasiones, la piel de naranja da lugar a fiebre, así como una gran sensibilidad en la zona. También es habitual que la zona afectada por la piel de naranja presente hoyuelos e incluso hinchazón; la aparición de manchas rojas y ampollas se da en algunos casos.

Consejos para evitar la celulitis

Hay una serie de tips que merece la pena tener en cuenta ya que ayudan de forma notable a evitar la celulitis.

  • El tabaco es uno de los peores enemigos de la salud. Por lo tanto, un buen consejo como media preventiva es dejar de fumar.
  • También es recomendable evitar los alimentos altos en grasas y con un alto contenido en sal.
  • Por supuesto, realizar ejercicio físico con frecuencia también es muy importante.
  • Llevar un estilo de vida saludable resulta aconsejable, minimizando el estrés.

Tratamientos para la celulitis

Tratamientos de la celulitis

De la misma manera que ocurre con cualquier otra afección médica, el tratamiento de la celulitis depende en gran medida de su causa, así como el grado en el que la piel de naranja haya afectado al organismo. Estos son algunos de los tratamientos estéticos más demandados en la actualidad.

  • Mesoterapia: este tratamiento consiste en la inyección de pequeñas dosis de sustancias naturales en la primera capa de la dermis. Generalmente, las sustancias que se inyectan son personalizadas para cada paciente; ayudan en gran medida a eliminar las toxinas acumuladas, así como el exceso de grasas. Además, la mesoterapia es muy útil para activar la circulación sanguínea.
  • Presoterapia: un tratamiento estético en el que se hace uso de la presión del aire para llevar a cabo un drenaje linfático. Se cubren las zonas a tratar con una funda, la cual se llena de aire mediante un compresor. De esta manera, se activa la circulación linfática para eliminar toxinas y grasas acumuladas.
  • Cavitación: otro de los tratamientos más habituales para combatir la celulitis. Consiste en la generación de microburbujas de aire en el interior del tejido graso. Estas microburbujas consiguen romper las células de grasas, las cuales son eliminadas posteriormente por el sistema linfático.

¿Las cremas pata combatir la celulitis realmente funcionan?

Actualmente, podemos ver cientos de anuncios publicitarios tanto en revistas como en la televisión, de cremas para la celulitis que prometen acabar con la piel de naranja en apenas unos días o semanas.

Pues bien, lo cierto es que no existe en el mercado ninguna crema anticelulítica que sea capaz por sí misma de obtener buenos resultados a largo plazo. El mejor tratamiento para acabar con esta afección es llevar a cabo unos hábitos de vida saludables, con una dieta sana y equilibrada y la práctica de ejercicio físico. Una vez este punto claro, sí es verdad que las cremas para combatir la celulitis pueden resultar de gran ayuda a modo de complemento.

Remedios caseros contra la celulitis

Remedios caseros contra la celulitis

Son muchísimas las mujeres que sufren celulitis, y que desean luchar contra ella. Si la afección se encuentra en su fase inicial, existen una gran selección de remedios caseros, elaborados con ingredientes 100% naturales, que pueden resultarte de gran ayuda para luchar contra la piel de naranja.

Vinagre de manzana

Es uno de los remedios naturales más populares para combatir la celulitis ya que el vinagre de manzana ayuda en gran medida a minimizar la apariencia de la piel de naranja.

Es muy sencillo tanto de preparar como de aplicar. Simplemente tienes que mezclar una cucharada de vinagre de manzana con una taza de agua; puedes agregar media cucharadita de miel para endulzar el remedio. Lo ideal es tomar esta bebida cada mañana en ayunas.

Miel

La miel es un ingrediente natural muy efectivo para reducir la apariencia de celulitis; además, mejora la circulación.

Sólo tienes que aplicar una capa muy fina de piel en aquellas zonas afectadas por la piel de naranja, haciendo una ligera presión con la yema de los dedos y suaves movimientos circulares. Luego, aclara con abundante agua tibia. Lo mejor es repetir este proceso a diario; en aproximadamente un mes se comienzan a notar los resultados.

Café y azúcar

Utilizando el café y el azúcar como ingredientes principales, puedes elaborar un exfoliante casero muy efectivo para combatir la retención de líquidos y acelerar la quema de grasas en el organismo.

Para prepararlo debes mezclar media taza de café molido con una cucharada de azúcar. Una vez tengas tu exfoliante casero, aplícalo en las zonas del cuerpo afectadas por la celulitis, haciendo suaves movimientos circulares. Deja que actúe durante unos minutos y enjuaga con abundante agua tibia.

Aceite, manzana y limón

Esta crema casera a base de aceite de oliva, manzana y limón hidrata la piel en profundidad. La manzana es un ingrediente desintoxicante, que ayuda a eliminar las toxinas del organismo.

Para preparar el remedio sólo tienes que mezclar los ingredientes; puedes hacerlo en una licuadora para que queden mejor integrados. Luego, aplica la crema a diario en la zona afectada por la celulitis.

Cepillo en seco

Uno de los remedios caseros más sencillos y que mejor funcionan para combatir la celulitis. Cepillar la zona afectada por la piel de naranja con un cepillo en seco ayuda a mejorar la circulación sanguínea, al mismo tiempo que favorece la eliminación de toxinas del organismo. También actúa a modo de exfoliante natural, eliminando las células muertas acumuladas; de esta manera, la piel puede oxigenarse adecuadamente.

Debes realizar este remedio justo antes de ducharte, realizando movimientos circulares suaves para que no se irrite la piel. Lo mejor es utilizar un cepillo que tenga cerdas 100% naturales, no sintéticas.

Artículos relacionados


Deja un comentario