Dermatitis atópica en niños

La piel es un órgano muy importante tanto por su extensión como por su localización y debido a que se encuentra en íntimo contacto con el medio ambiente, tiene una función de barrera y protección frente a las agresiones del medio.

La dermatitis atópica es una enfermedad genética que suele aparecer en niños cuyos padres, hermanos, han tenido enfermedades alérgicas como: asma, rinoconjuntivitis, alergia alimentaria, urticaria. Existiendo un aumento de la susceptibilidad del paciente con dermatitis atópica para desarrollar asma y rinoconjuntivitis alérgica.

Una de las entidades más importantes de afectación cutánea en niños alérgicos es la dermatitis atópica que se caracteriza por ser una enfermedad inflamatoria crónica de la piel. Se trata de una enfermedad que afecta aproximadamente al 1-3% de la población y que presenta unas características especiales, su aparición puede iniciarse en la primera infancia, antes de los 6 meses (eczema del lactante), o bien puede remitir espontáneamente, entre los 2-3 años, o bien persistir en el 25-50% de los casos, en la adolescencia.

Dependiendo de la edad del paciente la localización de las lesiones es diferente. En la época de lactante las zonas más comúnmente afectadas son las mejillas, el mentón, el cuello, el tronco y las extremidades. En la edad infantil se suele localizar en la región retroauricular, muñecas, cuello, manos y zonas de flexión de codos y rodillas. En la edad adolescente su localización preferencial es en las manos y zonas de flexión.

Síntomas de la dermatitis atópica

Los primeros signos de alarma suelen ser unas manchas rojizas con pequeñas ampollas, a menudo exudativas, piel seca, y picores muy intensos. El niño se rasca permanentemente y especialmente, cuando no está vestido o durante la noche; los rasguños graves hacen que el niño esté vestido irritable y alteran el sueño. A menudo, el niño puede provocarse el mismo estos arañazos, hasta el punto en que lleguen a sangrar. El rascarse continuamente, aunque el niño esté vestido, hace que la piel deje de producir costras, lo que a su vez puede provocar una infección, causando así una resistencia al tratamiento.

El ciclo de la piel atópica

Los pacientes suelen tener brotes, incluso entre los brotes de eczema la piel suele estar muy seca y con picores. En conjunto, los brotes de eczema son más intensos en la infancia y en invierno. Los factores emocionales o psicológicos no provocan dermatitis, pero dada la posible cronicidad de la enfermedad, estos factores pueden correlacionarse con la evolución.

También te puede interesar:  Pitiriasis versicolor

Los niños son, frecuentemente, alérgicos a algunos alimentos, como la leche, los huevos, frutos secos, pescado, cereales, frutas. Una vez identificada la alergia alimentaria, se aplica una dieta terapéutica de eliminación, en la cual se eliminan, solamente, los alimentos culpables de la alergia.

A continuación se dan algunos consejos para los niños con dermatitis atópica:

  • Mantenga siempre cortas las uñas de los dedos y limpias, para evitar en la medida de lo posible las lesiones de rascado y las sobreinfecciones de la piel.
  • Evite usar jabones perfumados y use sólo aceites limpiadores libres de jabón.
  • El baño suaviza y aporta flexibilidad a la piel, calma la irritación y disminuye la sequedad cutánea. Debe secar cuidadosamente al niño.
  • Atópico después del baño, sin frotar.
  • No deje que la piel tome contacto con la ropa que pueda producir irritación, como la lana y fibras sintéticas como el nylon.
  • La ropa en contacto con la piel del niño debe ser de algodón blanco, lavada siempre con jabones no irritantes.
  • Reduzca las causas de sudoración, como el exceso de ropa.
  • Hidrate bien la piel, ya que la piel seca pica más, con cremas de vaselina.
  • Evite, en lo posible, cualquier causa de stress.
  • Evite los cambios bruscos de temperatura, ambientes sobrecargados o a bajas temperaturas.
  • Facilite el sueño nocturno y los periodos de descanso durante el día.
  • La exposición gradual al sol y al agua del mar es, normalmente beneficiosa para los niños con eczema. Sin embargo, si las lesiones supuran o existe alguna superinfección bacteriana, el niño debe de evitar contacto con la arena.
  • Intente evitar en casa el tabaco.
Por último cabe indicar que el niño con Dermatitis Atópica debe ser estudiado por un Alergólogo, para intentar diagnosticar y realizar un tratamiento eficaz, ya que cada caso requiere un programa terapéutico individualizado.

Para establecer un tratamiento óptimo se deben tener en cuenta las características especiales de la piel, las posibles etiologías, la gravedad y las características agudas o no de los síntomas clínicos.


Te podría interesar

Publicidad