Guía completa de superalimentos

Los llamados superalimentos no hacen milagros, pero aportan una serie de beneficios a nuestro organismo que preservan nuestra salud y calidad de vida.

En los últimos años, todos hemos oído hablar sobre esos alimentos tan beneficiosos para la salud, pero tan desconocidos para nuestro paladar. ¿Sabemos qué son los superalimentos? En general se trata de alimentos exóticos que la mayoría de personas no conocen. Sin embargo, cuentan con propiedades necesarias para nuestro organismo. Aunque su apodo fue un producto del marketing, es cierto que contienen muchas propiedades beneficiosas para el correcto funcionamiento de nuestro cuerpo.

Muchos de ellos son bayas, semillas, productos desecados o en polvo. Aunque también podemos encontrar en este grupo a otros alimentos que nos van a resultar muy familiares.

No son alimentos novedosos, siempre han existido, pero hemos empezado a descubrirlos recientemente debido al aumento del interés por el cuidado de nuestra salud a través de la alimentación. Con el tiempo, muchos de los que hoy conocemos como superalimentos formarán parte de nuestra dieta diaria habitual. Pero siempre hay que consumirlos con moderación, ya que algunos de ellos pueden resultar perjudiciales si abusamos de ellos.

Superalimentos que deberíamos incluir en nuestra dieta

Guía de superalimentos

Quinoa

La quinoa es considerada un pseudo cereal, un grano que se cultiva para poder utilizar posteriormente sus semillas, que contienen fósforo, hierro, fibra y aminoácidos esenciales. Según la Organización Mundial de la Salud, la quinoa es una fuente de proteínas comparable a la leche. Además, otro de sus principales beneficios es que ayuda a prevenir la aparición de enfermedades cardiovasculares gracias a los ácidos grasos omega 3 y 6.

El calcio es otra de las propiedades de la quinoa, que ayuda a proteger los huesos frente a enfermedades como la osteoporosis. Existen muchos tipos de quinoa, hasta 1.800 variedades, todas ellas beneficiosas para nuestra salud. Para consumirla solo tenemos que ponerla a hervir y combinarla con lo que más nos apetezca: frutas, verduras o yogures. Este alimento tiene un gran efecto saciante que puede ayudarnos incluso a controlar el peso.

Chía

Las semillas de chía son una excelente fuente de fibra, calcio, proteínas, antioxidantes y ácidos grasos omega 3 y 6 que activan nuestro metabolismo para hacerle frente al colesterol malo. Un alimento muy concentrado en nutrientes que además ayuda perder peso, ya que reducen los antojos y nos hacen sentir más llenos rápidamente gracias a su gran poder de absorción.

Cuando se combinan con algún tipo de líquido, como por ejemplo agua, leche o yogur, forman un gel con efecto saciante. Su sabor es suave pero agradable y se pueden consumir en todo tipo de recetas, desde salsas hasta postres. La chía es un súper alimento a tenor de sus propiedades, pero conviene no consumirla en exceso, ya que es rica en fibra. La dosis diaria recomendada de chia oscila entre los 13 y 15 gramos, lo que equivale aproximadamente a dos cucharadas soperas.

Acai

​El acai es una baya fruto de una palmera que crece únicamente en la selva lluviosa del norte de Brasil. Es considerada como una de las frutas con mayor contenido en antioxidantes. Además poseen vitaminas del grupo A, B, C y E, y minerales como el calcio magnesio y potasio. El acai ayuda a mejorar la digestión y a prevenir el estreñimiento, fortalece el sistema inmunológico, favorece la circulación de la sangre e impulsa la actividad metabólica.

Chlorella

​La Chlorella es un alga verde, el alimento son mayor porcentaje de clorofila del mundo, tiene cuatro veces más que la espirulina. Destaca por su capacidad para eliminar las toxinas del cuerpo y por su poder de regeneración celular.

Además, la chlorella es alta en proteínas, ayuda a regular el colesterol, purifica la sangre y protege el hígado. Dada su alta capacidad depurativa es importante moderar su consumo, no más de 5 gramos al día. Se recomienda tomarla antes de la comidas, aunque también se puede mezclar con ensaladas, arroz o pasta.

