Llagas en la lengua

Toda la información sobre las llagas en la lengua en niños y adultos: causas, síntomas, tratamiento, consejos para evitarlas...

Las llagas en la lengua son úlceras menores que no revisten gravedad y que se curan en un par de semanas sin dejar cicatrices. No obstante, resultan de lo más molestas ya que causan problemas tanto para hablar como para comer y beber.

Al principio se presentan como una ampolla recubierta de una capa blanca, para luego pasar a convertirse en llagas, cuya parte interna puede ser totalmente roja.

¿Qué son las llagas en la lengua?

Las llagas se definen como lesiones ulcerosas que se desarrollan en este órgano muscular. Se caracterizan por tener forma redondeada u ovalada y un color blanquecino. Su tamaño puede ser muy variable en función de determinados factores, tales como la causa por la que se dan o si el individuo padece o no alguna enfermedad crónica.

Es importante destacar que las llagas en la lengua en ningún caso son contagiosas, ni siquiera a través de la saliva. A pesar de que en la gran mayoría de los casos no son una condición que revista gravedad desde el punto de vista médico, sí resultan muy molestas para quien las padece. Ocasionan dificultades a la hora de masticar los alimentos e incluso de beber.

Aunque todo el mundo puede sufrirlas, es más habitual en niños y jóvenes. Son precisamente este tipo de ulceraciones las que tienen un proceso de curación más largo ya que en la lengua están en permanente contacto tanto con los dientes como con los alimentos, de modo sufren roces constantes. Por lo general, el tiempo de recuperación es de entre diez y quince días.

Publicidad

¿Por qué aparecen?

¿Por qué aparecen las llagas en la lengua?

En lo relativo a las causas por las que se desarrollan las llagas en la lengua, hay una serie de factores de riesgo que merece la pena conocer.

Morderse la lengua de forma accidental

Una de las causas más frecuentes por las que aparecen se debe al hecho de morderse la lengua accidentalmente, sobre todo en niños pequeños.

Estrés

El estrés es una de las principales enfermedades del Siglo XXI, el cual afecta tanto a mayores como a pequeños. Así, un estado de estrés y ansiedad continuado en el tiempo puede dar lugar a la aparición de llagas en la lengua.

Ortodoncia

Aquellas personas con ortodoncia de alambres también tienen un alto riesgo de sufrir llagas en la lengua. Este tipo de aparatos incorporan unos ganchos que si se sueltan pueden afectar a la lengua.

Higiene deficiente

Los expertos señalan que una de las causas más comunes de esta condición es la falta de higiene bucal. Así, la acumulación de gérmenes y bacterias puede favorecer la aparición de estas úlceras tan molestas.

Es por ello que resulta tan importante mantener una higiene bucal óptima tanto en niños como en adultos, lo cual pasa por cepillarse los dientes después de las comidas, así como utilizar hilo dental y colutorio.

Cambios hormonales

Principalmente entre las mujeres, los cambios hormonales son otra de las causas posibles de la aparición de llagas. Este tipo de ulceraciones en la cavidad bucal son frecuentes durante la menstruación y/o el embarazo.

Carencia de nutrientes

La falta de determinados nutrientes esenciales para el buen funcionamiento del organismo, como la vitamina B12, el hierro o el ácido fólico también puede dar lugar a la aparición de estas lesiones ulcerosas en la lengua.

Para evitar este factor de riesgo se recomienda seguir una dieta equilibrada y saludable, priorizando el consumo de frutas y verduras de temporada.

Enfermedades

Lo más habitual es que las llagas aparezcan de forma aislada en la lengua. No obstante, cuando este tipo de ulceraciones aparecen varias al mismo tiempo, pueden ser síntoma de determinadas enfermedades.

  • VIH: el VIH es el virus causante del SIDA, la cual debilita el sistema inmunitario. Un trastorno de transmisión sexual que destruye determinadas células del sistema inmunitario, haciendo que el organismo no pueda defenderse ante algunas enfermedades.
  • Celiaquía: la celiaquía es una enfermedad caracterizada por una reacción al consumo de gluten. Así, cuando las personas que sufren este trastorno consumen alimentos con gluten su sistema inmunitario reacciona de tal forma que causa daño al revestimiento del intestino delgado, evitando con ello que el organismo pueda absorber los nutrientes de modo adecuado.
  • Enfermedad de Crohn: un proceso inflamatorio de carácter crónico que afecta al tracto intestinal. Los síntomas más habituales son dolor abdominal, diarrea, secreción anal y absceso rectal.
  • Herpes: el herpes es una infección que causa llagas tanto en la boca como en el rostro; es precisamente la lengua una de las zonas más afectadas. Se contagia por contacto directo y en la gran mayoría de casos no da lugar a ningún síntoma más allá de las llagas.
También te puede interesar:  Remedios caseros para curar el herpes labial

Síntomas de las llagas en la lengua

Las llagas son una condición fácil de detectar ya que este tipo de lesiones ulcerosas son visibles. Hay determinados indicios a los que hay que prestar especial atención, como la presencia de pus en la boca, lo cual puede ser un claro indicativo de infección.

