Trucos para cuidar la piel en invierno

15 trucos para cuidar la piel en invierno

El invierno es una época especialmente delicada para la piel ya que debido al frío tiende a resecarse en exceso. Algunas determinadas zonas como los labios se agrietan, e incluso pueden aparecer heridas y otras afecciones.

Es por ello que merece la pena conocer una serie de trucos para cuidar la piel en invierno y darle ese cuidado extra que necesita.

Índice
  1. 15 mandamientos para cuidar la piel en invierno
    1. 1. No a las duchas demasiado calientes
    2. 2. Evitar los cambios bruscos de temperaturas
    3. 3. ¿Fotoprotección en invierno? ¡Si!
    4. 4. Los mejores ingredientes de las cremas hidratantes
    5. 5. Proteger los labios
    6. 6. No al alcohol y tabaco
    7. 7. No a los tejidos demasiado ajustados
    8. 8. Limpieza facial
    9. 9. Cuidar las manos
    10. 10. Sí a un estilo de vida tranquilo y relajado
    11. 11. Alimentación saludable
    12. 12. Hidratación
    13. 13. Descansar bien
    14. 14. Cuidar los pies
    15. 15. Exfoliación
  2. Las mejores mascarillas para cuidar la piel en invierno
    1. Aguacate y aceite de oliva
    2. Papaya y aceite de oliva
    3. Manzana y aceite de oliva
    4. Avena y huevo
    5. Conclusión

15 mandamientos para cuidar la piel en invierno

15 mandamientos para cuidar la piel en invierno

Las frías temperaturas propias del invierno no son las mejores aliadas para el cuidado de la piel. Si no se prestan los cuidados necesarios, esta puede tener un aspecto seco, apagado y sensible.

1. No a las duchas demasiado calientes

Aunque pocas cosas apetecen más en los fríos días de invierno que tomar una ducha bien caliente nada más llegar a casa, no es lo más recomendable. Y es que el agua a una temperatura demasiado elevada aumenta los niveles de pH de la piel, de modo que esta tiende a deshidratarse con más facilidad. Lo mejor es apostar por las duchas cortas con agua templada.

2. Evitar los cambios bruscos de temperaturas

Otro aspecto a tener en cuenta para cuidar la piel en invierno consiste en evitar en la medida de lo posible los cambios bruscos de temperaturas. Lo ideal es que la calefacción no supere los 21-22 ºC.

3. ¿Fotoprotección en invierno? ¡Si!

Se tiende a pensar que las cremas con factor de protección solar sólo se deben utilizar en verano. Pero nada más lejos de la realidad. Este tipo de cremas también son aptas para el invierno, y se deben aplicar en todas las zonas corporales que se encuentren expuestas, como las manos, el rostro y los labios.

4. Los mejores ingredientes de las cremas hidratantes

Por supuesto, cuidar la piel tanto del rostro como del cuerpo en invierno pasa por escoger adecuadamente la crema hidratante. Hay que tener en cuenta tanto el tipo de piel como sus necesidades durante esta época del año.

Pues bien, teniendo en cuenta que necesita un extra tanto de hidratación como de nutrición, lo mejor es optar por una crema con ácido hialurónico o manteca de karité. La niacinamida es otro ingrediente interesante ya que evita en gran medida la irritación y refuerza la barrera protectora de la piel.

5. Proteger los labios

Los labios son una de las zonas que más sufren a causa del frío. Para sentirlos menos tirantes lo mejor es mojarlos de manera constante. Además, se debe aplicar un buen bálsamo labial que cuente con componentes humectantes e hidratantes.

6. No al alcohol y tabaco

Tanto el alcohol como el tabaco son dos de los grandes enemigos de la piel. Generan una gran cantidad de radicales libres que favorecen su envejecimiento prematuro. Además, el alcohol empeora de manera notable la dilatación capilar facial.

7. No a los tejidos demasiado ajustados

A la hora de vestir, mejor huir de las prendas demasiado ajustadas. El frío y la fricción de la ropa ceñida pueden provocar que la piel se irrite. Lo mejor es optar por tejidos naturales que sean un poco holgados para que la piel pueda transpirar de manera adecuada.

8. Limpieza facial

Limpieza facial en invierno

Del mismo modo que en cualquier otra época del año, la limpieza facial tiene una gran importancia para lucir una piel cuidada y saludable. Se debe limpiar la piel del rostro dos veces al día, por la mañana y por la noche.

Existe una falsa creencia que señala que sólo es necesario limpiar la piel del rostro si se ha maquillado durante el día. Pero nada más lejos de la realidad. De manera constante está expuesta a radicales libres, como la polución, que la ensucian y obstruyen los poros.

9. Cuidar las manos

Del mismo modo que los labios, las manos también sufren por las bajas temperaturas del invierno. Lo más recomendable es evitar los jabones que contengan demasiados químicos ya que pueden irritar las manos.

Un buen truco para cuidarlas es aplicar una buena crema hidratante de manos justo antes de dormir y cubrirlas con guantes de algodón durante toda la noche. Un remedio casero muy sencillo pero que aporta unos resultados fantásticos.

10. Sí a un estilo de vida tranquilo y relajado

Por supuesto, hay que tener en cuenta que para que la piel luzca radiante nada mejor que llevar un estilo de vida lo más tranquilo y relajado posible. Se trata de decir adiós al estrés de una vez por todas y dar la bienvenida a un estado de bienestar.

