Sangre en la orina

La presencia de sangre en la orina puede ser la primera señal de alerta de una enfermedad. Analizamos sus causas, sus síntomas, su diagnóstico y su tratamiento.

La presencia de sangre en la orina se denomina clinicamente como hematuria. Se trata de una condicion habitual, sobre todo en personas adultas, y en la gran mayoria de los casos no implica ninguna afeccion de gravedad.

La orina es una de las maneras en que nuestro organismo expulsa todas las toxinas. El proceso tiene comienzo en los riñones y, a través de los uréteres, la orina “viaja” hasta la vejiga, donde se almacena hasta que se expulsa del cuerpo. Pues bien, durante alguna de las fases de este proceso la sangre puede entrar en contacto con la orina, dando lugar a la hematuria.

¿Qué tipos de hematuria existen?

Se pueden diferenciar dos tipos de hematuria, en función de su magnitud.

  • Hematuria microscópica: se denomina como tal a la sangre que está presente en la orina pero que no se puede ver a simple vista, sólo mediante el microscopio. Por lo tanto, únicamente se diagnostica a aquellos pacientes que se someten a un análisis de orina. En la gran mayoría de los casos, esta condición desaparece sin causar ningún tipo de problema en los pacientes.
  • Hematuria macroscópica: se da cuando la cantidad de sangre presente en la orina es mayor y, por tanto, apreciable a simple vista. La orina toma en muchos casos un tono rojizo de mayor o menor intensidad. En algunos casos remite sin ocasionar problema alguno, aunque en determinados casos puede ser el primer síntoma de una enfermedad de gravedad.

¿Cuáles son las causas de la sangre en la orina?

Las causas de la hematuria son muchas y muy variadas. La presencia de sangre en la orina no es una enfermedad, sino que es un síntoma de una posible afección.

Sangre en la orina

Infección urinaria

Esta es una de las causas más habituales de la orina con sangre, sobre todo entre mujeres. Generalmente, cuando se da una infección urinaria existen otros síntomas como dolor en la zona del bajo vientre, molestias al orinar e incluso fiebre.

No se trata de una dolencia grave, pero resulta recomendable acudir al médico para establecer un tratamiento a base de antibióticos. Si una infección urinaria no se trata puede desencadenar una afección más grave: pielonefritis. Se trata de una infección que se da en los riñones.

Infección en la próstata

En los hombres mayores de 50 años la próstata puede causar determinados problemas de micción debido al engrosamiento de ésta, dando así ligar a hematuria. El tratamiento varía de forma notable entre pacientes; desde medicamentos hasta cirugía.

Cólico nefrítico

Prácticamente el 100% de los cólicos que se originan en los riñones originan una hematuria microscópica o macroscópica. Es una afección en la que uno o varios cálculos se alojan en las vías urinarias, causando un desgarro en las paredes y, así, un sangrado que se expulsa del cuerpo en la orina.

Masa renal

Aunque no es una de las causas más habituales de la hematuria, también puede darse. Sucede cuando existe una tumoración en el riñón o en el sistema urinario, la cual puede ser benigna o maligna. El tratamiento más frecuente es la cirugía.

Diagnóstico de la hematuria

Ante la presencia de sangre en la orina es importante acudir al médico. Tal y como hemos señalado, en la gran mayoría de los casos no es un signo de alerta de ninguna enfermedad grave, pero aún así resulta esencial saber cuál es su causa.

En primer lugar, el médico realiza una serie de preguntas acerca de la hematuria, así como sobre el estado general de la salud del paciente. El primer paso es solicitar un análisis de orina para comprobar si contiene o no glóbulos rojos. Además, esta prueba puede determinar si existe o no una infección en las vías urinarias, así como la presencia de cálculos renales mediante la presencia de minerales.

En función de los resultados obtenidos con el análisis de orina el médico puede solicitar una prueba de diagnóstico por imágenes, generalmente una ecografía. Un examen adicional es la citoscopia para observar la vejiga.

Tratamiento de la hematuria

El tratamiento de la hematuria depende fundamentalmente de cuál sea su causa. Si se trata de una infección, lo cual suele ser lo más habitual, el tratamiento habitual es la toma de antibióticos. Si la sangre en la orina ha derivado de un trauma, el único tratamiento posible es el reposo y la ingesta de líquidos.

En el caso de que el médico detecte la presencia de cálculos renales, el tratamiento recomendado puede ser la cirugía. De la misma manera, si existen tejidos cancerosos que provoquen la expulsión de orina con sangre, se debe intervenir y/o realizar un tratamiento de quimioterapia.

Por supuesto, el tratamiento también depende de la edad del paciente; no tiene nada que ver la presencia de sangre en la orina de un niño, que en la de un deportista, o que en la de una persona anciana.

Hematuria

Factores de riesgo

Existen una serie de factores que aumentan las probabilidades de la presencia de sangre en la orina.

  • Edad: generalmente, esta afección sucede en hombres y mujeres mayores de 50 años.
  • Antecedentes familiares: la genética también puede influir de forma notable en esta afección. Las personas con antencedentes familiares de cálculos renales son más propensas a sufrir hematuria.
  • Medicamentos: también hay determinados medicamentos como la aspirina que aumentan el riesgo de sangrado.

Tal y como hemos señalado, la hematuria no es una enfermedad en sí mismo, si no una señal que alerta de posibles afecciones en las vías urinarias. Aunque no es una afección grave, es importante acudir al médico para que establezca cuál es su causa y determine el tratamiento adecuado.


Te podría interesar

Publicidad