4 mascarillas caseras para reparar el cabello dañado

Un cabello sano y brillante es sinónimo de belleza. El uso continuado de productos agresivos como secadores, rizadores o productos químicos produce cabellos dañados.

Una de las mejores soluciones que podemos ofrecer para recuperar la belleza natural de nuestro cabello y reparar el cabello dañado y quebrado es el uso de mascarillas caseras. Existen diferentes tipos de mascarilla para solucionar diferentes problemas capilares. De esta manera, solucionaremos el encrespamiento, la sequedad o la falta de volumen.

A continuación, vamos a ofrecer cuatro soluciones caseras, cómodas y sencillas de utilizar para que recuperemos la belleza natural de nuestro pelo.

Mascarillas para reparar el cabello dañado

Te sugerimos probar las distintas mascarillas para descubrir cuál es la que mejor te funciona personalmente. Recuerda que como sucede en cualquier tratamiento de belleza, la constancia es clave y tendrás que aplicarlo regularmente para que los resultados se mantengan en el tiempo, aunque desde el principio notarás que ese cabello quebrado y maltratado va recuperando su brillo y vitalidad. Además, estos tratamientos son 100% naturales por lo que no tendrás ningún efecto adverso.

Mascarilla para nutrir el pelo

Mascarilla para nutrir el pelo dañado

Esta mascarilla es un clásico de la cosmética natural. Los ingredientes que utilizamos sirven para nutrir profundamente el cabello, gracias a las grasas y aceites naturales presentes. Recomendamos usar esta mascarilla una vez cada diez días.

Ingredientes

  • Dos cucharadas de mayonesa casera sin sal
  • Un huevo
  • Una cucharada sopera de aceite de oliva
  • Un aguacate

Modo de empleo

Mezclamos todos los ingredientes hasta conseguir una pasta manejable. Se debe aplicar en el cabello seco, y solo sobre los medios y las puntas. A continuación, cubrimos el cabello con papel transparente de cocina y aplicamos calor usando un secador. No utilizar demasiado calor y permanecer así durante diez minutos. Acto seguido, dejamos reposar el producto durante media hora para terminar lavando el cabello como siempre.

Mascarilla para evitar el encrespamiento

Reparar el cabello encrespado y dañado

El método es el mismo que la anterior. Con un uso cada diez días será suficiente.

Ingredientes

  • Una cucharada de aceite de almendras
  • Una yema de huevo
  • Un aguacate

Modo de empleo

Preparamos la mezcla usando un utensilio de madera para evitar que la mascarilla pierda sus propiedades. Desenredamos el pelo y aplicamos en seco el producto final. Utilizamos papel transparente de cocina para tapar el cabello y dejamos actuar la mascarilla durante treinta minutos. Lavamos el pelo de manera habitual y listo.

También te puede interesar:  Jabón de azufre

Mascarilla para pelo quemado y reseco

Mascarilla para cabello quebrado y quemado

Este es un problema habitual en el pelo sometido al calor de las planchas o secadores. A veces, no nos queda otro remedio que cortar por lo sano para lucir una melena bonita.

El aceite de argán es conocido en el mundo de la belleza como “oro líquido”, ya que contiene gran cantidad de ácidos grasos que sirven para retener el agua en el cabello de manera natural. Por otra parte, el aloe vera es un regenerador de la piel y un calmante excepcional para el cuero cabelludo. Eso sí, para conseguir un resultado óptimo se deberá aplicar esta mascarilla al menos dos veces por semana.

Ingredientes

  • 3 cucharaditas de postre de aceite de argán
  • 6 cucharadas de jugo aloe vera natural

Modo de empleo

Mezclamos los ingredientes en un bol, aplicamos la mezcla en todo tu cabello, desde la raíz hasta las puntas. Dejamos reposar la mezcla en el cabello durante treinta minutos. Para finalizar, lavamos el cabello con nuestro champú habitual.

Mascarilla para cabellos grasos

Mascarilla para cabellos grasos

El agua de romero es el ingrediente estrella de esta mascarilla, ya que tiene un alto poder astringente que limpia de grasa el cuero cabelludo.

Ingredientes

  • Una taza de jabón líquido
  • Media taza de agua tibia
  • Media taza de agua de romero
  • Un limón
  • Un par de gotas de aceite de lavanda

Modo de empleo

Colocamos una rama de romero en el agua tibia a modo de infusión. Después, mezclamos con el jabón y añadimos unas gotas de limón y el aceite de lavanda.

Usamos los dedos para aplicar el resultado en el cabello, lo más importante es cubrir el cuero cabelludo. Enjuagamos el cabello y limpiamos con nuestro champú habitual.

Esperamos que estas mascarillas ayuden a conseguir un pelo suave, hidratado y lleno de brillo, además de ayudar en el sellado de las puntas abiertas.

4 mascarillas caseras para reparar el cabello dañado
Valore este artículo


Te podría interesar

Publicidad