Del mismo modo, de manera paralela a las llagas en la lengua, la persona puede sentir ardor o incluso dolor a la hora de consumir alimentos calientes y fríos. La presencia de una capa blanca o amarilla en la lengua es otro síntoma a observar.

Tratamiento de las llagas en la lengua

Es importante tener en cuenta que las llagas no requieren de tratamiento médico para su curación. Con el paso de los días desaparecen por sí solas tanto en adultos como en niños.

En la gran mayoría de los casos, en aproximadamente una semana se han curado por completo, sin dejar ninguna cicatriz. No obstante, hay que tener en cuenta que este tipo de lesiones ulcerosas se encuentran en una zona húmeda, por lo que el proceso de cicatrización es más lento que si se dan en cualquier otra zona del cuerpo.

Durante el tiempo que permanezcan las llagas, hay una serie de pautas y recomendaciones básicas a tener en cuenta: consumir alimentos blandos, prestar atención a que la lengua no roce con los dientes, evitar los alimentos fríos y calientes…

Remedios caseros para las llagas en la lengua

Remedios caseros para las llagas en la lengua

Existen una serie de remedios caseros elaborados con ingredientes 100% naturales que pueden resultar de gran ayuda para curar las llagas en la lengua.

Agua tibia y sal

Una de las soluciones más sencillas y al mismo tiempo más efectivas para aliviar los síntomas propios de estas lesiones ulcerosas y, además, acelerar el proceso de curación.

Basta con realizar enjuages bucales con agua tibia y sal. Si bien es cierto que escuece un poco, utilizando este remedio de forma continuada, los resultados son muy buenos. Además, es de gran utilidad para reducir el riesgo de sufrir una infección.

Manzanilla

La manzanilla es un antiinflamatorio natural con el que se puede elaborar un colutorio para hacer gárgaras y curar las llagas.

El proceso de preparación es el siguiente. En primer lugar se pone agua a hervir y, cuando llegue a su punto de ebullición se añade una cucharadita de flores de manzanilla. A continuación se deja cocinar un par de minutos. Una vez transcurrido el tiempo, se retira del fuego y se deja reposar unos minutos. Y, por último, se cuela y se hacen gárgaras.

Aloe vera

El aloe vera es uno de los ingredientes naturales con mayor número de propiedades y beneficios para la salud. En lo relativo a las llagas en la lengua, basta con colocar un poco de gel de aloe vera sobre una gasa y ponerla sobre las lesiones ulcerosas. Se deja reposar cinco minutos y, una vez transcurrido el tiempo, se retira con cuidado.

¿Cómo evitar las llagas en la lengua?

Por último, queremos señalar una serie de consejos para minimizar el riesgo de sufrir esta condición. Son tips muy sencillos que se pueden incluir en la rutina diaria.

  • Alimentación: tal y como hemos señalado, una de las principales causas de las llagas en la lengua es la carencia de determinados nutrientes en el organismo. Así, es esencial llevar una dieta saludable y variada, consumiendo a diario frutas y verduras.
  • Masticación: a la hora de consumor los alimentos, es importante comer despacio y masticar con calma. De este modo, se reduce el riesgo de morderse la lengua de forma accidental.
  • Higiene bucal: por supuesto, mantener una buena higiene bucal resulta esencial tanto en niños como en adultos. Para evitar las llagas en la lengua lo ideal es hacerse con un cepillo que también permita limpiar la lengua en profundidad, evitando que gérmenes y bacterias se acumulen en ella.
  • Morder: también es aconsejable evitar morder los lapiceros y las uñas. Esta es una costumbre muy habitual en niños y jóvenes.
  • Estrés: y, por último, llevar un estilo de vida tranquilo y relajado también resulta de gran ayuda. El estrés es uno de los principales detonantes de las llagas en la lengua, por lo que hay que tratar de mantenerlo a raya.

Conclusión

A modo de conclusión, destacar que las llagas en la lengua son una afección común que todo el mundo sufre al menos una vez en la vida. No revisten gravedad, aunque sí reusltan muy molestas, por lo que recomendamos tener en cuenta los factores explicados en el apartado anterior para evitarlas.


Te podría interesar