Qué estudia la psicología

La respuesta a qué estudia la psicología es tan diversa como corrientes psicológicas hay.

La psicología es una disciplina que forma parte de las ciencias de la salud. Esencialmente se dedica al estudio, análisis e investigación de los procesos mentales y la conducta humana. Aunque muchas veces es confundida con otras disciplinas como la psiquiatría, la psicología tiene sus propios campos de estudio y actuación, tal y como veremos a continuación.

Todos hemos oído hablar de la psicología, puesto que está presente en nuestro día a día, cuando hablamos de emociones, de sentimientos, de lo que pensamos, nuestro modo de trabajar, e incluso en cómo percibimos lo que nos rodea y las relaciones que mantenemos con los demás. A la ligera se habla de psicología, sin entender realmente lo que estudia y cuál es su finalidad.

Hasta hace poco se tachaban de locos a las personas que iban al psicólogo, y a este profesional se veía con una especie de recelo. Creyendo que nos iba a leer el pensamiento o iba a evidenciar cuáles son todos nuestros traumas de la infancia con tan solo unas preguntas. Muchas de estas cuestiones e imagen que se ha tenido de la psicología ha sido procedente del psicoanálisis.

A lo largo del tiempo la psicología como disciplina científica ha ido evolucionando y creciendo por sí misma, y con ayuda de otras disciplinas como la medicina. Gracias a las investigaciones se ha desarrollado y ha madurado. Se ha ido extendiendo a multitud de campos de estudio y actualmente está presente en  todos los ámbitos en los que se desarrolla el ser humano.  Esto hace de esta disciplina que tenga una gran complejidad.

Aunque todavía se sabe muy poco acerca del ser humano y de cómo funciona su mente, cada vez son más las investigaciones que nos acercan a este conocimiento, en parte, gracias a la psicología. Veamos a continuación qué estudia concretamente la psicología, cuáles son sus enfoques y qué sentido tiene en nuestras vidas.

Historia de la psicología

La psicología surgió con el filósofo griego Platón, quien demostrando estar muy avanzado en su época sugirió que el cerebro es el mecanismo de todos los procesos mentales. Luego postulo en su teoría relacionada con el dualismo alma y cuerpo, que el alma racional se encontraba en la cabeza y otras partes como la emocional y los deseos se encontraban a la altura del corazón y el diafragma. Aproximadamente 50 años más tarde, Aristóteles, que había estudiado en la escuela platónica, intenta refutar la idea de Platón y afirma que el encargado de los procesos mentales no es el cerebro, sino el corazón. Esta oposición genera cierta rivalidad entre estos filósofos, pero gracias a la evolución de la ciencia en los siglos posteriores, podemos decir que, en este caso Aristóteles estaba errado.

Más adelante, en 1774 el médico alemán Franz Mesmer luego de largas investigaciones, propone una cura para algunas enfermedades que fueron encontradas en la mente humana. El tratamiento que ofrecía Mesmer consistía en modificar la concentración del ser humano, originalmente esta técnica fue llamada mesmerismo, pero más adelante con los aportes de James Braid fue conocida como hipnosis.

Una década después del descubrimiento de Mesmer, el anatomista y fisiologo Franz Gall propuso uno idea acerca de la personalidad. Éste proponía que según la forma del cráneo de una persona y la colocación de protuberancias en su cabeza se podían llegar a conocer rasgos de personalidad de un individuo.

Tipos de psicologia

En 1834 se dio a conocer la ley de Weber -ley postulada por el psicólogo alemán Ernst Heinrich Weber– quien propuso la teoría de la percepción humana.

Paul Broca fue el encargado de descubrir un área en el lóbulo frontal izquierdo que desempeña un papel crucial en el desarrollo del lenguaje, y detalla qué ocurre cuando esa área cerebral se encuentra dañada (Afasia de Broca); más adelante Carl Wernicke realiza una investigación del lóbulo frontal, y publica su teoría, la cual afirma que el daño que se genera en un área específica del lóbulo frontal daña la capacidad de comprender o producir un lenguaje (Afasia de Wernicke).

Algunos años más tarde Sigmund Freud -el padre del psicoanálisis-, comienza a mostrar sus teorías acerca del inconsciente, los mecanismos de defensa que trabajan en él, y su teoría de la personalidad. En esta etapa se da lugar al psicoanálisis y comienza una nueva era de la psicología.

Áreas de estudio de la psicología

Esta ciencia de la salud, se ocupa del estudio de asuntos tan esenciales e importantes para el ser humano como: la memoria, atención, percepción, pensamiento, lenguaje, inteligencia, desarrollo, personalidad, sexualidad, aprendizaje, conducta y motivación. Todos ellos fenómenos psíquicos complejos, característicos del ser humano.

El estudio de las funciones psicológicas, permite a la psicología como disciplina científica, investigar y hacer sus aportaciones en cualquier ámbito en el que se desarrolle el ser humano. Por eso no es de extrañar que esté presente en cualquier aspecto de nuestras vidas.