Lino o linaza

Lino

Las semillas de lino o linaza son una gran fuente de ácidos grasos Omega 3, también contiene vitamina E, fibra y enzimas digestivas. Además, tiene propiedades anti cancerígenas, ya que es el único alimento que bloquea el camino del estrógeno. Es importante que a la hora de consumirlas trituremos las semillas para poder romper su capa exterior. De este modo, facilitamos el acceso de nuestras enzimas a las propiedades beneficiosas que nos aporta el lino.

Azúcar de coco

El azúcar de coco es un endulzante natural que proviene de las palmeras cocoteras. Al contrario que el azúcar tradicional, este no aumenta los niveles de glucosa en sangre. Su valor nutricional supera al de otros endulzantes también sanos.

Destaca por su aporte importante de vitaminas, como la C, y minerales, entre ellos el potasio, el zinc, el calcio o el magnesio. Pero a la hora de consumir azúcar de coco hay que hacerlo con moderación, porque al fin y al cabo, es un azúcar. En exceso, puede causar obesidad, diabetes o enfermedades cardiovasculares.

Espelta

La espelta es un cereal, una variedad del trigo, que es especialmente rico en vitaminas del grupo B y E. Destaca por su elevado contenido en proteínas de alto valor biológico. La espelta es una excelente fuente de energía y favorece el funcionamiento del sistema nervioso y de nuestro aparato digestivo. Es muy fácil de digerir, mejora la piel y repara los tejidos de nuestro organismo gracias a la presencia de ácido silícico.

Maíz morado

El maíz morado es el alimento con más antocianinas, un pigmento con gran poder antioxidante natural, que previene la degeneración de algunas células. Así mismo, contiene fósforo, hierro y vitamina A. Es habitual consumirla en forma de harina, en polvo, aunque también puede tomarse como una bebida.

Lúcuma

La lúcuma es una fruta andina que destaca no solo por sus propiedades, sino también por su gran sabor. Presenta un alto contenido en hierro y tiene propiedades energizantes. Es una buena fuente de carbohidratos, rica en minerales. Esta fruta es muy beneficiosa para la salud intestinal y mejora la piel.

Los especialistas la recomiendan contra la depresión por su alto contenido en niacina y vitamina B3. El caroteno reduce las probabilidades de ataque cardiaco y fortalece el sistema inmunológico. La lúcuma puede utilizarse como sustitutivo del azúcar blanco para endulzar nuestros platos o bebidas.

También te puede interesar:  Alimentos refinados: qué son y por qué son malos

Maca

Maca andina

La maca es una planta que contiene propiedades muy estimulantes para nuestro organismo. Aumenta la vitalidad, la fuerza y el rendimiento. Los especialistas la recomienda contra el estrés y el agotamiento. La maca es muy conocida por su poder afrodisíaco, ya que se cree que mejora la libido y aumenta la fertilidad, tanto en hombres como en mujeres. No es recomendable consumirla por la noche, puesto que puede provocar insomnio. Este súper alimento se puede consumir de muchas maneras distintas: cocida, asada, seca como harina…

Avena

El consumo diario de avena reduce el nivel de colesterol y azúcar en sangre. Es depurativa gracias a la gran cantidad de aminoácidos que contiene y que estimulan la producción de lecitina en el hígado. La fibra ayuda a eliminar la grasa que se deposita en las arterias que pueden generar muchos problemas cardiacos. La avena es un cereal rico en vitaminas del grupo B, coadyuvantes en la regulación del funcionamiento del sistema nervioso.

Té verde

El té verde es una bebida rica en antioxidantes y nutrientes que fortalecen las defensas y previenen enfermedades. Su consumo ayuda a bajar de peso reactivando el metabolismo y mejorando la capacidad para quemar una mayor cantidad de calorías. Pero no solamente se utiliza de manera diurética. Su alto contenido en antioxidantes equilibra los niveles de colesterol malo (LDL) en sangre, disminuyendo así el riesgo de padecer enfermedades cardiacas. Una taza de té verde al día es ideal para depurar el hígado.

Alcachofa

La alcachofa es una hortaliza que contiene un alto nivel de fibra, contiene muy pocas calorías y no tiene grasa. Es un diurético natural que reduce la retención de líquidos y elimina las toxinas del organismo. La alcachofa presenta un alto contenido en fósforo, potasio y magnesio. Una buena manera de cocinarlas es al vapor, aunque son muy versátiles y podemos utilizarlas en muchos platos de distintas maneras.

