Leptina: la hormona que no te permite adelgazar

La leptina es una hormona que juega un papel fundamental en nuestro peso regulando el apetito y avisándonos cuando ya no es necesario comer más. La Leptina es una de las pocas hormonas que van a determinar tu calidad de vida, el peso de tu cuerpo, tu esperanza de vida y otros problemas derivados de la obesidad. Va siempre de la mano de su hermana la insulina.

Tanto la leptina como la insulina están asociados a la obesidad y cualquier problema que impida la habilidad de estas de comunicarse con los receptores produce la principal causa de enfermedades degenerativas crónicas. La importancia de estas dos hormonas es fundamental para nuestros propósitos y en ella encontraremos las razones por las que nos cuesta adelgazar.

Los científicos han llegado recientemente  a la conclusión de que el control de esta hormona podrá ayudarnos a adelgazar además de ayudar a pacientes con diabetes tipo II o personas con soriasis, enfermedades inflamatorias y hasta la artritis reumatoide.

¿Qué es la Leptina?

[highlight] Es una hormona con mucho poder e influencia en tu cuerpo y se produce en las células grasas [/highlight] . Es de hecho la forma en que las células grasas se comunican con tu cerebro y le indican si necesitamos comer más, menos o si estamos perfectos. Junto con la insulina que también es parte fundamental de todo esto, informa a nuestro cuerpo de si comemos o no y cuanto.

Cuando tu leptina (Me refiero a tus células grasas enviando leptina y a los receptores recibiéndola) funciona correctamente, cuando tus reservas grasas están llenas envían Leptina al organismo, se recibe en los receptores y el cerebro sabe que debe dejar de comer cortando nuestro apetito. Además eleva el metabolismo para quemar un poco de grasa extra. [highlight] Para el cuerpo no es funcional tener grasas acumulada si no es realmente necesari [/highlight] o. Nos hace más pesados, daña nuestras articulaciones y hacer que el corazón se sobre-esfuerce.

¿Cómo te haces resistente a la Leptina?

Aquí es donde viene el tirón de orejas. Nos hacemos resistentes o inmunes incluso a la Leptina de la misma forma que nos hacemos resistentes a la insulina, estando continuamente expuestos a sobredosis de estas hormonas.  Si tu dieta tiene altas dosis de azúcar, cereales, cualquier comida procesada (Qué es la misma dieta que produce inflamaciones, y la misma que también ayuda a tener cáncer [No son casualidades]) el azúcar se metaboliza en tus células grasas y las células grasas liberan Leptina.

También te puede interesar:  Acupuntura para adelgazar

Con el tiempo tu cuerpo está demasiado expuesto a la Leptina, demasiadas sobredosis y como consecuencia se ha resistente o sordo. Ahora tenemos un problema enorme. Nuestro cuerpo ya no escucha la hormona que nos hace sentir saciados.  O lo que es peor para poder sentirnos saciados tenemos que comer unas cantidades ingentes de calorías para que la dosis de Leptina sea suficiente para escucharla.

Cuando tratamos de hacer una dieta la vemos como un verdadero sacrificio, porque nunca nos sentimos saciados, el cuerpo nos pide más.

Como revertir la resistencia a la Leptina

La única forma conocida actualmente es simplemente reduciendo las ingestas de aquello que provoca exceso de leptina. Haciendo una dieta con un buen equilibrio como la Dieta del plato. Una dieta (no se entienda como algo estricto sino una forma de comer equilibrada y bien para toda la vida) es lo que más efecto tiene en tu salud y calidad de vida, por encima de cualquier tratamiento médico.

[Tweet “Una dieta no es un régimen restrictivo es una forma de comer correcta para toda la vida”]

Una dieta que en la que tenga cereales integrales completos, con énfasis en las buenas grasas  y evitando comidas que provoquen picos de insulina (comidas con índice glucémico alto) harán que tu cuerpo vuelva a ser en algún moemnto sensible a la insulina y a la leptina de nuevo.

Sumario

La Leptina junto con la Insulina son las hormonas que nos facilitan o impiden tener la figura que deseamos. Cuando estas están descompensadas es dificilísimo luchar contra ellas pues estamos haciéndolo contra nuestros instintos. Nuestro cuerpo nos dice que tenemos que comer más, y eso es muy duro. Una fuerte voluntad y la adhesión a una dieta equilibrada nos permitirá estar más sanos y mantener nuestro sistema de hormonas en niveles correctos y funcionales.

Si no estás delgad@ lucha por estarlo, sabes que existe un problema y tendrás que solucionarlo. No esperes más, y no, no siempre será tan duro, es como dejar de fumar. Una vez alcances tu peso correcto, un peso en el que te sientes sano, ágil, contento contigo mismo, que no te avergüenza que miren tu cuerpo. No lo abandones nunca, nunca.  Y así te evitarás centenares de enfermedades, ansiedades y problemas de autoestima.  Mantén la Leptina y la insulina a raya.

Compartir

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here