11. Alimentación saludable

Alimentación saludable para cuidarse en invierno

La alimentación juega un papel esencial en el aspecto y la salud de la piel. Durante el invierno es especialmente importante seguir una dieta variada, rica tanto en frutas como en verduras. Las hortalizas, cereales y legumbres también son alimentos muy recomendados durante esta época del año.

Lo más importante es proporcionar al organismo la cantidad de vitaminas y antioxidantes que necesita para mejorar los mecanismos de defensa naturales y disminuir los daños sobre la piel.

12. Hidratación

Una hidratación adecuada es esencial tanto para que el organismo funcione correctamente como para lucir una piel resplandeciente. Se recomienda consumir entre dos y dos litros y medio de agua diarios. En invierno, debido a las bajas temperaturas, se puede sustituir el agua por infusiones naturales y zumos orgánicos.

13. Descansar bien

Descansar correctamente es uno de los factores que más influyen en el aspecto de la piel. Lo ideal es conseguir una buena higiene del sueño y dormir entre siete y nueve horas a diario.

14. Cuidar los pies

Los pies son otra de las zonas del cuerpo que más hay que cuidar con la llegada de las bajas temperaturas. Se aconseja apostar por una crema hidratante específica para pies y aplicarla masajeando tanto la planta como los dedos. Dicho masaje mejora la absorción del producto y, además, activa la circulación sanguínea. De este modo los pies no están tan fríos.

15. Exfoliación

Y, por último, resaltar la importancia de una buena exfoliación para eliminar las células muertas y toxinas acumuladas en la piel. Durante el invierno se recomienda realizarla una vez por semana para no resecar la piel en exceso.

Las mejores mascarillas para cuidar la piel en invierno

Las mejores mascarillas para cuidar la piel en invierno

Teniendo en cuenta que la piel tiende a resecarse en invierno, hay una serie de mascarillas caseras, elaboradas con ingredientes 100% naturales, que funcionan de maravilla. Proporcionan un extra tanto de nutrición e hidratación, dándole a la piel un aspecto radiante.

Se elaboran con ingredientes orgánicos, de modo que gracias a ellas se pueden obtener grandes beneficios en el aspecto de la piel tanto a corto como a largo plazo.

Aguacate y aceite de oliva

Tanto el aguacate como el aceite de oliva son dos ingredientes naturales con propiedades hidratantes. Además, el primero de ellos es rico en antioxidantes, por lo que evita el envejecimiento prematuro de la piel.

Elaborar esta mascarilla es muy sencillo. Tan sólo hay que aplastar la pulpa del aguacate con ayuda de un tenedor y añadir varias gotas de aceite de oliva. Una vez lista, se aplica sobre el rostro con suaves masajes circulares. Se recomienda hacer una ligera presión con las yemas de los dedos para que penetre mejor el producto.

Luego, se deja actuar durante unos minutos y se retira con abundante agua tibia. Por último, se seca la piel con una toalla de algodón dando suaves toquecitos, sin frotar.

Papaya y aceite de oliva

Otra de las mejores mascarillas caseras para cuidar la piel en invierno. Durante esta época del año la piel es más sensible al daño de los rayos UV. Pues bien, este remedio es fantástico para fortalecer la barrera natural.

Para preparar la mascarilla tan sólo hay que trocear una papaya e introducir los trozos en el vaso de la batidora junto con unas gotas de aceite de oliva. Se baten ambos ingredientes hasta que queden bien mezclados, formando una pasta untuosa.

Una vez lista, se aplica sobre la piel del rostro y se deja actuar durante 15 minutos. Una vez transcurrido el tiempo, se retira aclarando el rostro con abundante agua tibia.

Manzana y aceite de oliva

Mascarilla de manzana y aceite de oliva

La manzana es uno de los ingredientes naturales más valorados en el mundo de la cosmética ya que ayuda a rejuvenecer la piel. Esta mascarilla casera proporciona una gran hidratación y, además, minimiza los signos de la edad.

Para su preparación, lo primero es poner a cocer la manzana. A continuación, se retira la piel, se pone en un recipiente y se machaca con un mortero. Luego, se añaden un par de cucharadas de aceite de oliva y una cucharada de miel. Se mezclan todos los ingredientes hasta obtener una masa uniforme y sin grumos.

Se aplica la mascarilla sobre la piel del rostro y se deja actuar durante 30 minutos. Cuando haya pasado el tiempo, se retira aclarando con abundante agua tibia.

Avena y huevo

Esta es una mascarilla casera estupenda para las pieles resecas y tirantes. Además de proporcionar un extra de hidratación, fortalece la barrera natural de la piel.

Para prepararla, tan sólo hay que mezclar cinco cucharadas de avena, la yema de un huevo y una cucharada de miel. Todos los ingredientes deben quedar bien mezclados e integrados unos con otros.

Luego, se aplica sobre el rostro y se deja actuar durante 20 minutos aproximadamente. Por último, se aclara con agua tibia.

Conclusión

La piel en invierno necesita una serie de cuidados extra ya que son muchos los factores que le perjudican: cambios bruscos de temperatura, polución, frío, etc. Es por ello por lo que merece la pena introducir las pautas señaladas en la rutina diaria y, además, aplicar una o dos veces por semana las mascarillas caseras para el cuidado de la piel.

También te puede interesar...

Usamos cookies propias y de 3º para ofrecerte mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando asumiremos que estás de acuerdo. Leer más