Alopecia

Toda la información relativa a la alopecia, una enfermedad que afecta tanto a hombres como a mujeres. Analizamos los diferentes tipos que existen, sus causas y los síntomas. Además, explicamos las diferentes opciones de tratamiento que existen en la actualidad.

A partir de los 25 años de edad, un 25% de los hombres sufre calvicie. Este porcentaje aumenta hasta el 98% en el caso de hombres ancianos. En cuanto a las mujeres, se estima que un 50% de ellas ha sufrido alopecia en algún momento de su vida.

A lo largo de la vida el cabello pasa por tres fases. En primer lugar, después de nacer, comienza a crecer en lo que se conoce como primera fase. A continuación, comienza lo que se conoce como etapa de descanso. Y, por último, el cabello se cae.

El 90% del cabello que tenemos en la cabeza se encuentra en la primera fase, creciendo en torno a un centímetro al mes. Así, el 10% restante ha entrado en la fase de descanso, la cual tiene una duración aproximada de un mes; o bien ha iniciado ya la última fase, en la que pasados cuatro meses el cabello se cae, dando lugar al crecimiento de nuevo pelo.

¿Qué es la alopecia?

Todas las personas perdemos entre 70 y 100 cabellos todos los días, lo cual se considera completamente normal. No obstante, cuando la pérdida supera los 100 cabellos diarios, se considera que la persona en cuestión sufre alopecia. En la gran mayoría de los casos, la calvicie se da en la cabeza; no obstante, también puede afectar a otras zonas del cuerpo, como las axilas, la barba o incluso la zona genital.

Alopecia en mujeres

Alopecia en mujeres

Publicidad

Aunque en la gran mayoría de los casos se hable de alopecia en hombres, lo cierto es que también existe calvicie entre las mujeres; se caracteriza por una pérdida de densidad capilar progresiva en las zonas más visibles del cuero cabelludo. No obstante, en el caso de las mujeres resulta muy infrecuente que la afección progrese hasta llegar a la calvicie total.

Se da especialmente en mujeres mayores de 60 años, y en ocasiones se acompaña de un aumento del vello en el rostro y en otras zonas del cuerpo.

Generalmente, la alopecia en mujeres tiene dos causas principales. Por un lado, los desequilibrios hormonales propios de la menopausia; los estrógenos disminuyen y aumenta la presencia de andrógenos. Y, por otro lado,  el mal funcionamiento de las glándulas tiroideas; afecciones como hipertiroidismo y hipotiroidismo.

El impacto psicológico que produce la alopecia en mujeres es muchísimo mayor que en el caso de los hombres ya que en prácticamente el 100% de los casos el pelo perdido no se recupera.

Tipos de alopecia

Existen diferentes tipos de calvicie; los distintos grupos se establecen en función de las causas y los síntomas que generan.

  • Androgenética: se trata del tipo de alopecia que se da más habitualmente en la sociedad, y tiene su causa en la genética. Tener antecedentes familiares de alopecia aumenta las probabilidades de desarrollar esta afección.
  • Areata: es una enfermedad que da lugar a una serie de zonas despobladas de cabello, las cuales en la gran mayoría de los casos tienen forma circular.
  • Fibrosante: este tipo de alopecia también se da con frecuencia en personas adultas. Consiste en una pérdida gradual del cabello en la zona frontal de la cabeza; de esta manera, el pelo nace cada vez más lejos de la frente.
  • Difusa: es uno de los tipos de calvicie que más inquietud genera ya que empieza de una forma muy nítida, con la pérdida de densidad de pelo; así, con el paso del tiempo se vuelve lacio y seco, y comienza a caerse de manera progresiva.
  • Universal: se trata de una afección autoinmune, en la que el propio organismo produce una serie de anticuerpos contra una determinada parte del folículo capilar.

Alopecia androgenética

Tal y como hemos señalado, una de las principales causas de la calvicie es la genética; afecta en torno al 60% de los hombres españoles que superan los 50 años de edad y al 25% de los jóvenes de entre 18 y 25 años.

Merece la pena destacar que la propensión a la alopecia se transmite a través del cromosoma X. Hay que tener en cuenta que la mujer tiene dos cromosomas X, mientras que el hombre tan sólo un cromosoma X y otro Y. Por lo tanto, existe una mayor probabilidad de que la alopecia dependa más de los antecedentes familiares de la madre que del padre.

No hay que olvidar que el estrés puede acelerar de forma notable el proceso de pérdida de cabello en algunos hombres. Ante determinadas situaciones que generan un gran estrés, una de las reacciones más habituales del organismo es el aumento de la producción de andrógenos, lo cual favorece de manera notable el proceso de pérdida de cabello.

Causas de la alopecia

Cuando se cae más cabello de lo habitual, no tiene por qué deberse necesariamente a la alopecia. Existen una serie de factores que pueden generar una caída excesiva de cabello durante un tiempo determinado.

