Cardiomegalia

Toda la información sobre la cardiomegalia, una enfermedad que se caracteriza por el agrandamiento del tamaño del corazón. Explicamos las causas, síntomas, diagnóstico y tratamiento de esta afección.

El corazón es un órgano vital en el cuerpo. Su función principal es el bombeo del sangre, de forma que resulta esencial para que el resto de órganos funcionen de forma adecuada. Del mismo modo que ocurre con otros músculos del cuerpo humano, el corazón se puede inflamar e hipertrofiar.

Así, la cardiomegalia es una enfermedad del corazón caracterizada porque este ha aumentado su tamaño en relación a sus dimensiones normales. Lo cierto es que no existe una medida fija ya que el tamaño del corazón depende del tamaño de la persona en cuestión; así, se considera que es mayor de lo habitual cuando cubre más de la mitad del diámetro de la caja torácica.

Se trata de un indicio que se da con frecuencia en una gran selección de cardiomiopatías ya que en muchos casos su causa es la inflamación del miocardio.

Tipos de cardiomegalia

Causas de la cardiomegalia

Un paciente con cardiomegalia puede presentar uno de los siguientes tres tipos de corazón con un tamaño más grande de lo normal.

Dilatado

Se conoce como tal a aquel músculo cardíaco que se encuentra debilitado y cuyas cámaras se dilatan. A pesar de que la ampliación de las cámaras del corazón supone un problema, no es el principal. Y es que este tipo de corazón agrandado afecta a todas las partes del miocardio de una determinada persona, aumentando de forma notable el riesgo de sufrir una insuficiencia cardíaca.

Hipertrófico

A este trastorno se le da el nombre de cardiomegalia hipertrófica. Se presenta cuando existe un sobrecrecimiento del músculo cardíaco, dificultando de manera considerable tanto la entrada como la salida de la sangre. Así, las fibras del corazón crecen de una forma muy poco habitual, causando que las cámaras tengan un aspecto excesivamente grande y con unas paredes muy gruesas.

Es habitual que el tabique del corazón se agrande para que ambos lados no estén equitativos. A pesar de que el ventrículo izquierdo se puede contraer, en ocasiones el cerebro del paciente, así como otros órganos importantes de su cuerpo, no reciben la cantidad de sangre que necesitan para funcionar con normalidad.

Restrictivo

Se trata del tipo de cardiomegalia menos común de todos. Se da cuando el corazón está infiltrado con cosas fuera de lo común. Así, es incapaz de expandirse lo suficiente como para poder llenarse de sangre; tampoco es capaz de contraerse tanto como necesita para que los pulmones puedan obtener la sangre que necesitan para oxigenarse.

Causas de la cardiomegalia

En lo relativo a las causas de esta enfermedad, puede deberse a una afección congénita, o a un problema cardíaco que se desarrolla con el paso del tiempo. En líneas generales, cualquier enfermedad que provoque que el corazón tenga que realizar un mayor esfuerzo para bombear la sangre a través del cuerpo puede causar que éste aumente de tamaño. Ocurre exactamente lo mismo cuando se trabajan los músculos de los brazos y piernas, por ejemplo; se agrandan a causa de ese trabajo.

A continuación señalamos cuáles son las causas más frecuentes de esta afección.

Enfermedad cardíaca isquémica

Este trastorno surge cuando las arterias estrechadas, causadas por depósitos de grasa que se acumulan en las arterias, imposibilitan que la sangre pueda llegar al corazón. Se trata por tanto de una enfermedad que afecta a las arterias coronarias y que puede dañar de forma notable el músculo cardíaco, reduciendo su capacidad de bombear sangre de manera eficaz.

Los síntomas más habituales de la enfermedad cardíaca isquémica comprenden: dolor de cuello o de mandíbula, dolor de brazo, dificultad para respirar, fatiga, sudoración, náuseas y vómitos.

Presión arterial alta

La presión arterial alta, también conocida como hipertensión, supone que la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de las arterias es mayor de lo habitual.

Este trastorno no suele presentar síntomas concretos, pero puede dar lugar a trastornos graves de salud como derrames cerebrales, insuficiencia cardíaca, infarto de miocardo e insuficiencia renal.

Miocarditis

Miocarditis, inflamación del miocardio

Se conoce como miocarditis a la inflamación del músculo cardíaco, lo cual causa un grave trastorno en el sistema eléctrico del corazón. Así, la capacidad de bombear sangre y producir ritmos cardíacos rápidos se ve disminuida.

La miocarditis de carácter grave debilita de forma notable el corazón ya que el resto de órganos no reciben la sangre que necesitan para funcionar adecuadamente. Así, se pueden formar coágulos en el corazón y dar lugar a un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular.

Los síntomas más habituales de la miocarditis son los siguientes: dolor en el pecho, arritmia, dificultad para respirar, retención de líquidos, fatiga, dolor de cabeza, y fiebre.

