Uña negra

La uña negra es un trastorno caracterizado por la acumulación de sangre debajo de la uña. Explicamos sus causas, síntomas y tratamiento.

La uña negra es un trastorno caracterizado por la acumulación de sangre debajo de la uña. Una de las causas más frecuentes es una lesión en el dedo, como por ejemplo la caída sobre el mismo de un objetivo pesado. Así, a raíz de la lesión, la uña se torna, total o parcialmente, de color negro o morado.

¿Qué es la uña negra?

La uña negra, cuya denominación técnica es hematoma subungueal es un hematoma localizado debajo de la uña. Dicho de otro modo, se trata de un moratón que en vez de encontrarse en la piel se ubica bajo la uña.

Aunque las causas que dan lugar a esta condición son muy variadas, en un alto porcentaje de casos la uña negra se da como consecuencia de un fuerte impacto en la misma o por microtraumatismos que se repiten con frecuencia. Sin embargo, también puede ocurrir sin dolor o aviso.

La uña negra es especialmente común entre los corredores de larga distancia. En este tipo de deportes los pies son sometidos a una sesión de pisadas continua durante un largo periodo de tiempo; pequeños impactos que los dedos deben absorber y que pueden dar lugar a lo que se conoce como uña negra.

Posibles causas

Causas de la uña negra

Publicidad

A continuación señalamos las principales causas por las que se da esta condición.

Onicomicosis

La onicomicosis es una infección que se produce por hongos en las uñas de los pies. En la gran mayoría de los casos la infección se origina en el dedo gordo, y si no se da el tratamiento adecuado, se puede extender al resto de uñas.

Uno de los indicios más notorios de la onicomicosis es el cambio de color y forma de la uña afectada, la cual se vuelve de color negro. Por lo general, no causa grandes molestias en un inicio, por lo que quienes la padecen no acuden al médico con brevedad. Así, el riesgo de que la infección invada por completo la uña es alto.

Melanoma maligno

Aunque no es demasiado habitual, un melanogma maligno también puede dar lugar a la uña negra. Se trata de un tumor maligno que se deriva de los melanocitos, las células encargadas de la producción de pigmento en la piel.

Calzado incorrecto

La uña negra también puede deberse al uso de calzado incorrecto. Si este es de una talla más pequeña, los dedos del pie se comprimen y están sometidos a un continuo golpeteo en el interior. Del mismo modo, si el calzado es de una talla más grande, se produce un movimiento repetido debido a la falta de agarre.

Tampoco se recomienda el uso de calzado de punta estrecha ya que ejerce una gran presión por el roce del calzado contra los dedos.

Uñas largas o deformadas

Aunque las uñas largas o deformadas no son una causa directa de la uña negra, sí aumentan de forma notable el riesgo de sufrir este trastorno. Es por ello que se debe prestar especial atención al cuidado de las uñas de los pies.

Por golpe directo

Una de las causas de uña negra que más se repiten es una lesión a raíz de un golpe de gran intensidad, como por ejemplo la caída de un objeto pesado sobre el pie. Ante este tipo de situaciones, los vasos sanguíneos se rompen, acumulándose la sangre bajo la uña.

Traumatismos

La presión repetida durante un largo periodo de tiempo en los dedos de los pies puede dar lugar a lo que se denomina trauma repetitivo, originando con ello la formación de coágulos de sangre bajo la uña.

¿A quiénes afecta la uña negra?

Uno de los grupos de población más afectados por este trastorno son los corredores de larga distancia. No obstante, esta condición también puede afectar a otros deportistas, como por ejemplo los futbolistas. Golpean el balon cientos de veces durante el partido, provocando así microtraumatismos repetidos, los cuales se localizan especialmente en las uñas ya que el balón se golpea con la puntera de la bota.

También te puede interesar:  Pie equino

También en esquiadores ya que en la práctica este deporte se basa en el descenso por pistas con un gran desnivel, en las cuales el peso corporal recae sobre la punta de los dedos. Así, las uñas son las grandes afectadas.