  • Estrés: esta es una de las causas más habituales de la caída del cabello tanto en hombres como en mujeres. Periodos de muchísimo estrés, como por ejemplo de una gran carga de trabajo o de situaciones personales complicadas. La solución en este caso pasa por tratar de llevar un ritmo de vida más relajado.
  • Hormonas: determinados problemas hormonales, como por ejemplos de tiroides, pueden afectar negativamente al crecimiento del cabello. Resulta esencial diagnosticar la enfermedad tiroidea y establecer el tratamiento adecuado para la misma.
  • Embarazo y parto: es muy habitual que las mujeres, después de dar a luz, sufran una caída excesiva de cabello. Durante el embarazo el cuerpo genera niveles altos de hormonas, de manera que el cabello que debería caerse no lo haga. Por lo tanto, cuando las mujeres recuperan los niveles de hormonas normales, el cabello se cae en mayor cantidad.
  • Enfermedades: otra de las causas más habituales tiene que ver con determinadas afecciones, como el lupus o la diabetes.
También te puede interesar:  Jabón de azufre

Síntomas de la alopecia

Síntomas de la alopecia

Hay una serie de síntomas a los que conviene prestar atención ya que pueden ser una señal de alerta de alopecia.

  • Generalmente, las personas a las que se les empieza a caer el pelo en mayor cantidad de lo habitual, encuentran muchísimos cabellos en la almohada al levantarse.
  • Lo mismo ocurre al cepillarse o lavarse el pelo; se caen una gran cantidad de cabellos.
  • El exceso de caspa o de grasa puede ser uno de los factores que esté ocasionando la caída del pelo.
  • En el caso de los hombres, la caída del pelo se produce en la zona de la frente o de las sienes, así como en la parte superior de la cabeza. Este es el síntoma más habitual en la alopecia a causa de la predisposición genética de cada persona.
  • En cuanto a las mujeres, el síntoma más habitual de la alopecia es el debilitamiento del cabello, especialmente en la parte superior de la cabeza.

Tratamientos

Actualmente, existen una gran selección de tratamientos para frenar la calvicie, e incluso recuperar los cabellos perdidos. A continuación explicamos algunos de los más frecuentes.

Tecnología láser

Este tratmiento utiliza los haces de luz de alta energía para reactivar los folículos pilosos y, que de esta manera, aumenten su capacidad de generar pelo. Varios estudios científicos han confirmado que la luz de los láseres provoca que que aumente la cantidad de sangre que el organismo envía a dichos folículos. En la actualidad existen diferentes terapias láser que se adaptan de forma precisa a todo tipo de calvicies.

Terapia celular

Este es uno de los tratamientos que más se está investigando a día de hoy. Los expertos señalan que una de las causas más habituales de la caída del cabello es que las células que se encargan de generarlo pierden su suministro de sangre. Así, para evitarlo, algunas clínicas han comenzado a aislar los factores de crecimiento de la sangre de los pacientes y aplicarlos en el cuero cabelludo; de esta manera, los folículos pilosos reciben una mayor cantidad de sangre y se reactivan.

Implante capilar

Otro de los tratamientos más demandados en la actualidad es el implante capilar. Se trata de una intervención ambulatoria que no requiere de un ingreso hospitalario. Se puede realizar a través de dos técnicas.

  • FUE: consiste en la extracción de los folículos uno a uno de la zona donante del paciente.
  • FUSS: se extrae una tira de piel y de pelo del paciente, la cual es posteriormente fraccionada bajo un microscopio hasta obtener las unidades foliculares deseadas.

Remedios caseros para prevenir la alopecia

Remedios caseros para la alopecia

Existen una serie de remedios caseros que pueden ayudar en parte a prevenir la caída del cabello. No obstante, no son tratamientos con una base científica para combatir la caída del cabello.

  • Leche de coco y zanahoria: es uno de los remedios naturales más populares ante esta afección. La zanahoria es un ingrediente muy rico en vitaminas B6 y B12, así como en antioxidantes; nutrientes que fortalecen el cabello. Para este remedio simplemente necesitas un par de zanahorias y un vaso de leche de coco; mezla ambos ingredientes y rocia la mezcla por todo el cabello, deja que actúe media hora, aclara y lávate el pelo tal y como lo haces habitualmente.
  • Vinagre de arroz: el vinagre de arroz resulta muy beneficioso ya que estimula el flujo sanguíneo en el cuero cabelludo. Para aplicar este remedio simplemente tienes que masajear el cabello con el vinagre y dejar reposar unos diez minutos; luego, aclara con abundante agua tibia.

Verdades y mentiras acerca de la calvicie

Existen una gran selección de “verdades” que se creen sobre la alopecia, muchas de las cuales son falsas.

Lavado del cabello

Existe un tópico que señala que lavarse el cabello con demasiada frecuencia puede desencadenar una gran pérdida del mismo con el paso del tiempo. Pues bien, lo cierto es que los productos que se utilizan durante el lavado, como el champú o el acondicionador, no penetran hasta la raíz del cuero cabelludo. Por lo tanto, no es cierto que el lavado diario aumente las probabilidades de desarrollar alopecia.

Gorros

Otro de los mitos más extendidos acerca de la calvicie es que los gorros ahogan el cabello y, por tanto, hacen que éste se caiga en mayor cantidad. Pues bien, lo cierto es que esto es completamente falso, siempre y cuando se utilicen gorros con moderación.

Genes

La alopecia andrógena está determinada en gran parte por la genética; es decir, tener antecedentes familiares hace que sea más sencillo desarrollar calvicie. No obstante, hay otros muchos factores que influyen; así, tener un padre o abuelo calvos no implica necesariamente que una persona vaya a sufrir alopecia en su vida adulta.


Te podría interesar