Úlcera gástrica

Úlcera gástricaEs una pérdida de sustancia de la mucosa del estómago que se extiende, como mínimo, hasta la muscular mucosa.

Esta úlcera puede ser aguda, de corta evolución, o crónica, de mayor duración, en la que es posible observar la reacción fibrosa ante la agresión ácida continuada, que cuando es muy intensa motiva que la úlcera se denomine callosa.

La úlcera crónica muestra períodos de reagudización, que alternan con otros de calma. En los períodos agudos, la lesión puede avanzar más allá de la muscular mucosa y lesionar la capa muscular y serosa del estómago y hacerse perforante en la cavidad peritoneal o penetrante en un órgano vecino: páncreas, hígado, colon.

Las úlceras gástricas (UG) son muy raras en la mucosa del fundus, en la que precisamente se produce el ácido clorhídrico y la pepsina, y sí muy frecuentes en la región antropilórica en la que la mucosa no segrega ácido.

Se dividen en tres tipos:

  • Tipo I: se localiza en el cuerpo y no se asocia a otra patología gastroduodenal.
  • Tipo II: se localiza en el cuerpo y se asocia a úlcera activa o cicatriz duodenal.
  • Tipo III: se localiza en área prepilórica.

Es más frecuente en el hombre que en la mujer. Su frecuencia aumenta con la edad avanzada, siendo propia de ésta. Es más frecuente en bajo nivel económico, quizá porque esté relacionado con una alimentación más hidrocarbonada que proteica.

Causas de la úlcera gástrica

Se deben fundamentalmente a una alteración en los mecanismos de defensa de la mucosa gástrica.

Causas de la úlcera gástrica

La secreción gástrica es normal o está disminuida y, consecuentemente, el nivel de gastrina será normal o aumentado proporcionalmente al grado de acidez gástrica.

El H. Pylori se encuentra entre el 60-80% de los pacientes con úlcera gástrica (UG).

Los AINEs producen con más frecuencia úlcera gástrica que úlcera duodenal (UD), y lo hacen sobre todo en mayores de 65 años, en pacientes que toman concominantemente esteroides y en pacientes con historia previa de úlcera péptica.

Un grupo de pacientes con úlcera gástrica tienen retrasos en la evacuación gástrica.

Sólo quedarían un 10% de úlceras gástricas como idiopáticas, es decir, no asociadas a H. Pylori ni a toma de AINEs.

Toda úlcera es consecuencia de la ruptura del equilibrio entre los agentes agresivos, fundamentalmente ácido clorhídrico, y los mecanismos de defensa de la mucosa. Las causas de las úlceras gástricas se agrupan en:

  • Aumento del volumen de la secreción gástrica.
  • Estasis gástrica que permite, por el mayor tiempo de contacto, la penetración del ácido y la pepsina a través de la barrera mucosa.

Defensa defectuosa de la mucosa gástrica contra el ácido y la pepsina por:

  • Alteración de la capa de moco protector.
  • Alteración de la capacidad regeneradora de las células del epitelio gástrico.

¿Qué síntomas aparecen?

El dolor en epigastrio es el síntoma más frecuente pero sigue un patrón menos típico que el de la úlcera duodenal( UD). El dolor es menos intenso que en la UD e incluso las úlceras gástricas altas pueden cursar sin dolor. El dolor aparece más pronto tras las comidas y suele calmarse espontáneamente con más facilidad que en la UD. Aparecen vómitos con más frecuencia sin necesidad de una obstrucción mecánica. Las recurrencias son habitualmente asintomáticas.

Diagnóstico de la úlcera gástrica

Tras la sospecha por los síntomas se deben realizar diversos estudios:

  • Estudios radiológicos con bario: permite diagnosticar entre el 80-90% de las úlceras gástricas.
  • Endoscopia: es el procedimiento diagnóstico de elección. Se deben tomar entre 4-8 biopsias de los bordes de la úlcera y cepillado del lecho ulceroso para estudio citológico. También biopsias del antro gástrico para investigar infección por H. Pylori.
  • Estudios de acidez gástrica. No suelen hacerse.

Tratamiento de la úlcera gástrica

El tratamiento médico es similar al de la úlcera duodenal (UD), pero hay que tener en cuenta que las úlcera gástrica (UG) cicatrizan más lentamente.

Se recomienda, para úlceras no complicadas, tratamiento con un antagonista H2 durante ocho semanas, tomado en una dosis después de la cena. Si la úlcera mide más de 2 cm se recomienda tratar durante doce semanas. En las úlceras gástricas no complicadas el omeprazol no ofrece grandes ventajas sobre los antagonistas H2.

Si es una úlcera gástrica complicada se recomienda tratamiento con omeprazol. Debe tratarse la infección por H. Pylori si existiese.

Se recomienda comprobar endoscópicamente la cicatrización de las UG.

El tratamiento quirúrgico está indicado cuando:

  • Complicación.
  • Refractaria al tratamiento médico.
  • Intratabilidad basada en criterios subjetivos.
  • Incapacidad para descartar cáncer gástrico.

El procedimiento quirúrgico depende del tipo de úlcera gástrica. En las tipo I, sería una resección del antro seguido de anastomosis para reestablecer el tránsito digestivo. En las tipo II y III, vagotomía y resección del antro.

¿Cómo puedo evitarla?

La UG aparece con más frecuencia en los pueblos que se alimentan preferentemente de arroz que las que consumen trigo, y en las poblaciones con dietas altas en hidratos de carbono y bajas en proteínas. La dieta con elevado contenido proteico protege contra la úlcera gástrica.

Una dieta pobre en frutas predispone a la úlcera gástrica. Sin embargo, una alimentación rica en especias, que debería incrementar la gastritis y la úlcera, no provoca un mayor número de UG.

Existe una relación positiva entre la frecuencia de la úlcera gástrica y la ingesta de té, bebidas de tipo gaseoso y alcohol de concentraciones superiores al 8%.

Se debe evitar el tabaco, la indomentacina, los salicilatos, la aspirina, la fenilbutazona y los corticosteroides porque producen úlcera gástrica.

Compartir

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here