Hipertiroidismo

HipertiroidismoEl hipertiroidismo es el conjunto de manifestaciones clínicas, fisiológicas y bioquímicas que tienen lugar en nuestro organismo, como consecuencia de la exposición y respuesta de los tejidos a la existencia de una cantidad excesiva de hormonas tiroideas, generadas por un aumento de la actividad metabólica del organismo.

Existe un término más amplio que hipertiroidismo, con el que no hay que confundirlo, que es el de tirotoxicosis, donde las manifestaciones o síntomas que tienen lugar son consecuencia de un aumento excesivo de las hormonas tiroideas en el organismo, pero no necesariamente tienen que ser producidas por un aumento del funcionamiento del tiroides (puede ser por una administración del exterior o causadas por otro órgano que no sea el tiroides, como consecuencia de un mal funcionamiento de éste).

El hipertiroidismo es cinco veces más frecuente en mujeres que en hombres.

Causas del hipertiroidismo

Existe una amplia gama de causas de hipertiroidismo:

1. Existencia de una producción excesiva de TSH (son muy raras): ocurre en los siguientes casos:

  • Tumores de hipófisis: suelen ser de gran tamaño y productores de TSH, que generaría una mayor estimulación de la tiroides, originando esta mayor cantidad de hormonas tiroideas.
  • Aumento de la producción de TSH sin existencia de tumor en la hipófisis: se debe a un fallo en el circuito de retroalimentación en las células de la hipófisis, que no responden ante el aumento de las hormonas tiroideas, disminuyendo la producción de TSH para disminuir la estimulación de la glándula tiroides, generándose TSH de forma descontrolada, aumentando, por tanto, las hormonas tiroideas.

2. Producción de sustancias anormales que estimulan directamente el tiroides, haciendo que aumente la cantidad de hormonas:

  • Enfermedad de Graves-Basedow: es una enfermedad de causa autoinmune, y las sustancias son anticuerpos para el receptor que la glándula tiroides tiene para que realice su acción la TSH, de forma que se encargan de que esta acción sea más prolongada.
  • Tiroiditis de Hashimoto: es raro que curse con hipertiroidismo, pero, si lo hace, se denomina hashitoxicosis.

Algunos tumores de útero o testículo: producen sustancias que estimulan el tiroides.

3. Trastornos que originan una autonomía del tiroides en la producción hormonal, rompiendo el circuito de retroalimentación:

  • Adenoma tóxico: existe un nódulo único autónomo (funciona por sí solo).
  • Bocio multinodular: existen múltiples nódulos.

4. Hipertiroidismo producido por la administración de grandes cantidades de yodo en una persona con una función normal de su glándula tiroidea (fenómeno de Jod-Basedow).

Existen otras causas de aumento de hormonas tiroideas sin que se deban a un aumento de la función del tiroides (tirotoxicosis sin hipertiroidismo):

5. Tiroiditis subagudas: se aumenta la eliminación de las hormonas almacenadas sin que se produzca más cantidad de hormonas.

6. Hormonas que provienen de fuera del tiroides:

  • Administración externa de hormonas al organismo: mediante carne de animales son tratados con hormona tiroidea, productos farmacológicos que la contengan.
  • Tejido similar al tiroideo, con su misma función productora de hormonas, en otra parte del cuerpo (algunos tumores lo producen).

Síntomas del hipertiroidismo

Síntomas del hipertiroidismo

Por sistemas afectados:

Alteraciones generales

No soportan el calor y tienen sudoración excesiva, por lo que presentan piel caliente y húmeda, con aumento de la temperatura corporal por encima de lo normal.

Aparato digestivo

Pérdida de peso y grasa corporal, con aumento del apetito, diarrea y sed. Náuseas y vómitos.

Aparato cardiovascular

Palpitaciones, pulso arrítmico y rápido, angina, soplos cardiacos, aumento de tensión arterial, insuficiencia cardiaca. Las alteraciones en el corazón son más frecuentes en el hipertiroideo anciano.

Sistema nervioso y muscular

Debilidad y cansancio musculares, temblor de manos. Este tipo de alteraciones son más frecuentes en las personas jóvenes.

Alteraciones psiquiátricas

Irritabilidad, nerviosismo, inestabilidad emocional, insomnio.

Piel

Picor, lesiones en las uñas, pérdida del cabello.

Alteraciones ginecológicas

Amenorrea, oligomenorrea.

Los síntomas mencionados son los debidos al aumento de la hormona tiroidea en sangre; a éstos se asociarán los propios de la enfermedad que lo causa.

¿Cómo se diagnostica?

