Psicología clínica

La psicología clínica ha evolucionado mucho a lo largo de los años y es una de las disciplinas más relevantes de la psicología.

Una de las ramas de la psicología más populares es sin duda alguna la rama de la psicología clínica. La mayor parte de los estudiantes licenciados o graduados en psicología, realizan una especialización para poder ejercer como psicólogos clínicos. La razón de esto quizá sea porque la psicología clínica trata todo lo concerniente a las afecciones de la salud mental.

La psicología clínica es una disciplina en la que se busca investigar, analizar, diagnosticar, prevenir y tratar un trastorno o cualquier otra alteración en el estado de salud mental de una persona. Por lo tanto, es la rama de la psicología que busca comprender las afecciones de una persona, así como encontrar un tratamiento para su mejora.

Así que, si quieres conocer todo acerca de la psicología clínica, a continuación podrás hacerlo. Encuentra datos sobre su origen, quiénes son sus principales representantes, así como su importancia, distintos campos y mucho más.

Origen de la psicología clínica

La primera vez en emplearse el término de Psicología Clínica fue en el año 1907 por Lightner Witmer, un psicólogo y profesor universitario estadounidense. Este discípulo de Wilhelm Wundt utilizó este término para describir lo que había estado realizando en una clínica ubicada en la Universidad de Pensilvania.

Witmer realizó un estudio que consistía en la observación y experimentación en individuos con ciertos problemas psicológicos con la finalidad de lograr algún cambio. Este psicólogo llegó a fundar la primera revista de psicología clínica. Con el paso del tiempo, el término fue siendo aceptado poco a poco, y cada vez más personas estaban familiarizadas con el concepto.

Publicidad

Antes de que la psicología clínica llegara a ser lo que es hoy en día, dependía por completo de la psiquiatría. Sin embargo, esta rama fue evolucionando con el tiempo para partir desde un enfoque psicológico propiamente hasta desarrollar las psicoterapias como medidas de tratamiento.

Cabe señalar que durante mucho tiempo, la psicología clínica se centraba en el estudio y la evaluación psicológica de las personas. No obstante, tras la Segunda Guerra Mundial, surgió la necesidad y el interés de idear tratamientos para atender a las personas gravemente afectadas psicológicamente por la guerra.

Principales representantes de la psicología clínica

Como bien se dejó claro anteriormente, Lightner Witmer fue sin dudas uno de los primeros precursores de la psicología clínica. Sin embargo, además de él, otros personajes realizaron importantes aportes a esta rama de la psicología. Muchos de ellos eran en realidad psiquiatras de profesión.

Entre algunos de los representantes de la psicología clínica podemos encontrar al padre del psicoanálisis, Sigmund Freud; quien fundó los criterios básicos de esta rama mediante su metodología que consistía en el estudio del individuo, la intervención terapéutica directa, y finalmente, la formulación de teorías.

Es importante señalar que Freud fue uno de los primeros neurólogos en estudiar la posibilidad de intervenir de forma terapéutica a personas que presentaran algún tipo de afección psicológica.

Además de Lightner Witmer y Sigmund Freud, encontramos a los siguientes representantes de la psicología clínica:

  • Aaron T. Beck
  • Albert Ellis
  • Carl Jung
  • Carl Rogers
  • Fritz Perls
  • Hans J. Eysenck
  • Joseph Wolpe
  • Julian B. Rotter
  • Viktor Frankl

¿Qué es la psicología clínica?

Qué es la psicología clínica

La psicología clínica es, en pocas palabras, una rama de la psicología que se encarga de atender todo lo referente a la salud mental de un individuo. Por lo tanto, esta rama de la psicología consiste en la investigación, pronóstico, evaluación, diagnóstico, tratamiento y demás, respecto a los problemas que puedan afectar la salud mental de alguien.

Las principales prácticas de la psicología clínica son el diagnóstico de trastornos psicológicos, así como la búsqueda de un tratamiento mediante psicoterapia. Además de esto, el desarrollo de programas, la investigación, consulta y demás prácticas son fundamentales en esta rama.

Aquellas personas que deseen ejercer esta profesión, deberán estudiar psicología para posteriormente especializarse en la rama de la psicología clínica. A su vez, existen distintos campos dentro de esta rama, en donde los profesionales podrán desempeñar su labor.

¿Qué hace un psicólogo clínico?

Un psicólogo clínico es una persona preparada especialmente para trabajar en la psicología clínica. Su función consiste en atender a todas aquellas personas que se sientan mal psicológicamente. De esta forma, los psicólogos clínicos podrán realizar un estudio de cada caso para llegar a un diagnóstico, gracias a un manual diagnóstico de los trastornos mentales, como puede ser el DSM-V.

