Cefalea

Toda la información relativa a la cefalea, uno de los motivos más frecuentes de consulta médica. Explicamos qué tipos existen, cuáles son sus causas, sus síntomas y el tratamiento. Además, añadimos una serie de remedios caseros para paliar los síntomas.

La cefalea es una de las afecciones más habituales entre los adultos. Se trata de una condición que en muchos casos interfiere con la vida tanto personal como social y profesional de quienes la padecen; no obstante, en muy pocos casos implica un trastorno grave de salud. La gran mayoría de cefaleas se superan sin ningún problema ya que los tratamientos, tanto médicos como naturales, son muy efectivos.

Son precisamente los dolores de cabeza una de las principales causas de visita médica, según datos ofrecidos por la Organización Mundial de la Salud. Sus causas son muy diversas; desde el estrés hasta la genética o un traumatismo craneal.

Tipos de cefalea

Tipos de cefalea

Los tipos de cefalea se clasifican en dos grandes grupos.

Cefaleas primarias

En los siguientes puntos explicamos los diferentes tipos de cefaleas primarias que existen.

  • Migraña: la migraña es un trastorno que en la gran mayoría de los casos tiene base hereditaria. Se caracteriza porque tienen lugar una serie de episodios de dolor de cabeza recurrentes, los cuales pueden darse sólo en una parte de la cabeza, o en la totalidad de la misma; los pacientes experimentan un dolor pulsátil, en ocasiones acompañado de náuseas, fotofobia y fonofobia. El mejor tratamiento para este tipo de cefalea es el reposo.
  • Tensional: se trata de un dolor de cabeza relativamente fácil de diagnosticar ya que se localiza en la frente; en algunas ocasiones puede alcanzar la región cervical, aunque no es lo más habitual. El dolor es de intensidad moderada y se prolonga durante toda la jornada. Se trata del tipo de cefalea más común, que se da en cerca del 80% de los casos. El estrés y la ansiedad son dos de los principales factores desencadenantes.
  • Crónica diaria: se define como tal a un conjunto de cefaleas que, tal y como su propio nombre indica, se presentan a diario; la situación puede prolongarse hasta tres y cuatro meses. En un alto porcentaje de casos, los pacientes sufren este tipo de cefalea primaria tras un consumo excesivo de analgésivos para tratar de paliar la cefalea tensional.
  • En racimos: un dolor de cabeza muy especial porque se presenta de forma conjunta durante unos días al año. Se da habitualmente en hombres de 30 años, aunque puede presentarse a cualquier edad y en ambos géneros. La cefalea en racimos de manera crónica es el tipo más grave de todos; los pacientes sufren dolores de cabeza de manera ininterrumpida durante más de un año.
  • Epicraneal: se define por un dolor muy similar al de una punzada que se registra en una zona concreta del cuero cabelludo.
  • Hípnica: se conoce como tal al tipo de cefalea que se produce únicamente durante el sueño, de manera que éste se ve interrumpido. Afecta de forma notable a la calidad de vida de los pacientes.

Cefaleas secundarias

  • Traumatismo: son las más frecuentes de todas, y surgen tras un determinado traumatismo craneal o cervical. Generalmente, además del dolor de cabeza se presentan otros síntomas como mareos o sensación de hormigueo en las extremidades.
  • Infección: tal y como su propio nombre indica, es un tipo de cefalea que se da por una infección, como por ejemplo la gripe.
  • Trastorno psiquiátrico: otro de los tipos de cefaleas secundarias es el que responde a un determinado trastorno psiquiátrico como la depresión o la ansiedad.

Causas de la cefalea

A continuación señalamos cuáles son las causas que más frecuentemente dan lugar al dolor de cabeza.

  • Genética: lo cierto es que un porcentaje muy alto de las personas que padecen migraña tienen antecedentes familiares con la misma condición.
  • Edad: aunque la migraña puede darse en la infancia, no es lo más habitual. Se presenta generalmente a partir de la pubertad; debido a los grandes cambios hormonales que sufren las mujeres durante esta etapa, la incidencia entre ellas es mayor.
  • Estrés: algunos expertos aseguran que el estrés es la principal enfermedad del Siglo XXI. Pues bien, es un gran desencadenante del dolor de cabeza.
  • Alimentación: una dieta rica en comida basura, tales como salchichas o hamburguesas, también puede generar dolor de cabeza intenso.
  • Sueño: descansar correctamente es esencial para gozar de una gran calidad de vida. Así, dormir poco es otra de las causas de esta condición; es esencial descansar ocho horas diarias para cuidar tanto la salud física como mental.

Más allá de las causas de la cefalea, existen una serie de factores de riesgo que merece la pena valorar. En primer lugar, la edad; tal y como hemos señalado, esta condición se da con mayor frecuencia en adultos que en niños. En segundo lugar, el género; las cefaleas tienen mayor incidencia entre las mujeres. Y, en tercer y último lugar, la obesidad es otro factor desencadenante.

