Salmonelosis

Se denomina salmonelosis así a una serie de enfermedades producidas por bacterias que pertenecen al género Salmonella, y pueden producir diferentes síndromes clínicos como fiebre entérica, gastroenteritis, bacteriemia e infecciones localizadas.

¿Por qué se produce?

Se trata de una bacteria perteneciente a la familia de las enterobacterias, existen diferentes especies y se han encontrado mas de 2300 serotipos diferentes.

Las diferentes especies de Salmonella, excepto typhi y paratyphi, producen un cuadro de gastroenteritis. Su reservorio está constituido por animales domésticos (gallinas, vacas, cerdos, ovejas) de los cuales la infección pasa al hombre.

En España el alimento más implicado es la mayonesa y alimentos que la contienen, aunque también se produce por el consumo de hamburguesas, salchichas, huevos, embutidos, pescado y vegetales.

La Salmonella typhi y Salmonella paratyphi son los productores de la fiefre entérica (tifoidea o paratifoidea). El hombre es el único reservorio y la fuente de infección, esté enfermo o sea portador. La transmisión de la enfermedad se produce por la ingesta de agua y alimentos contaminados con heces u orina de pacientes enfermos o portadores.

La infección por Salmonella se produce por consumo de agua y alimentos contaminados por este microorganismo. Una deficiente conservación facilita la multiplicación de los microorganismos hasta alcanzar una cantidad suficiente para producir la infección, que junto a una inadecuada elaboración culinaria favorecen la adquisición de la enfermedad.

Formas de contagio de la salmonelosis

Síntomas de la salmonelosis

Gastroenteritis por salmonella

El periodo de incubación tras la ingesta puede ser de 10 a 48 horas. Se manifiesta como diarrea aguda, nauseas, vómitos, dolor cólico abdominal y febrícula. Las deposiciones diarreicas en ocasiones pueden contener sangre y pus. Los casos no complicados evolucionan a la curación espontánea en 3 a 15 días.

Fiebre tifoidea

El paciente presenta un cuadro febril mantenido, acompañado de malestar, cefalea (dolor de cabeza), mialgias (dolor muscular), escalofríos y sudoración. En ocasiones se presenta tos.

Durante la segunda semana de convalecencia se presenta estupor, mantenimiento de la fiebre y aparición de una roseola típica en tronco (erupción de color rosa) y abdomen.

Puede presentarse diarrea, a veces descrita como puré de guisantes.

Existen complicaciones tardías como hemorragia y perforación, también puede agravarse la sepsis hasta situación de shock.

¿Cómo se diagnostica?

Bacteria de Salmonella typhi
Bacteria de Salmonella typhi
Gastroenteritis por salmonella

El diagnóstico se realiza mediante coprocultivo en medios selectivos, tanto sólidos como líquidos, donde se produce el crecimiento del microrganismo.

Fiebre tifoidea

El diagnóstico de certeza se establece por aislamiento del germen en hemocultivos de repetición. Los hemocultivos serán positivos en el 90% de los casos durante la primera semana. Los coprocultivos no se positivizan hasta la segunda o tercera semana y tienen una sensibilidad del 75%. Las pruebas serológicas son de poca utilidad clínica.

Tratamiento de la salmonelosis

Gastroenteritis por salmonella

El tratamiento se realiza con dieta astringente y soluciones de rehidratación si es preciso. El uso de antibioterapia no está indicado de forma rutinaria por el riesgo de desarrollar resistencias y la posibilidad de aumentar el periodo de excreción de la bacteria en las heces. En pacientes en edades extremas o factores prediponentes se puede valorar el uso de antibióticos, así como en las formas de afección graves.

Fiebre tifoidea

En este caso es necesario el uso de antibióticos como cefalosporinas de tercera generación o quinolonas. En portadores crónicos puede ser necesario realizar una colecistectomía. La vacunación no se recomienda de forma rutinaria y no es obligatoria, sólo es aconsejable en desplazamientos a áreas geográficas subdesarrolladas con condiciones sanitarias precarias, convivientes de portadores crónicos y personal de laboratorio.

¿Cómo evitar la salmonelosis?

Se debe prevenir la proliferación bacteriana manteniendo el alimento a temperatura inferior a 10ºC hasta el momento de la transformación y consumo, y cuidar la higiene personal y cumplimiento de las medidas higiénico-sanitarias en la manipulación de alimentos.

El calor es la medida más adecuada para la destrucción de los gérmenes.


Te podría interesar

Publicidad