Parálisis del sueño

Los trastornos del sueño son una afección tanto física como psicológica que afectan los ciclos de sueño y la capacidad  de un individuo para dormir lo necesario. Estos trastornos pueden dañar la salud física de una persona, provocar cambios de humor, irritabilidad, aumento de peso, accidentes, deterioro del desempeño laboral o escolar, problemas de memoria y problemas para interrelacionarse.

Hay diferentes tipos de trastornos que afectan de manera diferente a un sujeto. El insomnio, es uno de los trastornos de sueño más frecuentes en la población a nivel mundial. Uno de los trastornos del sueño menos frecuente a nivel de la población mundial es la parálisis del sueño, sobre la cual profundizaremos en este artículo.

¿Qué es la parálisis del sueño?

La parálisis del sueño es un tipo de parasomnia. La parasomnia es un trastorno del sueño que da lugar a que el individuo sea partícipe de una serie de eventos indeseables y atemorizantes que pueden aparecer en diferentes fases del sueño o entre la transición sueño-vigilia.

La parálisis del sueño hace que el sujeto sea incapaz de ejercer movilidad en su cuerpo, ya sea al quedarse dormido (forma hipnagógicas o predormital) o al despertar del sueño (forma hipnopómpico o postdormital).

Causas de la parálisis del sueño

Mientras dormimos el cerebro nos ”desconecta’’ de nuestro cuerpo y hace que nuestros músculos se relajen (atonía muscular), en algunas ocasiones, cuando despertamos de forma repentina el cerebro puede no reconocer este acto y por ende no manda respuestas que avisen al cuerpo que el mismo está despierto; esta es una de las causas por las que ocurre la parálisis de sueño.

Un episodio de parálisis ocurre cuando entre la transición sueño-vigilia el sujeto se encuentra consciente pero a causa de que los músculos se encuentran relajados -porque aún no ha finalizado la etapa de sueño REM-, este no puede hablar, tampoco mover sus extremidades, cuerpo o cabeza.

Según livescience ”Hay varias cosas que pueden provocar episodios de parálisis del sueño. Por ejemplo: la privación del sueño, algunos medicamentos y algunos trastornos del sueño, como la apnea del sueño son algunos factores desencadenantes. Además, la parálisis del sueño se ve comúnmente en pacientes con narcolepsia, dijo el Dr. Shelby Harris, director de Medicina del Comportamiento del Sueño en el Sistema de Salud de Montefiore en el Bronx, Nueva York.”

Rara vez  la parálisis del sueño es relacionada con problemas psiquiátricos subyacentes profundos. Según estudios, cerca del 45% de las personas lo padece, algunos de forma más frecuente y otros menos.

Síntomas de la parálisis del sueño

Síntomas de la parálisis del sueño

Los episodios de parálisis del sueño generalmente pueden durar segundos o minutos y pueden terminar cuando alguien lo toca o le habla. También pueden terminar por su propia voluntad, haciendo un intenso esfuerzo para mover sus extremidades o alguna parte de su cuerpo.

Al padecer este tipo de parálisis el sujeto puede sentirse ansioso y atemorizado por no tener la fuerza suficiente para controlar su cuerpo y en algunas ocasiones también puede tener alucinaciones.

También te puede interesar:  Los 10 mejores libros de autoayuda y superación personal

Los síntomas que más experimentan quienes padecen esta parálisis son:

  • incapacidad para mover el cuerpo cuando se está quedando dormido o al despertar
  • estar conscientemente despierto en los episodios pero no poder hablar
  • alucinaciones
  • dificultad para respirar
  • sentimientos de muerte
  • transpiración
  • dolores de cabeza, dolores musculares y paranoia
  • sensación de asfixia o de estrangulamiento
  • sensación de una presencia extraña, maligna y voces en la habitación
  • sensación de que le toman de los pies o las manos
  • aumento del ritmo cardíaco y sensación de presión en el pecho
  • ansiedad
  • sensación de miedo

Parálisis del sueño y su relación con la narcolepsia

La narcolepsia es un trastorno neurológico que afecta el control del sueño y la vigilia. Este trastorno del sueño causa una somnolencia diurna excesiva e incontrolable y episodios repentinos de quedarse dormido durante el día. El mismo es causado por una disfunción del mecanismo cerebral que controla el ciclo sueño-vigilia.

Algunos científicos creen que la narcolepsia puede deberse a una deficiencia en la producción de una sustancia química llamada hipocretina en el cerebro. Si tiene narcolepsia, se pueden tener “ataques de sueño” en medio de una conversación, en el trabajo o incluso conduciendo.

Uno de los síntomas frecuentes de la narcolepsia consiste en la pérdida repentina del tono muscular que conduce a sentimientos de debilidad y una pérdida de control muscular voluntario, esta pérdida de control muscular es llamada parálisis del sueño.

Se ha encontrado una directa relación entre la narcolepsia y la parálisis del sueño, considerándose esta última como un síntoma de la anterior. Cuando un individuo con narcolepsia presenta episodios de parálisis del sueño, experimenta dificultades temporales para moverse o hablar mientras se duerme o se despierta. Al finalizar los episodios, las personas recuperan rápidamente su capacidad para moverse y hablar.

¿Cuándo debo consultar con un especialista?

Se debe consultar con un especialista si los síntomas lo dejan muy cansado durante el día y persisten durante la noche por varios días. También es recomendable consultar con un especialista si los síntomas ademas de persistir generan alteraciones en el ritmo de vida o en el manejo de su vida cotidiana, cambios de humor, irritabilidad, miedo constante de que vuelva a sucederle un episodio igual o comienza a padecer otros trastornos del sueño -como el insomnio-.

Tratamiento de la parálisis del sueño

Para la mayoría de las personas no existe un tratamiento específico para la parálisis del sueño. La clave es la prevención y el tratamiento de las causas subyacentes.

Algunas de las recomendaciones para ayudar a disminuir los episodios de parálisis del sueño son:

  • Reducir el estrés y mejorar los hábitos de sueño (dormir lo suficiente).
  • El uso de medicación antidepresiva si se prescribe, puede ayudar a regular los ciclos de sueño.
  • Llevar a cabo con un especialista estudios del sueño durante la noche o durante el día para asegurarse de que no tiene otro trastorno del sueño.
  • No beber alcohol, ni consumir cafeína durante la noche.
  • Relajarse con un baño de inmersión o hacer ejercicio durante el día.
Parálisis del sueño
Valore este artículo


Te podría interesar

Publicidad