Orzuelo

Es la infección e inflamación aguda de las glándulas de Zeiss o Moll (orzuelo externo) o las de Meibonio (orzuelo interno).

Los párpados son repliegues cutáneos móviles que recubren la parte anterior de los globos oculares. Están formados por distintas capas, de forma que en la capa más interna, el tarso, es donde se alojan unas glándulas sebáceas denominadas glándulas de Meibonio, las cuales liberan su secreción por unos orificios localizados en la parte posterior del borde libre del párpado. Además, entre las pestañas existen otras glándulas denominadas glándulas sebáceas de Zeiss y las glándulas sudoríparas de Moll.

Causas y síntomas del orzuelo

La infección está causada generalmente por el estafilococo y estreptococo. Se produce una infección de la glándula con formación de pus, que se va acumulando, produciendo una inflamación de la zona y que posteriormente termina liberándose espontáneamente.

Los orzuelos son muy frecuentes en la población general. Se caracterizan por la aparición de un intenso dolor, con enrojecimiento y calor de la piel de la zona. El dolor aumenta con la presión. El orzuelo interno suele ser más grande y doloroso que el externo, mientras que el externo es más superficial. A la exploración podemos palpar un nódulo bien delimitado, doloroso y que a veces es visible.

También te puede interesar:  Dacriocistitis

Diagnóstico y tratamiento

El diagnóstico se basa en los síntomas, no es necesario realizar ninguna prueba específica.

  • Se aplicará calor local, mediante compresas mojadas en agua templada, durante 15 minutos, dos o tres veces al día.
  • Realizaremos un masaje en la zona varias veces al día.
  • Administraremos antibiótico tópico (pomada de eritromicina o tetraciclinas) dos veces al día.
  • A veces es preciso drenaje quirúrgico.

Es difícil de prevenir, lo único sobre lo que podemos actuar es en realizar una buena higiene ocular en la vida diaria.

Publicidad

Te podría interesar