Vamos a ver a continuación algunos de los ámbitos más importantes del estudio de la psicología.  Se trata de diferentes campos de estudio específicos, en los que predominan una serie de factores psicológicos. Para el psicólogo, cada uno de estos campos de estudio se establece como una especialidad, acorde a un contexto y necesidades propias en las que se desarrolla el comportamiento de cada individuo.

Esto rompe con la idea de que la psicología se dedica específicamente a la psicopatología y los trastornos mentales. También se emplea para que tengamos una mejor comprensión de nosotros mismos, de nuestras potencialidades,  habilidades, conducta, sensaciones, emociones, etc.

El trabajo del psicólogo, en todo caso, consiste en la aplicación de sus conocimientos a los problemas, tanto de las personas como de los grupos humanos. Con el objetivo de promover soluciones satisfactorias. Para ello se basa en las investigaciones de los principios del comportamiento humano.

A la psicología le interesa, además, el cómo nos relacionamos, cómo tomamos decisiones y cómo afrontamos los retos de la vida diaria. Para ello se sirve también de los conocimientos que tenemos sobre el funcionamiento del cerebro y  de todo el sistema nervioso central. Veamos algunas de las especialidades más características del estudio de la psicología

Psicología clínica

Psicología clínica

Esta subdisciplina de la psicología es la más conocida por todo el mundo.  Es la que relacionamos con el psicólogo y el paciente, con la consulta clínica, los trastornos mentales y la terapia. En definitiva, la salud mental es lo que le interesa especialmente al ámbito clínico de la psicología.

Las funciones básicas de la psicología clínica son la evaluación, diagnóstico, prevención e intervención psicológica, en personas que sufren algún malestar significativo, afectación psicológica, o presentan una conducta desadaptativa.

El propósito de la psicología clínica es restaurar el equilibrio psicológico del individuo, atendiendo específicamente a sus características personales. Ayudándole a disminuir su malestar y facilitándole la adaptación saludable con su entorno.

Siguiendo el método científico, las intervenciones y tratamientos de la psicología clínica están relacionados con los hallazgos propios de la investigación empírica. Para cada problemática se emplean unas técnicas con el fin de resolver un problema en concreto.  Por lo que para una fobia, se emplean diferentes técnicas que para una depresión o un trastorno de personalidad.

También te puede interesar:  Mindfulness: qué es y qué beneficios aporta

Dependiendo del enfoque y la corriente que siga el psicólogo clínico, el modo de ver a la persona, y a la problemática que está tratando será diferente:

  • Un psicólogo con un enfoque cognitivo conductual se centrará específicamente en resolver los problemas relacionados con la conducta para modificarla y que resulte más adaptativa. El principal objetivo es cambiar la conducta que genera malestar o es desadaptativa.
  • Un psicólogo orientado ala terapia humanista tiene una visión más holística del individuo, por lo que trata de comprender que le ocurre, en vez de intentar eliminar o evitar la problemática. Para ello tiene en cuenta cualquier aspecto psicológico, como la manifestación de las emociones, motivaciones, pensamientos, vulnerabilidades y dificultades.

El paciente, o cliente (tal y como propuso el psicólogo humanista Carl Rogers que se llamase al individuo que viene a terapia). Es visto como un todo, donde todo va interrelacionado, incluido su contexto, educación, cultura y entorno.  El objetivo que tiene el psicólogo humanista, es servir como herramienta para el propio descubrimiento personal de los recursos con los que cuenta el individuo para enfrentarse a cada problemática.

Psicología social

Esta rama de estudio dentro de la psicología es también muy importante para conocer al ser humano, ya que somos seres sociales. Su estudio está enfocado al análisis de los procesos psicológicos que están inmersos en las interacciones sociales. Observando, además, cómo influyen en la sociedad.  Estos procesos sociales se observa, a su vez, cómo interfieren en la personalidad y conducta de cada individuo.

El sentido común, la normalidad, el contexto, el grupo y la identidad, son conceptos que derivan de la psicología social. Se pretende comprender las leyes y principios que rigen en la convivencia entre los seres humanos. Es por ello, por lo que esta disciplina se encarga específicamente de investigar los patrones de conducta de las personas que conforman un grupo, las organizaciones sociales, los roles y el conjunto de situaciones que determinan conductas y comportamientos concretos.

Muchos experimentos conocidos en psicología, están relacionados con el ámbito de la psicología social. Experimentos como el de la Cárcel de Stanford de Philip Zimbardo, fue un estudio clásico sobre el poder de la situación social. Otro experimento también conocido por todos fue el de Stanley Mioilgram sobre la obediencia a la autoridad.

Psicología del desarrollo

A través de la psicología del desarrollo, la psicología estudia el desarrollo del ser humano desde que nace hasta que muere. Se presta una especial atención a la infancia,  al crecimiento de los niños, y cómo se desarrollan atendiendo a las principales áreas: cognitiva, social y emocional,  a lo largo de diferentes etapas.