Claro que no es un trastorno exclusivo del ámbito deportivo. Todas aquellas personas que utilicen un calzado inapropiado o que no mantengan una buena higiene de sus pies tienen una alta probabilidad de sufrirlo.

Síntomas de la uña negra

Tal y como su propio nombre indica, el indicio más notorio de este trastorno es el color negro de la uña afectada. No obstante, del mismo modo que un hematoma, la gama de colores es muy amplia; puede ser desde un tono amarillento muy ligero hasta el negro más oscuro.

Además del cambio de color de la uña, se dan otros síntomas, por ejemplo el dolor. Quienes sufren de este trastorno sienten un dolor intenso y pulsátil en la zona, el cual se hace cada vez mayor a medida que avanza la lesión.

A pesar de que la uña negra no es una afección que revista gravedad desde el punto de vista médico, sí es necesario aplicar el tratamiento adecuado a la mayor brevedad posible. De lo contrario, puede surgir incapacidad para apoyar el pie debido al dolor que supone hacerlo.

Tratamiento recomendado

Tratamiento para la uña negra

En caso de observar un hematoma localizado debajo de la uña del pie es importante acudir al médico a la mayor brevedad posible. Y es que el factor tiempo juega un papel esencial en cualquier tipo de trastorno clínico.

El médico en primer lugar realiza la historia médica del paciente, preguntándole acerca de los síntomas, así como si practica algún tipo de deporte o si ha sufrido un golpe recientemente.

Si la uña negra se ha originado en las últimas 48 horas y el cuerpo no ha comenzado a reabsorber el coágulo de sangre, el tratamiento más habitual consiste en el drenaje de dicho coágulo. El médico procede a realizar una pequeña incisión en la uña, a través de la cual se drena la sangre acumulada en la zona.

Si ha transcurrido demasiado tiempo desde que ha aparecido el hematoma debajo de la uña, no hay tratamiento médico posible. Sólo se puede esperar a que la uña se desprenda por sí sola con el paso del tiempo.

Cómo prevenir la uña negra

Hay una serie de medidas a tener en cuenta para prevenir en la medida de lo posible la uña este trastorno.

  • Uñas: tal y como hemos señalado, uno de los principales factores de riesgo son las uñas largas o deformadas. Es por ello que resulta tan importante mantener las uñas recortadas, realizando siempre un corte en recto.
  • Calcetines: del mismo modo que se adapta el calzado a cada actividad, los calcetines también deben ser diferentes. Por ejemplo, a la hora de practicar deporte se recomienda optar por calcetines sin costuras para evitar rozaduras.
  • Calzado: para evitar la uña negra es esencial escoger el calzado adecuado. Para comprobar que la talla sea la correcta, lo mejor es probarse el calzado a primera hora del día.

Remedios caseros para la uña negra

Por último, queremos señalar una serie de remedios caseros que resultan muy efectivos para la uña negra. Merece la pena destacar que funcionan cuando la uña ha sufrido un golpe y se quiere evitar la formación de un hematoma bajo la uña.

  • Manzanilla: la manzanilla tiene grandes propiedades antiinflamatorias, por lo que es un remedio casero muy recomendado para evitar este trastorno tras un golpe intenso. Basta con elaborar una infusión de manzanilla y cuando esté templada introducir el dedo afectado. Ayuda a disminuir tanto la inflamación como el dolor.
  • Sal: otro remedio casero consiste en introducir la uña afectada en un recipiente de agua tibia con sal marina. Es muy efectivo para reducir la inflamación evitar que la uña se ponga negra.

Conclusión

En algunos casos la uña negra es un trastorno sin dolor alguno. No obstante, a medida que la presión generada por la sangre acumulada debajo de la uña aumenta, el dolor puede ser de gran intensidad. Así, ante el más mínimo síntoma se recomienda acudir al médico a la mayor brevedad posible.


Te podría interesar