Adiro

Adiro, ácido acetilsalicílico. Su uso, dosis recomendadas, contraindicaciones, efectos secundarios, conservación y otros datos orientativos de interés.

Adiro es un medicamento para la salud producido por la casa Bayer, compuesto de ácido acetilsalicílico. Comparte con la Aspirina el principio activo, pero se diferencia en la dosis. Mientras que Adiro se presenta en 100 y 300 mg la Aspirina se presenta en 500 mg. Esta diferencia es fundamental, ya que el ácido acetilsalicílico tiene diferentes efectos a diferentes concentraciones, de tal forma que Adiro está indicado en casos diferentes a la Aspirina. Esta última es analgésica y antipirética, mientras que Adiro se prescribe principalmente para la prevención de accidentes y enfermedades cardiovasculares.

Adiro pertenece al grupo de fármacos denominados antiagregantes plaquetarios. El ácido acetilsalicílico en estas dosis inhibe la acción de la encima COX-1, encargada de la formación de tromboxano. El tromboxano es un compuesto que participa en la coagulación de la sangre, haciendo que se forme un trombo si se produce una herida. Al detener la formación de este compuesto, se impide que las plaquetas se agreguen cuando la sangre coagula, reduciendo la posibilidad de producción de trombos o coágulos sanguíneos.

Adiro resulta indicado y suele recetarse concretamente en los siguientes casos:

  • Infartos de miocardio o anginas de pecho.
  • Accidente cerebrovascular no hemorrágico transitorio o permanente.
  • Intervenciones quirúrgicas similares a una angioplastia coronaria o en los casos en los que se ha colocado un by-pass coronario.

Cómo tomar Adiro: dosis recomendadas

La dosis de Adiro será prescrita por un profesional médico, pues esta dependerá de las necesidades del paciente. Como orientación general, la dosis recomendada es de 100 mg o 300 mg al día, tomados en un único comprimido.

Se recomienda una administración regular, diaria y preferiblemente a la misma hora. En cualquier caso, será el profesional médico el que indique la posología.

No se debe tomar una dosis doble para compensar una dosis olvidada. Aunque la posibilidad de intoxicación es reducida, debe consultarse inmediatamente a un médico o farmacéutico si se ha tomado más cantidad de la que se debe.

Contraindicaciones de Adiro

Adiro es un medicamento que se dispensa sin receta, sin embargo, puede resultar contraproducente para la salud en algunas situaciones, por lo que no debe tomarse este medicamento en los siguientes casos:

  • Menores de 16 años.
  • Mujeres embarazadas.
  • Alérgicos al ácido acetilsalicílico o a cualquiera de los demás componentes de este medicamento.
  • Alérgicos a los antiinflamatorios o a otros analgésicos.
  • Alérgicos al colorante tartracina.
  • Personas con úlcera gastroduodenal aguda o molestias gástricas de repetición.
  • Personas con hemofilia u otros problemas de coagulación sanguínea que les predispongan a padecer hemorragias internas, o si se tienen antecedentes de hemorragia o perforación gástrica tras el consumo de antiinflamatorios no esteroideos o tratamiento con Adiro.
  • Personas con enfermedad grave del riñón, del hígado o del corazón.
  • Personas que estén tomando anticoagulantes.
  • Personas que estén tomando metotrexano.
  • Si se ha ingerido alcohol recientemente o se consume habitualmente.

Casos que requieren consulta médica

En algunos casos especiales es posible la administración de Adiro, pero siempre con una consulta y advertencia previa al médico. Los casos que deben consultarse son los siguientes:

  • Sometimiento reciente o futuro, en un plazo de siete días, a una intervención quirúrgica.
  • Hipertensos.
  • Personas con ataque de gota.
  • Personas con rinitis o urticaria.
  • Personas con deficiencia de glucosa-6-fosfato deshidrogenasa.
  • Lactancia.

Efectos secundarios de Adiro

El consumo de Adiro puede provocar una serie de efectos secundarios o adversos, pudiendo ser de diversa frecuencia y gravedad.

Entre los efectos secundarios más frecuentes y posibles, se encuentra la anemia aguda o crónica, debido a su efecto sobre la agregación plaquetaria, que puede aumentar el riesgo de sangrado. Es posible, igualmente, que se produzca anemia hemolítica y hemólisis en personas con déficit grave de glucosa-6-fosfato deshidrogenasa.

Otros efectos adversos frecuentes son náuseas, vómitos, dolor abdominal, molestias gástricas, úlcera gástrica, úlcera duodenal y sangrado gastrointestinal.

Es posible que aparezcan trastornos respiratorios, entre ellos dificultad para respirar, espasmo bronquial, rinitis y congestión nasal.

Puede afectar a la piel produciendo urticaria, erupciones cutáneas y angioedema.

En dosis altas puede provocar hipoprotrombinemia.

Si el tratamiento es larga duración o requiere dosis altas, pueden aparecer, con mayor probabilidad, mareos, sordera, ruidos en los oídos, cefalea, sudoración, confusión y trastornos en los riñones. Con menos probabilidad puede provocar insuficiencia renal y fallo renal agudo.

Entre los efectos secundarios poco frecuentes puede producirse Síndrome de Reye en menores de 16 años que estén pasando por procesos febriles, de gripe o de varicela, y otros trastornos en el hígado, especialmente aquellas personas que presentan artritis juvenil.

La reacción por alergia puede ser grave, pudiendo producirse reacciones anafilácticas o anafilactoides, incluso entre aquellas personas que no han presentado previamente hipersensibilidad.

En cualquier caso que se presente un efecto adverso incluido o no en el prospecto debe consultarse al médico.

Interacción con otros medicamentos

Si se ha recibido algún tratamiento médico en fechas cercanas a la administración de Adiro, o si se están tomando otros medicamentos, debe informarse al médico, pues su acción combinada podría ser perjudicial para la salud. Entre los medicamentos que no deben tomarse con Adiro se encuentran los siguientes:

  • Ciclosporina.
  • Interferón alfa.
  • Litio.
  • Digoxina.
  • Zidovudina.
  • Barbitúricos.
  • Antiácidos.
  • Diuréticos.
  • Anticoagulantes orales.
  • Analgésicos y antiinflamatorios no esteroideos, como el ibuprofeno.
  • Vancomicina y otros antibióticos.
  • Cualquier corticoide, excepto hidrocortisona.
  • Algunos antidepresivos, como los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina.
  • Medicamentos para el control de la hipertensión.
  • Medicamentos para disminuir el nivel de azúcar en sangre.
  • Medicamentos utilizados para el tratamiento de la gota.
  • Medicamentos para le epilepsia, como fenitoína y ácido valproico.
  • Personas que vayan a ser sometidas a alguna prueba diagnóstica.

Cómo conservar Adiro

Adiro debe conservarse a una temperatura inferior a 25 ºC, preferiblemente en su envase original, para protegerlo de los efectos dañinos que pueda provocar la incidencia de la luz.

Como cualquier otro medicamento, no debe consumirse después de la fecha de caducidad indicada en el envase, y debe mantenerse alejado de los niños.

Conclusión

Los datos presentados en este artículo han de servir simplemente de orientación para aquellas personas que necesiten obtener información sobre Adiro, pero no sustituyen una consulta médica. Tal como se indica en el artículo, debe consultarse con un profesional cualquier duda o problema sobre el medicamento.

Adiro
Valore este artículo

Artículos relacionados


Deja un comentario