Parálisis cerebral

La parálisis cerebral es un conjunto de condiciones neurológicas que afectan el movimiento, el equilibrio y el tono muscular.

Toda parálisis está asociada a una debilidad o trastorno muscular y puede generar una pérdida total o parcial de la capacidad de movimiento.

La parálisis cerebral se debe a diferentes lesiones cerebrales que comienzan en el área del cerebro que controla la capacidad de mover los músculos. La misma puede ocurrir cuando la parte del cerebro lesionada no se desarrolla como debería, o se encuentra dañada desde el nacimiento.

Debido a daños en ciertas partes del cerebro, los movimientos voluntarios o involuntarios pueden verse afectados.

Este tipo de parálisis no afecta necesariamente la inteligencia o capacidad cognitiva, y no empeora con la edad, incluso en algunas personas los síntomas tienden a mejorar con el transcurso del tiempo.

¿Qué encontrarás en este artículo?

Publicidad

Causas de la parálisis cerebral

Según investigaciones las causas de la parálisis cerebral pueden ser variadas, pero usualmente ocurren en personas que han sufrido lesiones cerebrales durante el desarrollo fetal o durante los primeros años de vida.

Otras de las causas que pueden provocar una parálisis cerebral son:

  • Derrame cerebral
  • Daños cerebrales causados por traumatismos
  • Anomalías genéticas
  • Convulsiones cerebrales durante la primera infancia
  • Bajo nivel de flujo sanguíneo a órganos importantes

Sintomas de la parálisis cerebral

Sintomas de parálisis cerebral

Algunos de los síntomas típicos que podemos encontrar en una parálisis cerebral son:

  • Tono muscular bajo
  • Control muscular deficiente
  • Retrasos en el logro de hitos de desarrollo – por ejemplo, no estar sentado por ocho meses o no caminar por 18 meses
  • Espasmos musculares o sensación de rigidez
  • Retraso en el desarrollo
  • Preferencia hacia un lado del cuerpo
  • Mala coordinación y equilibrio (ataxia)
  • Movimientos inquietos, espasmódicos, torpes o incontrolados
  • Temblores musculares
  • Problemas de audición y visión

Tipos de parálisis cerebral

Parálisis cerebral espástica

La parálisis cerebral espástica implica un aumento en el tono muscular. Los músculos se contraen haciendo a los miembros más rígidos y resistentes a la flexión. Los movimientos de este tipo de parálisis cerebral tienden a ser poco controlados, espasmódicos y torpes. Generalmente afecta a las extremidades superiores e inferiores, pero también pueden verse afectadas otras partes del cuerpo como la lengua, la boca y la faringe.

También te puede interesar:  Encefalopatía hepática

Parálisis cerebral disquinética

La parálisis cerebral disquinética se produce cuando los ganglios basales cerebrales se encuentran dañados.

Los ganglios basales cerebrales están situados en la base del prosencéfalo y son los encargados de controlar el aprendizaje, el movimiento ocular, los movimientos voluntarios, las emociones y la cognición. Cuando estos ganglios están dañados, pueden llevarse a cabo todos los síntomas típicos de la parálisis cerebral.

Parálisis cerebral atáxica

Este tipo de parálisis cerebral es el menos frecuente, indica una condición de tono muscular débil y afecta al cuerpo entero. Dicha parálisis puede ser causada por: una afección del cerebelo, lesiones cerebrales prenatales o en el nacimiento, anomalías genéticas, factores ambientales, trastornos musculares o del sistema nervioso central.

Parálisis cerebral mixta

La parálisis cerebral mixta es un trastorno del desarrollo causado por un daños en varias estructuras cerebrales. Quienes padecen más de un problema de debilidad muscular y movimiento, frecuentemente son diagnosticados con parálisis cerebral mixta.

Tratamientos

Tratamiento de parálisis cerebral

La parálisis cerebral es un tratamiento que hoy en día no presenta una cura definitiva; pero si se pueden realizar diferentes tipos de tratamientos complementarios para disminuir sus síntomas.

La terapia física o fisioterpia es el primer paso en el tratamiento de una parálisis cerebral. Este tratamiento puede ayudar a mejorar las habilidades motoras y puede evitar que los problemas de movimiento empeoren con el tiempo.

La fisioterapia es sumamente beneficiosa ya que se implementan ejercicios de fuerza y flexibilidad, acompañados por masajes y equipos especializados, que hacen que el paciente logre una mejora notable en la movilidad y previene futuros problemas musculares.

La terapia del habla es otro de los métodos utilizados para disminuir síntomas de la parálisis cerebral. Esta terapia ayuda a controlar los músculos y articulaciones bucales. La misma puede ser de gran ayuda para los niños con problemas de habla y es usualmente comenzada antes de que el niño empiece la escuela.

La terapia cognitivo-conductual también es utilizada en estos casos, pues ésta le brinda las herramientas necesarias a los niños para ayudarlos a hacerle frente a su situación y conocer lo que les esta pasando.

Todas estas terapias usualmente son complementadas con fármacos antiespasmódicos(relajantes musculares) y anticonvulsivos. Los antiespasmódicos ayudan a relajar los músculos contraídos y reducen los espasmos musculares, y los anticonvulsivos ayudan a prevenir y controlar las convulsiones.


Te podría interesar