Espelta: propiedades y beneficios

Espelta

El cereal de la espelta contiene altos componentes energéticos, debido a sus nutrientes, los carbohidratos, aunque también es verdad que aporta menos calorías que la harina de trigo. Es por su alto contenido en proteínas por lo que destaca, unas proteínas de elevado valor biológico, con el aminoácido de la lisina, que escasea en otros cereales. Es una magnífica fuente de vitaminas y minerales pertenecientes al grupo B.

El origen de la espelta nos remite a Irán, al antiguo Egipto y también a China, donde además de utilizarse como alimento se usaba para elaborar bebidas como la cerveza. Cuando llegó a Europa, a través de los Balcanes, durante la Edad Media, este cereal se utilizaba para elaborar el pan destinado a clases altas, dejando el pan de centeno para la población más pobre. Entrando en el siglo XIX la espelta disminuyó su uso y cultivo, debido a ciertas dificultades en la molienda y el rendimiento productivo en la cultivación. Quedó entonces relegada a pequeños reductos rurales en donde se continuó elaborando.

Actualmente, en las zonas más montañosas, como Austria, Alemania, Suiza y España, sigue creciendo este cereal, siendo Suiza y Alemania los países más productores. Esto es porque este cereal tolera la carencia de agua y aguanta bajas temperaturas, y se adapta a climas extremos y en zonas poco favorables para el resto de cereales. Sin mencionar que frente a plagas y enfermedades posee una elevada resistencia. En su cultivo no se usan pesticidas, por lo que dentro del, así llamado, cultivo ecológico está instaurado hace tiempo.

Los beneficios nutricionales de la espelta

La harina de la espelta tiene un sabor dulce, con un ligero parecido a la nuez. En el agua es más soluble y se digiere más fácil que la harina de trigo. Su nivel de gluten es más pobre que en otros trigos, pero sigue teniéndolo igual, por eso es un cereal que no debe ser consumido por celíacos.

Beneficios de la espelta

Muchas personas que dejan de consumir los alimentos que tienen trigo común y empiezan a consumir espelta comienzan a sentir una mejoría, sobre todo en casos de problemas de salud que sin una explicación aparente padecían. Es una alternativa para aquellos que quieren variar los cereales que consumen, eligiendo opciones para una alimentación saludable en ciertas dietas, tanto por su uso medicinal como nutricional.

Formas de utilizar la espelta

Solemos encontrar a la espelta molida, en forma de harina, pero también se presenta de otra forma igual de sabrosa para cocinar con ella. La espelta molida suele ser de dos clases: espelta integral y espelta blanca. A la última se le quitó el salvado, y puede sustituir a la harina de trigo en cualquier receta. La espelta entera es la que, al tener la misma textura y color que el trigo común integral, se emplea en las recetas de panadería o pastelería, con ciertas modificaciones en las cantidades. Podemos preparar con la harina de espelta la pasta fresca casera para los platos de sopas o pastas, así como galletas y otras comidas horneadas. De todos modos, ha de tenerse en cuenta que es más soluble en agua que la harina de trigo común, se recomienda por eso que las recetas adaptar a la harina de espelta necesitan tres cuartos más de líquido. Se empieza con esta cantidad y dependerá de la escanda que empleemos para añadir después más líquido, hasta que consigamos la consistencia adecuada.

Con la harina de este cereal hay que ser más suave a la hora de amasar, porque el gluten que contiene la harina de espelta es más frágil que la de trigo, y no mezclar de más, porque un exceso puede derivar en una preparación desmenuzable de la textura.

Las preparaciones con harina de espelta, al tener una estructura de gluten más frágil, no aumentan de tamaño al hornear, como las que se preparan con el trigo común. De todos modos su corteza es más suave y blanda. Es perfecta para la elaboración de panes, añadiéndole una parte de harina a la proporción de ingredientes.

Mantener la harina de espelta es tan simple como tenerla refrigerada. Se recomienda además comprarla en lugares que sepamos que la venta de este cereal tiene movimiento. Si la adquirimos, que sea siempre en pequeñas cantidades. Si no la consumimos rápido hay que conservarla en lugares frescos, u oscuros, dentro de recipientes herméticos.

Para terminar, hay que recordar que la espelta también se puede encontrar en grano, que puede cocinarse entero y añadirse a ensaladas u otras comidas; así como consumirlas en germinados, en donde tiene un sabor dulce muy agradable y además se multiplican los nutrientes. Ahora que conocemos más de este cereal, el consejo es que vayas a buscarlo y comiences a disfrutar de sus propiedades y su sabor. Hay casos de personas que después de probar la espelta no han vuelto a probar el trigo común, y creemos que esto que está pasando es porque la espelta ha venido para quedarse, por mucho tiempo.

