Respiración pulmonar

Entérate a continuación cuál es el ciclo de la respiración pulmonar y cuáles son las funciones de cada una de las partes del sistema respiratorio.

La respiración pulmonar es el proceso por medio del cual se lleva a cabo el intercambio de gases dentro de los pulmones. El cuerpo humano recibe oxígeno y libera dióxido de carbono. Todo el ciclo de respiración ocurre de forma inconsciente a través de señales químicas u hormonales que el sistema nervioso central envía al centro de respiración dependiendo de las necesidades de oxígeno de la persona.

Si bien el sistema respiratorio engloba todas las partes del cuerpo necesarias para llevar la respiración, es el centro respiratorio (CR), ubicado en una zona llamada médula oblonga en el cerebro, es la parte que controla la acción involuntaria de la respiración pulmonar. Diariamente el ser humano respira hasta 20 veces por minutos y para que eso sea posible son necesarias muchas partes de la anatomía del sistema respiratorio. Para comprender de forma más profunda todo el proceso de respiración pulmonar te invitamos a leer detenidamente este artículo de Salud.

Anatomía de la respiración pulmonar

Respiración pulmonar y sistema respiratorio

El sistema respiratorio está conformado por la nariz, laringe, tráquea, bronquios, bronquiolos, alvéolos y un par de pulmones. Todas estas partes son necesarias para que se lleve a cabo la respiración pulmonar y cada una ejerce funciones vitales que conoceremos a continuación.

Nariz y laringe

Forman parte de las vías respiratorias superiores y tienen la tarea de filtrar el aire que entra al cuerpo humano y transportarlo hasta la tráquea.

Publicidad

La tráquea

Esta parte posee dos canales llamados bronquios, los cuales se ramifican hasta llegar a cada pulmón. Cuando la tráquea recibe el oxígeno que proviene de la laringe, reacciona expulsando el polvo que pueda haber en el aire hacia la faringe.

Bronquios, bronquiolos y alvéolos

Los bronquios se dividen a su vez en ramas delgadas llamadas bronquiolos y cada uno de los bronquiolos termina en docenas de sacos pequeños llamados alvéolos pulmonares. El aire proveniente de la tráquea viaja por los bronquios, bronquiolos y alvéolos. Es precisamente en los alvéolos pulmonares donde ocurre el intercambio de gases justo en el punto donde los alvéolos entran en contacto con los vasos sanguíneos. A partir de este momento la sangre es responsable de transportar oxígeno a todo el cuerpo humano.

Los pulmones

La sangre transporta el dióxido de carbono hasta los pulmones y dichos órganos lo devuelven a los alvéolos. A partir de aquí este gas ejerce la ruta del oxígeno en inversa. Es decir, de los alvéolos pasará a los bronquiolos, bronquios, tráquea y laringe para ser expulsado por la boca.

Fases de la respiración pulmonar

Cuando escuchamos hablar de respiración pulmonar inmediatamente solemos pensar que se trata de la entrada y salida de aire de los pulmones. Sin embargo, este proceso casi automático que hacemos en todo momento se ejerce a través de distintas fases.

Primera fase

La fase inicial de la respiración pulmonar es la inhalación y para que esta tenga lugar es necesario que el diafragma genere un estímulo que expande la cavidad torácica, permitiendo que los pulmones se ensanchen y puedan así recibir el aire que ha sido inspirado por la boca.

Segunda fase

El aire inhalado viaja a la tráquea donde será distribuido a lo distintos canales bronquiales hasta llegar a los alvéolos pulmonares. En este punto el oxígeno cruza los vasos sanguíneos donde la hemoglobina y glóbulos rojos lo transportarán hasta las células más recónditas del organismo.

Tercera fase

Al mismo tiempo que la sangre está transportando oxígeno estará llevando dióxido de carbono al pulmón a través de los vasos sanguíneos. El dióxido de carbono se elimina del cuerpo a través de la exhalación.

Cuarta fase

Al exhalar, el diafragma relaja el estímulo y la cavidad torácica vuelve a su tamaño normal. El cuerpo no realiza ningún esfuerzo para exhalar y el aire con dióxido de carbono es desechado a través de la boca. Una vez que se exhala comienza nuevamente el ciclo de respiración pulmonar.

¿Problemas respiratorios?

Examinar la respiración pulmonar es muy importante para diagnosticar problemas respiratorios, sobre todo en personas fumadoras. A través de una espirometría, un doctor puede conocer qué tan bien están funcionando los pulmones y demás partes del sistema respiratorio. Este examen se lleva a cabo realizando respiraciones constantes y profundas a través de un equipo llamado espirómetro. Al finalizar el examen el equipo arroja un diagnóstico de la respiración en la que se puede conocer qué tan bien está desechando el organismo el dióxido de carbono y si el funcionamiento de todo el sistema respiratorio es el adecuado según la edad del paciente.

Curiosidades sobre la respiración y el sistema respiratorio

Curiosidades sobre la respiración

  • A lo largo de todo el tracto de las vías respiratorias existen vellos microscópicos que se llaman cilios y tienen la tarea de mantener la zona siempre limpia de patógenos. Sin embargo, el humo del tabaco puede afectar la función de estos vellos y causar condiciones como la bronquitis.
  • Las células de la tráquea y los bronquios producen una mucosidad que se encarga de mantener el tracto respiratorio lubricado para impedir el paso del polvo, bacterias y demás microbios a los pulmones.
  • La tos no es un síntoma de enfermedad, es un impulso que el cuerpo genera para expulsar bacterias y patógenos a través de la flema.
  • Los estornudos tienen la misma función que la tos, pero en las vías respiratorias superiores.
Respiración pulmonar
5 (100%) 2 votos


Te podría interesar