Sífilis

La sífilis es una infección crónica generalizada causada por el Treponema pallidum que suele ser de transmisión sexual y en al que alternan episodios de actividad, interrumpidos por episodios de latencia.

¿Por qué se produce?

Después de un periodo de incubación de tres semanas como promedio, aparece una lesión primaria, acompañada frecuentemente de una linfadenopatía regional (cercana a la lesión primaria).

Posteriormente, una fase de bacteriemia( bacterias en la sangre) secundaria acompañada de lesiones mucocutáneas y linfadenopatías generalizadas que va seguida de un periodo latente de infección subclínica de muchos años de duración.

En una tercera parte, aproximadamente, de casos no tratados hay una tercera fase caracterizada por lesiones mucocutáneas, musculoesqueléticas o parenquimatosas progresivas y destructivas, aortitis o manifestaciones del sistema nervioso central.

Casi todos los casos de sífilis se adquieren por contacto sexual sin protección con lesiones infectadas (las lesiones mucocutáneas). Otras formas menos frecuentes de transmisión son el contacto personal no sexual, la infección adquirida in utero de la madre al hijo (sífilis congénita) o por transfusiones sanguíneas.

Síntomas de la sífilis

Sífilis primaria

La típica lesión de la sífilis primaria se localiza en la piel y se denomina chancro. El chancro primario se inicia como una pápula única indolora que en seguida se erosiona y, a menudo, pero no siempre, se indura adquiriendo una consistencia cartilaginosa a la palpación.

En varones heterosexuales, el chancro suele localizarse en el pene, mientras que en los varones homosexuales es frecuente hallarlo en el canal anal o en el recto, en la boca, o en genitales externos.

En las mujeres los sitios más frecuentes son el cuello uterino y los labios vulvares. Debido a esto la sífilis primaria puede pasar desapercibida, sobre todo en mujeres y en varones homosexuales.

Son frecuentes otras lesones atípicas que varían desde una pequeña pápula hasta una úlcera erosionada, dependiendo de la cantidad de treponemas que se inoculen y del sistema inmunitario del individuo.

La linfadenopatía regional suele acompañar a la lesión sifilítica primaria apareciendo durante la primera semana una vez iniciada la lesión. Dependiendo de la localización del chancro, la linfadenopatía aparece en las ingles (en ambas), en la región iliaca o perirrectal.

En general, el chancro cura en cuatro o seis semanas (límite de dos a doce) mientras que la linfadenopatía puede persistir meses.

Sífilis secundaria

Se producen lesiones variadas. Puede aparecer una erupción cutánea, de muchos tipos posibles, distribuída por todo el cuerpo, incluyendo plantas, palmas, cara y cuero cabelludo. Estas lesones pueden afectar a los folículos pilosos (de donde nace el pelo) y producir alopecia y caída del pelo en cabeza, cejas y barba. En los pliegues y zonas húmedas y calientes las pápulas crecen y se forman lesiones amplias, húmedas, rosadas o blanco-grisáceas, muy contagiosas llamadas condilomas planos. Las lesiones en las mucosa se conocen como placas mucosas y, generalmente, no son dolorosas.

Los síntomas generales pueden ser dolor faríngeo, fiebre, pérdida de peso, malestar general, anorexia, cefalea y meningitis. Otras complicaciones menos frecuentes son hepatitis, glomerulonefritis (enfermedad renal), gastritis y otras inflamaciones del tubo digestivo, afectación articulares y oculares.

Sífilis tardía

Se puede producir afectación meníngea con cefalea, náuseas vómitos, rigidez de nuca, parálisis de los pares craneales (nervios encargados principalmente de la cara), convulsiones y cambios en el estado mental. La denominada parálisis general se caracteriza por alteraciones de la personalidad, de los reflejos oculares, alucinaciones, pérdida de memoria, desorientación y alteraciones del lenguaje.

Otro síndrome característico es la tabes dorsal que comprende alteraciones de la marcha, de la sensibilidad (fundamentalmente del dolor y la temperatura), impotencia y alteraciones de la vejiga urinaria. Las manifestaciones vasculares se limitan a los grandes vasos. Los síntomas aparecen de diez a cuarenta años después de la infección. Las complicaciones cardiovasculares son más frecuentes y aparecen más pronto en varones que en mujeres y pueden ser más frecuentes en la raza negra que en la blanca.

Las lesiones oculares pueden ser iritis, acompañada de dolor, fotofobia y disminución de la visión, coriorretinitis o alteraciones pupilares.
La sifilis tardía benigna se define por unas lesiones llamadas gomas. Los gomas son lesiones inflamatorias, dolorosas, a veces ulceradas, que aparecen principalmenete en piel, sistema musculoesquelético, baca, vías respiratorias altas, laringe, hígado y estómago, aunque pueden aparecer en cualquier órgano.

Sífilis congénita

La transmisión del treponema de la madre al hijo puede ser en cualquier momento del embarazo, pero las lesiones de sífilis congénita aparecen generalmente pasado el cuarto mes de gestación.

¿Cómo se diagnostica?

Es necesario además de la sospecha clínica, la determinación del Treponema pallidum en tejidos infectados, en la sangre, o la determinación de anticuerpos creados contra dicho microorganismo por el individuo infectado. Para ello se utilizan técnicas como el examen en campo oscuro, la inmunofluorescencia indirecta y pruebas serológicas específicas.

Tratamiento de la sífilis

La bencilpenicilina es el tratamiento de elección en todas las fases de la sífilis. En cada una de ellas, y según los síntomas, se debe ajustar la dosis y la duración del tratamiento. En casos de alergia a las penicilinas se suelen emplear tetraciclinas.

Poco después del tratamiento puede comenzar la llamada reacción de Jarisch-Herxheimer, consistente en fiebre, escalofríos, mialgias, cefalea, taquicardia, taquipnea e hipotensión. Debe advertirse la posible aparición de esta reacción que se trata con reposo en cama y aspirina.

Evitando la sífilis

La prevención de la sífilis depende del uso de preservativos en las relaciones sexuales de riesgo, en el control de las transfusiones sanguíneas y en la detección y tratamiento de los casos infectados.

Artículos relacionados


Deja un comentario