Aceite de oliva

Conocido y consumido por todos, el aceite de oliva es un aceite vegetal que se obtiene de las aceitunas. Entre sus numerosas propiedades beneficiosas, previene el envejecimiento prematuro gracias a la cantidad de antioxidantes que aporta. Fortalece la función del aparato digestivo evitando la formación de úlceras y evita las enfermedades cardiovasculares. El ácido oleico tiene una acción antiinflamatoria que reduce el dolor en los músculos y articulaciones.

Limón

El limón es uno de los cítricos más habituales en nuestra nevera, pero la mayoría desconoce sus grandes beneficios. Aporta gran cantidad de vitamina C que refuerza las defensas del organismo para prevenir enfermedades. El limón es muy rico en minerales, entre ellos, magnesio, potasio, calcio y fósforo.

Los flavonoides de los cítricos ayudan a disminuir el colesterol y a revertir la anemia. Con su jugo se pueden hacer zumos, helados, sorbetes o podemos utilizarlo como condimento.

Ajo

El ajo, remedio para el dolor articular

El ajo es un alimento que contiene potentes propiedades medicinales gracias a un compuesto del azufre llamado acilina. Su consumo habitual puede ayudar a mejorar la digestión y a absorber mejor los nutrientes que nos aportan el resto de alimentos.

Así mismo, mejora la función del páncreas y del hígado. El ajo tiene un alto nivel nutritivo, rico en vitamina B, pero muy pocas calorías. Sin embargo, debemos moderar su consumo, porque es un conocido anticoagulante natural. Su alto contenido en yodo tampoco es beneficioso para las personas que padezcan hipertiroidismo.

Cebolla

La cebolla posee propiedades antianémicas gracias a sus propiedades como el fósforo, el hierro y la vitamina E. Esto ayuda a nuestro organismo a reponer la pérdida de sangre y a regenerar los glóbulos rojos. Esta verdura es capaz de prevenir muchas enfermedades bastante comunes, sobre todo, las asociadas a la respiración, como los resfriados, así como de mejorar los síntomas de las alergias. Al contener potasio ayuda a controlar la hipertensión y previene la aparición de los cálculos renales.

Canela

La canela es una especia rica en magnesio, hierro, calcio, fibra y vitaminas C y B1. Es un buen remedio para el hinchazón de abdomen, ya que ayuda a que las digestiones sean más ligeras. La canela también es un relajante muscular. Su aromático olor y sus propiedades antiinflamatorias la convierten en un gran remedio natural para los músculos cansados.

Durante la menstruación, una taza de leche con canela puede calmar el dolor de barriga. Otra razón para consumir este súper alimento es su poder para tratar el acné, dadas sus propiedades antibacterianas. Igualmente, ayuda a suavizar y limpiar las impurezas de la piel.

Piña

La piña es una fruta diurética y desintoxicante, que se caracteriza por su alto contenido en vitaminas C, B1 y B6. También presenta minerales como el sodio, el potasio, el calcio y el magnesio. Una gran parte de la piña es agua, más del 80 %, aunque también aporta una gran cantidad de fibra al organismo. Es muy beneficiosa en las dietas de adelgazamiento, también por su efecto saciante. Puede ser muy útil para las personas que padezcan de gota o que posean un alto nivel de ácido úrico.

Lentejas

Las lentejas son legumbres ricas en vitaminas A, B1, B2, B3, B6, C y E. Son una fuente de proteínas y de hidratos de carbono, concretamente, en almidón, una sustancia que proporciona una gran cantidad de la energía que necesitamos. Posee muchos minerales, como el potasio, el fósforo, el hierro, el calcio, el magnesio y el sodio.

Así mismo, destaca por ser un buen remedio contra el estreñimiento, los trastorno del colon y las enfermedades cardiovasculares, debido a su aporte de fibra, que consigue equilibrar los niveles de colesterol en sangre. Es fundamental que las acompañemos con alimentos igualmente saludables, como la zanahoria o la patata.

Estos son algunos de los beneficios de los superalimentos. Como vemos, existe una gran variedad de alimentos que nos proporcionan los nutrientes que necesitamos si los ingerimos con regularidad. Una dieta adecuada que incluya muchos de estos alimentos siempre será beneficiosa para nuestra salud, tal y como muestran sus probados beneficios, especialmente para el corazón.

Guía completa de superalimentos
5 (100%) 1 voto


Te podría interesar

Publicidad