También te puede interesar:  Edema cerebral

Síntomas de la cefalea

Síntomas de la cefalea

Los síntomas del dolor de cabeza varían de forma notable entre unos pacientes y otros; hay quienes lo sufren de manera generalizada, mientras que en otros casos se localiza en una determinada zona de la cabeza. También varía la intensidad del dolor; hay pacientes que sufren dolores de cabeza muy intensos, los cuales les obligan a permanecer en cama y suspender sus actividades diarias.

En la gran mayoría de los casos, los episodios de cefalea se dan entre una y cuatro veces al mes, cada uno de los cuales no suele tener una duración superior a las tres horas; no obstante, se han dado casos de pacientes con cefaleas que se han prolongado hasta tres días.

El tipo de dolor causado por la cefalea se puede dividir en los siguientes grupos; es información muy útil a la hora de acudir al médico y explicar los síntomas.

  • Eléctrico: se conoce como tal a aquel que se siente como un calambre. En los picos de mayor intensidad, el dolor es tal que el paciente no puede permanecer con los ojos abiertos.
  • Terebrante: es uno de los más dolorosos e incómodos de todos ya que se siente como si un taladro atravesase la cabeza,
  • Pulsátil: generalmente se localiza en una determinada zona de la cabeza, y se siente como un latido.
  • Opresivo: es el tipo de dolor que se siente como un casco presionando la totalidad de la cabeza.
  • Explosivo: el dolor más intenso de todos, el cual afecta a la totalidad de la cabeza y da la sensación de que ésta vaya a explotar en cualquier momento.

Hay algunas señales de alerta que requieren de atención médica inmediata: alteraciones en la visión, tales como luces brillantes o visión doble, sensación de hormigueo en la sextremidades, rigidez en la nuca y/o fiebre.

Diagnóstico y tratamiento

Si la cefalea se presenta de manera recurrente y/o muy intensa, es recomendable acudir al médico. Este realizará una serie de preguntas en relación a los síntomas: tipo de dolor, localización del mismo y tiempo de evolución, factores desencadenantes y síntomas asociados al propio dolor de cabeza. Tal y como hemos señalado, la genética es una de las causas principales de la cefalea, por lo que el médico también preguntará acerca de los antecedentes familiares.

Una vez establecido el diagnóstico, el médico valorará el mejor tratamiento para cada tipo de cefalea. Para paliar el dolor prescibirá analgésicos antiinflamatorios, los cuales no es recomendable tomar por más de dos veces a la semana. En aquellos pacientes cuyo dolor de cabeza se dé más de dos o tres veces por semana, el médico prescibirá un tratamiento preventivo con la toma de antidepresivos.

Consejos para prevenir la cefalea

Existen algunos tips muy útiles para prevenir en la medida de lo posible la cefalea; o, al menos si esta condición se desencadena que lo haga con baja intensidad y dolor leve.

  • Ritmo de vida ordenado: tal y como hemos señalado, el estrés es uno de los principales desencadenantes de la cefalea. Por lo tanto, es importante llevar una vida ordenada en todos los ámbitos; social, profesional y personal.
  • Alimentación saludable: hay que evitar el consumo de grasas, y aportar por las frutas y las verduras de temporada; este tipo de alimentos aportan nutrientes esenciales para el buen funcionamiento del organismo.
  • Ejercicio físico: por supuesto, realizar ejercicio físico con frecuencia es clave para evitar la cefalea. No tiene por qué ser de alta intensidad; basta con nadar o caminar entre 15 y 30 minutos diarios.
  • Alcohol y tabaco: el alcohol y tabaco son muy perjudiciales para la salud del organismo y, además, favorecen de manera notable la cefalea.

Remedios caseros para la migraña y la cefalea

Remedios caseros para la migraña y la cefalea

A continuación señalamos algunos de los mejores remedios caseros para tratar esta afección.

Jengibre

La raíz de jengibre es uno de los ingredientes naturales con mayor número de propiedades y beneficios para la salud. En el caso de la migraña, tiene propiedades antiinflamatorias y analgésicas, de forma que ayuda a paliar el dolor.

Para aplicar este remedio símplemente tienes que preparar una infusión de raíz de jengibre. Una vez lista la bebida, puedes tomarla dando pequeños sorbos; o, empapar una compresa de algodón en ella y aplicar sobre la zona dolorida.

Hierbabuena

Un remedio casero muy popular y efectivo para tratar cualquier tipo de cefalea; la hierbabuena tiene grandes propiedades analgésicas y calmantes.

Basta con preparar una infusión de hierbabuena; la cantidad ideal es de cuatro hojas de la planta por cada taza de agua caliente.

Manzanilla

La manzanilla se viene utilizando desde tiempos antiguos para combatir la migraña, y prácticamente cualquier tipo de cefalea.

Sólo tienes que preparar una infusión con tres cucharadas de manzanilla seca por cada medio litro de agua. Una vez esté lista, agrega unas gotas de limón y toma poco a poco.


Te podría interesar

Publicidad