En los primeros dos años de vida, existen unas etapas del desarrollo conocidas como periodos sensibles, que tienen una especial importancia, ya que serán determinantes para el desarrollo en la etapa adulta. Influyendo en la personalidad, carácter, inteligencia, motivaciones y comportamiento social.

Las investigaciones realizadas por psicólogos como Jean Piaget, Sigmund Freud, Lev Vigotsky y Erik Erikson, han tenido una gran relevancia para la psicología. Puesto que gracias a sus estudios se ha logrado comprender cómo crecen los niños, cómo piensan y se comportan. Y la relación e influencia que esto tiene con el desarrollo en la edad adulta.

Neurociencia y neuropsicologia

Neurociencia

La neurociencia se compone de un conjunto de disciplinas para su estudio, entre ellas la psicología. Los aspectos de estudio son básicamente biológicos, aunque son de gran importancia para entender, desde la psicología, la conducta humana.

Se estudia el sistema nervioso, basándose en el estudio científico. Gracias a la neurociencia cognitiva, es posible para la psicología, entender el funcionamiento del cerebro y la consciencia humana. Aunque, se reconoce, que aún sabemos muy poco acerca de nuestro cerebro, sin embargo, ya se han realizado hallazgos sorprendentes. Como la influencia de nuestro entorno y comportamiento en la estructura cerebral. Se sabe que nuestro sistema nervioso tiene una gran capacidad adaptativa, siendo capaz de modificarse y adaptarse a los nuevos cambios. A esto se le llama plasticidad cerebral.

La neuropsicología es una especialidad dentro de la neurociencia. Se dedica básicamente al estudio sobre la relación que existe entre los procesos mentales y conductuales con el cerebro.

El neuropsicólogo tiene como objetivo hacer un diagnóstico y tratamiento en aquellos problemas conductuales, cognitivos y emocionales que hayan alterado los procesos de un funcionamiento cerebral normal. En pacientes con lesiones, alteraciones y enfermedades producidas en el cerebro, se proporciona una rehabilitación cognitiva, para que mantenga y potencien las capacidades y habilidades que se han visto afectadas. Tales como la memoria, el lenguaje y la atención.

Psicología de la educación

Esta subdisciplina de la psicología centra su estudio en los procesos de aprendizaje, profundizando y analizando los métodos más efectivos para que los alumnos puedan desarrollar todo su potencial en cada área, al igual que sus habilidades cognitivas. Los psicólogos escolares centran su atención, además, en los niños que tienen necesidades especiales. Desde escolares que tienen problemas de aprendizaje, hasta niños que no se adaptan bien al contexto educativo.

Su objetivo es conocer las forma en cómo se desarrolla el aprendizaje humano, en un contexto educativo. Para ello, se analizan diversas técnicas que tienen que ver con la efectividad del aprendizaje y la enseñanza.

Lev Vygotsky hizo una gran contribución en este sentido. Mediante una visión constructivista propuso el andamiaje o zona de desarrollo próximo, que consiste en encontrar el nivel de desarrollo potencial de cada alumno. En este caso el maestro sería un impulsor para que el alumno resolviera los retos que se le presentan por él mismo. Bruner y David Wood también apoyaron esta teoría.

En la actualidad, la psicología de la educación ha cobrado tanta importancia, que se le considera incluso una disciplina independiente. Ya que cuenta con sus propias investigaciones y teorías.

Psicología del trabajo y de las organizaciones

Otro de los ámbitos importantes en los que se desarrolla el ser humano es, sin lugar a dudas, el trabajo. Pasamos una gran parte de nuestras vidas en este entorno, por lo que para la psicología representa un contexto fundamental de estudio.

Esta rama de la psicología, se encarga específicamente del comportamiento del ser humano en el espacio del trabajo y las organizaciones, tanto a nivel grupal, como individual y organizacional.

Un contexto que todos conocemos dentro de la psicología del trabajo, son los recursos humanos, entrevistas de trabajo y procesos de selección. Esto solo sería una pequeña parte de su estudio. El objetivo que tiene la psicología del trabajo es el de explicar, predecir e intervenir en los diversos problemas que surgen en este entorno. Mejorando el rendimiento y la productividad, además de potenciar las habilidades que requiere cada puesto de trabajo.

No solo intenta mejorar la calidad de vida laboral de los empleados, sino que también centra sus esfuerzos en el análisis de los diversos aspectos de la organización, para aumentar su eficacia.

A través de estas subdisciplinas podemos entender en mayor profundidad qué estudia la psicología. En su objeto de estudio está implicado el comportamiento humano, en cada una de las áreas en las que se desarrollan las personas. Como hemos podido comprobar en cada contexto la psicología tiene un papel fundamental, proporcionando herramientas para la resolución de los problemas y retos propios de ese ámbito.

Qué estudia la psicología
Valore este artículo


Te podría interesar

Publicidad