Síndrome confusional

Síndrome confusionalEl síndrome confusional es una alteración mental que se presenta de forma brusca y que puede ser indicio de presentación de una enfermedad o agravación de otra ya presente.

Las características principales son la desorientación espacio-temporal, la pérdida de memoria y la ansiedad. Cuando existe este síndrome suele presentarse a última hora de la tarde, cuando empieza a oscurecer; también puede tener lugar de forma aguda ante situaciones de ingreso hospitalario.

Causas del síndrome confusional

Las causas que pueden conducir a un estado de confusión son múltiples, entre ellas las más frecuentes son las siguientes:

  • Los problemas circulatorios y vasculares.
  • Las infecciones y la fiebre.
  • Los problemas metabólicos ( problemas de hígado, déficit de vitamina B12…)
  • La acción de algunos fármacos (antidepresivos, tranquilizantes..)
  • Presencia de anemia, problemas digestivos o gástricos…
  • La deshidratación
  • La retención urinaria y/o fecal.
  • La presencia de tumores.
  • Los traumatismos (caídas, golpes, accidentes..)
  • Los tratamientos quirúrgicos (cataratas, fractura de cadera, etc.).
  • El consumo de tóxicos (alcohol).
  • La hospitalización (por la situación de enfermedad, y el ambiente desconocido en el que hay continuos cambios de turno del personal, contínuas pruebas diagnósticas, personas desconocidas alrededor…). esto sucede con mayor frecuencia en las unidades de cuidados intensivos.

Síntomas del síndrome confusional

Los síntomas del síndrome confusional son fácilmente reconocibles por las personas que rodean al mayor, son los siguientes:

  • Inicio inesperado del cambio de conducta.
  • Desorientación de espacio, tiempo y persona (no sabe dónde está, ni en qué día o momento del día se encuentra, ni quién es)
  • Pérdida de memoria.
  • Tarda más tiempo en reaccionar a estímulos, responder a preguntas, le cuesta mucho trabajo pensar y concentrarse.
  • Aparecen alucinaciones
  • Ansiedad y agitación, que puede desembocar en comportamientos agresivos.
  • Gran dificultad para conciliar o mantener el sueño.
  • Falta de apetito.
  • Deshidratación.
  • Expresión de persona ausente.

¿Cómo se diagnostica?

Cuando el síndrome confusional aparece en el domicilio es la propia familia quien reconoce los síntomas del problema, y una vez en consulta se realiza el diagnóstico a partir del reconocimiento de estos síntomas y signos.

Cuando el problema se da en la hospitalización se valora el estado mental que la persona presenta durante el ingreso para compararlo con la información que la familia aporta acerca de cuál era su estado antes del ingreso.

Tratamiento del síndrome confusional

Además del tratamiento que prescriba el médico, es necesario seguir las siguientes recomendaciones:

  • Dirigirse siempre a la persona con lenguaje claro y sencillo, evitando siempre saltar de un tema a otro en la conversación y procurando acompañar el lenguaje con gestos.
  • Evitar situaciones tensas, discusiones, confrontaciones y reprimendas bruscas.
  • Tratar de hacer a la persona partícipe de las actividades y conversaciones familiares, creando un ambiente sosegado y tranquilo.
  • Llevar un control estricto de la medicación y realizar revisiones periódicas.
  • Mantener la higiene y dieta apropiadas.
  • Llevar a cabo medidas ambientales como la colocación de relojes y calendarios a la vista de la persona, evitar la oscuridad y los cambios frecuentes de los muebles o el entorno, colocar barras protectoras en la cama para evitar caídas nocturnas en caso de agitación.

¿Cómo puedo evitarlo?

La prevención de los estados de confusión se puede llevar a cabo siguiendo las recomendaciones anteriores y procurando siempre que la persona se encuentre en un entorno que le resulte familiar, con personas conocidas, fotografías, objetos de gran valor sentimental…

Se deberá acudir a consulta al presentarse los síntomas, al notar alteraciones de la conducta o cambios bruscos de comportamiento.

Compartir

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here