También te puede interesar:  Pan de centeno

Recetas con espelta

Masa de ‘pizza’ con harina de espelta

Masa de pizza de espelta

La siguiente receta la detallaremos de forma sencilla y con sus ingredientes para que puedas prepararla en cuanto te pongas manos a la obra. Se trata de una pizza común y corriente, pero con harina de espelta y no de trigo. El tiempo de preparación son 10 minutos aproximadamente, más la fermentación y el horneado. Los ingredientes son:

  • Agua, 200 gr.
  • Aceite, 50 gr.
  • Levadura fresca, 20 gr o levadura seca de panadero, 5.5 gr (opcional si no consigues la anterior).
  • Harina de espelta blanca, 400 gr.
  • Sal, 1 cuchara.

Su elaboración es la siguiente:

  1. Poner en el cuenco el agua y el aceite. Preparar la cuchilla picar/amasar. Programar velocidad a 3, 35 ºC, 30 s.
  2. Añadir la levadura y mezclar con una velocidad de 6,5 s.
  3. Incorporar harina y sal. Dejar que la masa fermente dentro del cuenco. Programar la máquina de cuchilla automáticamente a 30 ºC durante 35 m para que esta función se realice bien.
  4. Precalentar el horno a 250 ºC, sacar la masa del cuenco y estirarla.
  5. Colocar sobre la bandeja del horno y rellenar a gusto.

Receta de espelta con brócoli

Una de las grandes ideas de cocinar cereales es que podemos preparar recetas como la que ahora presentamos, y uno de los resultados fue esta espelta con brócoli, que encantará a cualquier buen gourmet y con seguridad te darán ganas de cocinar cereales en más ocasiones. Esta receta tiene el atractivo que puede comerse como guarnición, o como plato único. También puedes elegir si comerlo frío, como si fuera una ensalada, o caliente. Es un plato vegano al cien por cien, y de los más originales.

Podríamos decir que este plato es como cocinar los cereales al igual que si cocinamos arroz (otro cereal), porque lo que haremos será usarlo de sustituto, como si estuviéramos haciendo una paella, sin tener que ser la valenciana, pero con espelta en grano. Optamos por la espelta porque en el mercado es lo más rico que encontraremos hoy. La mayoría de las recetas con espelta son con harina, pero esta vez usaremos espelta en grano y el resultado será maravilloso.

Como ya hemos contado, la espelta en grano tiene propiedades que se diferencian con respecto al trigo común, pero también contiene gluten, y aunque lo tenga en menor cantidad sigue siendo no apta para los celíacos. A continuación te indicaremos cómo elaborar este plato.

El tiempo de preparación es de 35 m, y el grado de dificultad lo hemos puesto en fácil. Es un plato que comen de 2 a 4 personas, dependiendo de si será un plato único o una guarnición.

Los ingredientes son los siguientes:

  • espelta, 200 gr
  • aceite de oliva
  • 1 ajo
  • 1 cebolla
  • 1 brócoli desramado
  • 1 pimiento rojo
  • caldo de verduras, de 500 a 550 ml

Para prepararlo se comienza picando la cebolla en muy pequeños trozos, lo mismo haremos con el pimiento rojo y con el ajo. Usar una sartén de base ancha, verter el aceite de oliva y cuando esté templado se agrega el ajo picado a sofreír, hasta que veamos que está dorado. Una vez que está dorado, se añade la cebolla picada y después, cuando la veamos transparente, agregar el pimiento rojo. Lo dejaremos cocinar unos 6 m.

A continuación, agregaremos la espelta en grano, remover a gusto y sofreír de 4 a 5 m, para luego verter el caldo de verduras. Dejarlo cocinar aproximadamente 25 m hasta que todo el líquido se haya evaporado. Cuando queden 5 m, se añade el brócoli desramado, para que quede al dente.

En resumen, existen varias razones para incluir la espelta en nuestra dieta. Porque favorecerá nuestra nutrición diaria y nuestra digestión, es muy buena para los deportistas por la energía que otorga, y es una gran ayuda para mejorar la piel y reparar los tejidos del organismo. Como último consejo, no dejes de probar el pan de espelta, al que se le añade un chorrito de aceite oliva durante la preparación, ya que es una de las recetas más famosas.

Compartir

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here