Vitíligo

El vitíligo es una enfermedad crónica de la piel que se caracteriza por la aparición de áreas despigmentadas. Explicamos las causas, síntomas y tratamiento.

El vitíligo es una enfermedad crónica de la piel que se caracteriza por la aparición de áreas despigmentadas debido a la pérdida de actividad de las células responsables de la pigmentación. Una enfermedad caracterizada por la aparición de lesiones blancas de tamaño variable y que evoluciona de modo progresivo.

¿Qué es?

Se conoce como vitíligo a una enfermedad que provoca la pérdida progresiva de color en determinadas zonas de la piel. Puede afectar por igual a personas de todas las edades y razas, aunque es más habitual en personas con piel más oscura y se da habitualmente antes de los 20 años.

Tanto la extensión como la velocidad de la pérdida de color a causa de esta enfermedad son imposibles de predecir. El vitíligo puede afectar a cualquier zona del cuerpo, incluido el rostro y el cabello; en algunos casos la decoloración de la piel ha afectado incluso al interior de la boca.

La causa directa de este trastorno es que las células responsables de la producción de melanina dejan de funcionar. Las consecuencias del vitíligo en la gran mayoría de ocasiones tienen que ver con la pérdida de autoestima y seguridad de la persona. No obstante, no se trata de una enfermedad que ponga la vida en peligro, ni es contagiosa.

En cuanto al tratamiento del vitíligo, gracias a los avances médicos se puede restablecer el color de la piel de la zona afectada. No obstante, en ningún caso puede prevenir la pérdida de color.

Publicidad

Tipos

Existen diferentes tipos de vitíligo, en función de la zona del cuerpo en la que aparezcan las manchas.

  • Generalizado: se conoce como tal a aquel en el que las manchas sin color se presentan de forma muy parecida en determinadas zonas del cuerpo. Es el tipo más frecuente de todos.
  • Segmentario: tal y como su propio nombre indica, afecta sólo a un lado o a una zona del cuerpo. Por lo general, se presenta a edades muy tempranas; luego progresa durante un par de años y, una vez transcurrido ese tiempo, se detiene.
  • Focal: el vitíligo focal es aquel que sólo afecta a una o a unas pocas zonas del cuerpo.

Causas del vitíligo

Causas del vitíligo

Tal y como hemos señalado en el apartado anterior, la causa directa de esta enfermedad es que las células responsables de producir melanina, conocidas como melanocitos, mueren o dejan de funcionar. A pesar de las numerosas investigaciones realizadas sobre el tema, los expertos no pueden determinar a día de hoy la razón por la que estas células cesan su actividad. Como consecuencia, comienzan a aparecer manchas más claras o blancas en las zonas afectadas.

Se cree que el vitíligo puede guardar alguna relación con las siguientes causas.

  • Trastorno del sistema inmunológico en el que éste ataca y destruye los melanocitos del organismo.
  • El vitíligo también puede ser un trastorno hereditario. Se considera que aquellas personas con antecedentes familiares tienen un mayor riesgo de padecerla.
  • Factores externos, como por ejemplo una quemadura solar o la exposición prolongada en el tiempo a productos químicos de origen industrial.

Síntomas del vitíligo

Síntomas del vitíligo

El vitíligo es una enfermedad relativamente sencilla de percibir ya que los síntomas son muy notorios y, además, totalmente diferentes a los de cualquier otro trastorno que afecte a la piel. El indicio principal del vitíligo es la pérdida de pigmentación en la piel, la cual se da de forma irregular y, además, progresiva.

En la gran mayoría de ocasiones, en primer lugar se observan cambios en aquellas zonas expuestas a los rayos solares, como las manos, los pies, el rostro y los brazos.

A medida que la enfermedad avanza, es habitual que el cuero cabelludo, así como las pestañas, las cejas o la barba, tomen un color blanco o gris. Otro síntoma propio del vitíligo es la pérdida de color en los tejidos que recubren el interior tanto de la boca como de la nariz.

En los casos más graves de vitíligo, incluso se puede apreciar una pérdida de color en la retina.

Desde el punto de vista médico, resulta muy complicado predecir el profgreso de la enfermedad. En algunos casos las manchas se dejan de formar sin ningún tratamiento. No obstante, lo más frecuente es que la pérdida de pigmentación se extienda, de modo que poco a poco vaya afectando a gran parte del cuerpo. La recuperación del color original de la piel se da muy pocas veces.

Diagnóstico

Ante la más mínima sospecha de vitíligo, es importante acudir al médico para que realice un diagnóstico y, en función del mismo, establezca el tratamiento más adecuado. En primer lugar pregunta al paciente por su historia clínica, teniendo en cuenta tanto los síntomas como los antecedentes familiares. A continuación procede a realizar un examen físico para descartar otros trastornos de la piel, como dermatitis o psoriasis. Para ello utiliza una lámpara especial que proyecta luz ultravioleta para determinar el diagnóstico de vitíligo.