Generalmente, el diagnóstico se realiza claramente por los síntomas de hipertiroidismo, asociados en cada caso a los propios de la enfermedad que lo produzca (alteraciones en la piel, en los ojos), a la exploración del paciente con la simple observación de su aspecto (acalorado, nervioso, sudoroso, tembloroso) y con la palpación del cuello (se palpará o no el tiroides aumentado de tamaño de forma difusa, o nódulos múltiples, o un nódulo único).

También te puede interesar:  Bocio multinodular tóxico

El diagnóstico clínico se confirmará con una analítica hormonal: hormonas tiroideas (que estarán aumentadas en cantidad en la sangre), TSH (elevado o disminuido según la causa del hipertiroidismo).

Para diferenciar las distintas causas de hipertiroidismo, es necesario realizar otras pruebas añadidas: anticuerpos contra distintos componentes de la glándula tiroides (para diferenciar causas autoinmunes), gammagrafía tiroidea (para diagnosticar un adenoma tóxico o un bocio multinodular), ecografía tiroidea.

Tratamiento del hipertiroidismo

Una vez diagnosticado el hipertiroidismo, debe tratarse, porque puede presentar complicaciones graves.

Existen varias modalidades de tratamiento:

Farmacológico

Es el tratamiento ideal, y la primera opción que debe tenerse en cuenta en esta enfermedad.

Se utiliza en niños, en el embarazo, en el hipertiroidismo con bocio de pequeño tamaño, antes de la cirugía y si reaparece el hipertiroidismo después de la cirugía, cuando ésta está contraindicada o el paciente la rechaza, y antes y después del tratamiento con yodo radiactivo. La acción de los fármacos que se usan consiste en impedir que se fabriquen las hormonas tiroideas.

Los más usados son las tionamidas, que actúan evitando que el yodo que llega al tiroides sea usado para la fabricación de hormonas, disminuyendo con ello su formación. Estos fármacos son el carbimazol, metimazol, propiltiouracilo y metiltiouracilo (no comercializado en España).

Estos fármacos pueden producir, como efecto secundario más grave, la disminución de los leucocitos, que, si es severa, obliga a suspender el medicamento. A las tionamidas se asocian bloqueantes beta, que son fármacos que disminuyen el temblor y la taquicardia, sobre todo hasta que comiencen a hacer efecto los primeros.

Quirúrgico

Consiste en realizar una tiroidectomía parcial, siempre realizando previamente tratamiento farmacológico para disminuir la cantidad de sangre que llegue a la tiroides, así como la cantidad de hormonas que libere, para reducir las complicaciones durante la cirugía.

Se utiliza este tratamiento en personas entre 18-45 años; en casos en que el hipertiroidismo se asocie a bocio de gran tamaño; cuando el bocio comprime las estructuras que se encuentran a su alrededor y detrás (veánse conceptos); cuando el paciente prefiere este tipo de tratamiento a otros.

Pueden existir complicaciones tras la cirugía, siendo la más frecuente el hipotiroidismo, que suele ser transitorio y no durar más de 6 ó 7 meses. También puede aparecer hipoparatiroidismo, que también suele ser transitorio, por la resección de las glándulas paratiroideas. Puede reaparecer el hipertiroidismo, que se trataría con fármacos.

Muy raramente, debido a la gran perfección actual de la técnica quirúrgica, puede aparecer parálisis de las cuerdas vocales por lesión del nervio que se encarga de que se muevan.

Tratamiento con radioyodo

Consiste en destruir el tiroides con la administración de yodo radiactivo. El efecto no es tan inmediato como en la cirugía, por lo que unos meses después es necesario continuar con el tratamiento farmacológico. Se usa en pacientes muy mayores, en los que es imposible que cumplan el tratamiento y en enfermedades que impiden realizar cirugía

Evitar el hipertiroidismo

La enfermedad en sí no es evitable, aunque sí sus complicaciones o su descontrol, que se denomina crisis hipertiroidea, en la que aparecen todos los síntomas del hipertiroidismo llevados al grado máximo, pudiendo llegar a ser mortal.

La crisis hipertiroidea se previene evitando sus desencadenantes en un paciente hipertiroideo: el estrés, los traumatismos, las intervenciones quirúrgicas importantes. Es más frecuente en ancianos, y requiere tratamiento en una Unidad de Cuidados Intensivos.

Debe consultar al médico cuando, de forma inexplicable, comience a sentir temblor, sobre todo en las manos, asociado a calor y humedad en la piel de forma generalizada, pérdida de peso con igual o más apetito de lo habitual; sobre todo, si estos síntomas se asocian a diarrea, alteraciones en la regla y palpitaciones.

Compartir

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here