Al determinar los trastornos psicológicos que afectan al paciente, el psicólogo clínico podrá ofrecer un tratamiento especializado a través de la psicoterapia. Sin embargo, un psicólogo clínico no sólo puede desempeñarse en esta área de trabajo.

Estos profesionales también tienen la capacidad de realizar investigaciones y así hacer aportes a la ciencia. Asimismo, tienen la facultad de poder dar clases, tanto en instituciones públicas como privadas.

Características principales de la psicología clínica

De acuerdo con todo lo anterior, podemos darnos cuenta que esta rama de la psicología posee fuertes características que la diferencian de las demás. Es precisamente por ello que resultará sencillo señalar las principales características de la psicología clínica.

  • Es una rama de la psicología.
  • Investiga y analiza todo lo que está asociado a la salud mental.
  • Evalúa, diagnostica, previene y trata todo aquello que pueda afectar la salud mental.
  • Tiene distintos campos de estudio.
  • Sus tratamientos se realizan mediante psicoterapias.

¿Cuáles son las diferencias entre la psicología clínica y la psiquiatría?

Un error habitual que cometen las personas es confundir la psicología clínica con la psiquiatría. Si bien pueden tener ciertas similitudes debido a que ambas buscan tratar y aliviar los males psicológicos, también poseen grandes diferencias.

Por un lado, alguien que ejerce la psicología clínica debe estudiar psicología para comprender cómo funciona la mente y así aplicar las psicoterapias más adecuadas. Por otra parte, las personas que ejercen psiquiatría, deben estudiar medicina para conocer los fármacos que pueden utilizar en sus pacientes.

Esto quiere decir que los psicólogos  no están aptos para recetar medicamentos, mientras que los psiquiatras sí. De hecho, ambos profesionales pueden llegar a trabajar en conjunto para poder brindarle un tratamiento adecuado a una persona que necesite tanto psicoterapia como psicofármacos.

También te puede interesar:  Equidad de género

Aplicaciones de la psicología clínica

Desde que se utilizó por primera vez el término de psicología clínica en 1907, esta rama se ha ido desarrollando de forma muy completa. Es por ello que en la actualidad, los psicólogos clínicos tienen la opción de especializarse en uno o varios campos específicos de la psicología clínica.

Estas especializaciones son de gran ayuda para comprender de forma más profunda las afecciones psicológicas que se dan en cada campo. A continuación se enlistará las distintas áreas de la psicología clínica:

  • Psicología infantil o psicopediatría clínica.
  • Psicología clínica de adultos.
  • Intervención en familias o psicología de familia y pareja.
  • Psicología comunitaria.
  • Evaluación psicológica.
  • Psicopatología (atención e intervención en ciertos trastornos).
  • Psiconeuroinmunología.
  • Neuropsicología.
  • Rehabilitación Neuropsicológica.
  • Psicooncología.
  • Psicología Médica.

Instrumentos y herramientas utilizados en la psicología clínica

Si deseas tener una idea de cómo trabaja un psicólogo clínico, te diremos más o menos los instrumentos, herramientas y estrategias que estos profesionales suelen usar.

Lo primero que hará un psicólogo clínico es una intervención, la cual se puede dividir en cuatro puntos diferentes. Por un lado, tendríamos la prevención primaria, prevención secundaria, tratamiento y, por último, la prevención terciaria.

Prevención primaria

Esta consiste en la intervención del ambiente del individuo para evitar conductas que pudieran causar problemas.

Prevención secundaria

En caso de no poder impedir la aparición de las conductas que se querían evitar en la prevención primaria, será necesario una prevención secundaria. Esto significa que se buscará la forma de tratar dichas conductas y posibles trastornos que pudieran desarrollarse.

Tratamiento

Si los trastornos llegasen a desarrollarse, o a asentarse de alguna forma, será necesario aplicar el tratamiento.

Prevención terciaria

La prevención terciaria consiste en actuar sobre aquellos trastornos que ya han pasado por tratamiento. De esta manera podrás evitar recaídas y futuras complicaciones.

Niveles de intervención

Asimismo, es importante que sepas que hay niveles dentro de la intervención, los cuales son: individual, grupal, familiar, comunitario e institucional.