También te puede interesar:  Granuloma piógeno

Además, el médico puede solicitar pruebas adicionales. Una de las más habituales es la toma de una pequeña muestra de piel en la zona afectada. También un análisis sanguíneos para detectar si existe algún tipo de enfermedad autoinmune, como anemia o diabetes, entre otras.

Tratamiento del vitíligo

Tratamiento del vitíligo

El vitíligo es una enfermedad que no tiene tratamiento como tal ya que el proceso no se puede detener. No obstante, existen diferentes opciones y técnicas para mejorar la apariencia de la piel.

Medicamentos

Existen una serie de medicamentos que pueden ayudar en gran medida a recuperar el tono de la piel perdido.

  • Cremas antiinflamatorias: la aplicación de cremas antiinflamatorias en el área afectada puede resultar beneficioso para recuperar en gran medida el color de la piel. Es un tratamiento que debe utilizarse en la primera fase de la enfermedad para que realmente sea efectivo.
  • Medicamentos para el sistema inmune: también existen pomadas y cremas que resultan de gran ayuda en aquellas personas que tienen pequeñas zonas de despigmentación, sobre todo en el rostro y en el cuello.

Terapias

En función del diagnóstico determinado por el médico en relación al vitíligo, el tratamiento más oportuno puede ser la fototerapia. Una técnica que devuelve el color original a las manchas claras a causa de la enfermedad.

En aquellos casos en los que el vitíligo está muy extendido y afecta a prácticamente todas las partes del cuerpo, la despigmentación es otra terapia que ofrece muy buenos resultados. Consiste en la aplicación de una sustancia despigmentante en aquellas zonas de la piel que todavía no estén afectadas.

Cirugía

En aquellos casos en los que los medicamentos y las terapias no dan resultado, la cirugía es otra opción de tratamiento.

La técnica más habitual es el injerto cutáneo. El médico retira pequeñas partes de la piel normal pigmentada y las injerta en aquellas zonas afectadas por el vitíligo. Se trata de una cirugía con una serie de riesgos que resulta interesante conocer: infecciones, cicatrices y color desparejo.

En los últimos años, algunos casos de vitíligo, sobre todo en personas de piel oscura, también se han utilizado los tatuajes como tratamiento. El médico implanta pigmento en la piel mediante la micropigmentación.

Complicaciones

Las personas con vitíligo tienen un alto riesgo de las siguientes complicaciones.

  • Problemas psicológicos: un alto porcentaje de personas con vitíligo sufren una pérdida de autoestima, sobre todo cuando las manchas afectan a zonas visibles como las manos o el rostro. En determinados casos se aíslan, sufriendo así una gran angustia tanto social como psicológica.
  • Cáncer de piel: una de las posibles consecuencias del vitíligo es el cáncer de piel, uno de los tumores más comunes a día de hoy. Los dos tipos más comunes son el cáncer de células basales y el cáncer de células escamosas, los cuales se forman en la cabeza, el cuello, las manos y los brazos.
  • Iritis: en los casos más graves en los que el vitíligo causa una pérdida de color en la rutina, puede desarrollarse una iritis. Se conoce como tal a una inflamación del iris. Puede afectar a uno o ambos ojos y los síntomas más comunes son el dolor, la sensibilidad a la luz, la disminución de la visión y el dolor de cabeza.
  • Pérdida de audición: el vitíligo también puede causar una pérdida progresiva de audición, que puede afectar a uno de los oídos, o a ambos.

¿Cómo vivir con vitíligo?

Hay una serie de precauciones y principios basicos relacionados con el cuidado de la piel, esenciales para vivir con esta enfermedad.

En primer lugar, es esencial proteger la piel contra los rayos solares. Así, es muy importante utilizar durante todo el año un proyector solar que tenga un factor de al menos 50; si es resistente al agua, sobre todo en verano, mucho mejor. Se debe aplicar de forma generosa. Por supuesto, también se deben utilizar prendas que protejan la piel del sol. De este modo se evitan las quemaduras, las cuales pueden empeorar de forma considerable la enfermedad.

Desde el punto de vista psicológico, ocultar las zonas afectadas por el vitíligo ayudan a quienes padecen este trastorno a sentirse mejor con ellos mismos. Actualmente existen en el mercado diferentes productos de maquillaje y bronceado que ayudan a mejorar el aspecto de la piel. Lo mejor es consultar con el médico cuáles son los más adecuados para cada caso.

Y, en tercer y último lugar, es esencial evitar los tatuajes, incluso en aquellas zonas no afectadas por el vitíligo.

Conclusión

El vitíligo es una enfermedad que sufren cerca del 2% de las personas a nivel mundial. Se trata de un trastorno relativamente conocido ya que numerosas celebridades la han padecido, como el cantante Michael Jackson y el basquetbolista Rasheed Wallace. También Winnie Harlow, modelo y actual pareja de Lewis Hamilton. Esta última ha realizado numerosas colaboraciones con firmas de moda de reconocimiento mundial.


Te podría interesar