También te puede interesar:  Cor pulmonale

Esclerodermia

La esclerodermia es una enfermedad autoinmune en la que se presentan cambios en la piel, así como en los vasos sanguíneos, músculos, y diferentes órganos internos. Se caracteriza por un crecimiento anormal del tejido conectivo, pudiendo dar lugar a hinchazón e inflamación en los músculos y articulaciones.

Los síntomas propios de este trastorno son los siguientes: piel gruesa y tirante, manchas rojas que se concentran generalmente en las manos y en la cara, piel grues y tirante en los dedos, e inflamación del esófago.

Anemia

La anemia es una enfermedad que se caracteriza por la falta de suficientes glóbulos rojos, los cuales se encargan de transportar el oxígeno a los tejidos del cuerpo. La anemia se puede presentar de muchísimas formas diferentes; hay pacientes en los que se da de manera leve y puntual, mientras que hay otros que sufren anemia crónica de mnaera prolongada.

Los síntomas de la anemia son los siguientes: fatiga, debilidad, piel pálida, dificultad para respirar, mareos, dolor en el pecho, y dolor de cabeza frecuente y muy intenso.

Ataque al corazón

Durante un ataque al corazón, como por ejemplo un infarto de miocardio, el flujo de sangre  a una determinada zona del músculo cardíaco se detiene por completo. Así, si esta situación se prolonga en el tiempo, el corazón puede resultar dañado.

Síntomas de la cardiomegalia

Los síntomas propios de esta enfermedad varían de forma considerable entre unos pacientes y otros; depende de la causa, así como del tipo de corazón agrandado que presenten.

Es habitual que un corazón con un tamaño más grande de lo habitual no cause ningún síntoma. Cuando estos se dan, incluyen: dificultad para respirar, arritmia, hinchazón tanto en las piernas como en los tobillos a causa de la acumulación de líquido, fatiga, y mareo.

Si la cardiomegalia no recibe el tratamiento adecuado, pueden darse otros síntomas de mayor gravedad: dolor de pecho, graves problemas para recuperar el aliento a la hora de realizar cualquier tipo de actividad física, dolor en las extremidades y la mandíbula, e incluso desmayo.

La cardiomegalia es una enfermedad sumamente compleja en lo relativo a los síntomas. Hay pacientes que nunca llegan a presentar algunos, mientras que hay otros que sufren pequeños indicios que permanecen estables en el tiempo. Y, por último, determinados pacientes con cardiomegalia sufren indicios que empeoran con el paso del tiempo.

Factores de riesgo

Existen una serie de factores de riesgo en relación a la cardiomegalia que es interesante conocer.

  • Antecedentes familiares de enfermedad cardíaca: aquellos pacientes que tengan un familiar con un determinado problema cardíaco, como una miocardiopatía, tienen un mayor riesgo de desarrollar un corazón agrandado.
  • Estilo de vida sedentario: numerosos estudios han resaltado que un estilo de vida sedentario, sin apenas ningún tipo de ejercicio físico, aumenta de manera considerable las probabilidades de sufrir algún tipo de problema cardíaco, como la cardiomegalia.
  • Cardiopatía congénita: aquellas personas que nacen con una afección que afecta de alguna manera a las estructuras del músculo cardíaco también tienen un mayor riesgo de tener un corazón agrandado.

Diagnóstico

Ante los síntomas explicados en apartados anteriores, es importante acudir al médico de manera relativamente urgente para que establezca un diagnóstico y un tratamiento adecuado para el mismo. Una vez establecido el historial del paciente en función de su estado de salud, así como de los síntomas que presenta, si existe sospecha de cardiomegalia, el médico solicita una serie de pruebas.

Una de ellas es el electrocardiograma, mediante el cual se puede determinar si existe o no algún tipo de alteracion en el corazón; además, ayuda a medir el tamaño del corazón y conocer su funcionamiento. Y también una radiografía de tórax; en el caso de personas mayores, esta prueba puede dar falsos positivos en relación a la cardiomegalia.

Tratamiento de la cardiomegalia

Tratamiento de la cardiomegalia

El tratamiento más indicado para esta enfermedad depende en gran medida de las causas que hayan llevado al agrandamiento del corazón.

Si se debe a una enfermedad valvular, en la gran mayoría de casos se recurre a la cirugía para sustituir la válvula afectada. Si el agrandamiento del corazón se debe a la hipertensión, el tratamiento más adecuado es la administración de diuréticos o betabloqueantes. En el caso de arritmias, en ocasiones es necesario implantar un dispositivo como el desfibrilador automático implantable, el cual regula el latido cardíaco.

Conclusión

Tal y como hemos señalado, el corazón es el órgano más importante del cuerpo humano. Así, es importante cuidarlo con atención para que no se presente ningún tipo de inconveniente y/o complicación. Llevar un ritmo de vida saludable, con una correcta alimentación y la práctica de ejercicio físico de forma frecuente, son cuestiones de gran importancia.


Te podría interesar

Publicidad