Técnicas de evaluación y diagnóstico

Técnicas de evaluación

Después de terminar con la intervención, sea cual sea el tipo de intervención que se realice, se llevan a cabo las técnicas de evaluación y diagnóstico. De esta forma será posible determinar la situación general del paciente. Entre estas se encuentran:

  • Autoinformes.
  • Encuestas.
  • Entrevistas.
  • Juego de roles.
  • Observación conductual.
  • Tests.
  • Procedimientos de autobservación y autoregistro.
  • Registrospsicofisiológicos.

Apoyo en informes de otros profesionales

Al realizar las técnicas anteriores, se puede proceder con lo siguiente. Para este punto, es sumamente importante tener en cuenta la información otorgada por otros profesionales. Esto le permitirá al psicólogo clínico sacar sus propias conclusiones, diagnóstico y evaluación de su propio caso.

Técnicas y procedimientos de intervención

  • Técnicas de terapia o modificación de la conducta.
  • Técnicas de terapia cognitivo-conductual.
  • Psicoanalíticas.
  • Técnicas de psicoterapias centradas en la persona y experienciales.
  • Psicoterapias fenomenológicas y existenciales.
  • Técnicas de Terapia sistémica.

Instrumentos

Además de todo lo anterior, se debe tener en consideración los distintos instrumentos que un psicólogo clínico puede llegar a emplear en un caso. Entre los instrumentos o herramientas más utilizadas se encuentran:

  • Aparatos para registro de señales psicofisiológicas.
  • Aparatos de Biofeedback o retroalimentación.
  • Cuestionarios.
  • Encuestas.
  • Escalas.
  • Guías y protocolos de entrevistas.
  • Sistemas de presentación de estímulos.
  • Entre muchos más.

¿Qué es una psicoterapia?

Aunque ya hemos mencionado reiteradas veces la palabra psicoterapia, es probable que desconozcas lo que significa. Esta consiste simplemente en un tratamiento que se lleva a cabo por un psicólogo.

La psicoterapia podría compararse con un medicamento recetado por un doctor, pues de la misma forma, es necesario que un profesional dé las indicaciones necesarias para poder recibir el tratamiento de forma apropiada.

Importancia de la psicología clínica

Después de exponer todo lo anterior, quizá te estés preguntando cuál es la importancia de esta rama de la psicología. La respuesta ante esta interrogante está en los párrafos anteriores. Sin embargo, en seguida te diremos por qué es tan importante la psicología clínica.

Esta rama de la psicología, como bien se dejó claro anteriormente, se encarga de todo lo relacionado con la salud mental. Gracias al estudio, análisis, diagnóstico, tratamiento y prevención de los trastornos mentales, es posible mejorar la calidad de vida de las personas afectadas.

Es por ello que la psicología clínica resulta tan importante en nuestra sociedad, pues busca eliminar o reducir todas esas afecciones psicológicas que evitan que una persona pueda adaptarse fácilmente a su entorno.

Algunos de los problemas más comunes con los que deben tratar los psicólogos clínicos son la ansiedad, las fobias, depresión, inseguridad, entre otros. Asimismo, son comunes los casos de déficit de atención, agresividad infantil, disfunciones sexuales, estrés y mucho más.

La psicología clínica y las nuevas tecnologías

No hay duda alguna de que estamos en plena era tecnológica, y gracias a esta, estamos por descubrir una infinidad de cosas interesantes y útiles. La psicología clínica ha ido avanzando a pasos agigantados. Tal es el caso de la realidad virtual, la cual puede funcionar como terapia excelente para perderle el miedo irracional (fobia) a algo en concreto.

Asimismo, la realidad virtual o la realidad aumentada, además de ser una buena terapia para tratar fobias, ha demostrado ser perfecta como tratamiento para trastornos de ansiedad. Cabe señalar que gracias al fácil acceso a internet desde cualquier parte del mundo, cualquier persona puede informarse bien respecto los distintos trastornos que afectan la salud mental.

No obstante, esto es una gran arma de doble filo, pues no toda la información que hay en internet es completamente real o fidedigna. De cualquier forma, siempre, ante cualquier duda, se debe recurrir a la opinión de los expertos, en este caso, de un psicólogo clínico.

En resumen, gracias a la psicología clínica, muchas personas pueden mejorar su condición psicológica para adaptarse mejor a su entorno y sentirse seguros. Por lo tanto, si sientes que necesitas ayuda, no dudes ni un solo instante y acude de inmediato al psicólogo. De esta forma, podrás estar más a gusto con otras personas y relacionarte con más gente.

Estudiar psicología clínica

Realmente, el mundo de la psicología es muy interesante, en especial este de la psicología clínica. Si te apasiona el tema, puedes plantearte la idea de estudiar esto como carrera profesional.

Psicología clínica
5 (100%) 3 votos


Te podría interesar