Varices

Varices

Las varices, también llamadas insuficiencia venosa crónica o venas varicosas, son dilataciones que se forman en las venas y retrasan o dificultan la llegada de la sangre al corazón. Estas dilataciones se producen debido a la presencia de válvulas débiles o lesionadas en las venas. Como consecuencia de estas dilataciones, tiene lugar una acumulación anormal de sangre, haciendo que las partes afectadas, adquieran una coloración morada o azulada.

Las varices son hasta cinco veces más habituales en la mujer que en el hombre, sobre todo a partir de los cincuenta años, y es más común sufrirlas en las venas de las piernas, aunque también son habituales en el esófago, la región anal o los testículos.

¿Por qué se producen?

La función principal que tienen las venas en el cuerpo es la de realizar el retorno de la sangre hacia el corazón. En el caso de las piernas, el flujo de la sangre a través de las venas se realiza en contra de la gravedad. Estas venas poseen unas válvulas que actúan en una sola dirección, abriéndose para permitir el paso de la sangre y cerrándose para impedir que se devuelva. Cuando estas válvulas se debilitan o se lesionan, la sangre se devuelve y se acumula dentro de las venas, que se hinchan por la acumulación de sangre.

Esta debilidad en las válvulas puede estar causada, a su vez, por debilidad en las paredes de las venas. En estado normal, las paredes de las venas poseen una gran elasticidad, sin embargo, cuando se debilitan pierden esta elasticidad y se alargan y se ensanchan. Debido a esto, las hojas que forman las válvulas se separan y dejan de cumplir se función.

En estas condiciones, la sangre se devuelve a través de esta válvulas y se acumula en las venas, dilatando sus paredes aún más. De esta manera, las venas se agrandan y, en ocasiones, se doblan para caber en el espacio que les correspondería. Se forman, así, las varices, y la zona afectada adquiere una tonalidad morada.

Causas de las varices

Entre las causas de las varices podemos encontrarnos con:

  • Válvulas defectuosas congénitamante: válvulas que no funcionan correctamente y no cumplen sus funciones.
  • Tromboflebitis: Ocurre por formación de trombos o coágulos que dificultan la circulación y que pueden darse tras largos periodos de reposo en la cama.
  • Embarazo: Durante el embarazo la vena cava inferior puede inflamarse y presionar las venas de las piernas. Además, el flujo de sangre aumenta y ejercen una mayor presión. Habitualmente estas varices desaparecen tras el parto.

Causas de las varices

Síntomas de las varices

Entre los principales síntomas se incluyen:

  • Venas de gran tamaño que pueden verse exteriormente bajo la piel.
  • Hinchamiento en tobillos y pies.
  • Molestias en las piernas que incluyen picazón, calambres o dolor.
  • Coloración morada o azulada en la zona de la afección.

Consecuencias de las varices

La aparición de varices puede dar lugar a otros problemas como:

  • Dermatitis que puede llegar a causar un sangrado y úlceras o llagas por irritación de la piel.
  • Formación de trombofelebitis superficial por trombos o coágulos en las venas.
  • Telangiectasias por formación de venas rojas en racimo que se pueden verse exteriormente bajo la piel.
  • Arañas vasculares por formación de venas rojas o azules, sobre todo, en piernas y cara.
  • Las varices pueden indicar la existencia de enfermedades más graves.

Tratamiento para las varices

Tratamiento para las varices

Existen tratamientos para las varices existentes, pero que no impiden la formación de nuevas varices. Estos tratamientos pueden ser farmacológicos o quirúrgicos, en función de la gravedad de los síntomas.

Tratamientos farmacológicos

Empleados para evitar los síntomas de las varices o para impedir que estas vayan a más. Consisten en la aplicación de determinados medicamentos para fortalecer las paredes venosas, impedir la formación de coágulos, disminuir el dolor, reducir la inflamación o tratar la infección.

Tratamientos quirúrgicos

  • Métodos tradicionales: Consiste en una extirpación quirúrgica de las venas afectadas. Este tipo de intervención puede conllevar una serie de complicaciones del postoperatorio o la posible aparición de nuevas varices.
  • Microcirugía: Extracción de las venas afectadas con el menor número de incisiones posibles. Ofrece mejores resultados que el método tradicional.
  • Escleroterapia: Consiste en el cerrado de las venas por sí solas, provocando una irritación y que puedan volver a abrirse.
  • Láser: Consiste en eliminar los glóbulos rojos y cerrado de las venas. Ofrece buenos resultados.

Prevención de las varices

Es posible retrasar la formación de nuevas varices mediante hábitos como:

  • Evitar permanecer sentado o de pie durante mucho tiempo.
  • Estando sentado, evitar cruzar las piernas o mantenerlas elevadas.
  • Realizar actividad física que mejore el tono muscular y la circulación de la sangre.
  • Intentar adelgazar, en caso de sufrir obesidad.
  • Evitar usar ropa ajustada ya que puede empeorar las varices.
  • Evitar usar tacones altos durante largos periodos de tiempo.
  • Usar medias de compresión, siempre bajo recomendación médica, ya que ejercen presión sobre las piernas.

Ante todo, hay que tener en cuenta que la prevención y la consulta a especialistas son cuestiones básicas si se quiere evitar este problema o impedir que se agrave.

Compartir

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here