Dieta coreana para bajar de peso

Algunas características de la dieta coreana hacen que destaque como método efectivo para bajar de peso. Descubre en qué consiste y sus beneficios para la salud.

Actualmente, en Occidente se ha puesto muy de moda la dieta coreana entre aquellas personas que desean bajar de peso. No es una “dieta milagro”, sino un plan de alimentación saludable que permite cuidar la salud y mantener un buen peso corporal. Corea del Sur es a día de hoy uno de los países del mundo con mayor expectativa de vida y, además, su tasa de obesidad es muy baja en comparación con la del resto de países desarrollados.

Es por ello que la dieta coreana goza de una gran reputación y popularidad a nivel mundial. Un plan de alimentación con propiedades adelgazantes, en el que tienen cabida todos los grupos de alimentación. Es importante no llevar ningún plan de este tipo al extremo porque podría carecer de nutrientes esenciales para el buen funcionamiento del organismo y, por tanto, dar lugar a problemas de salud en el medio y largo plazo.

¿En qué consiste la dieta coreana?

A continuación explicamos los principios básicos sobre los que se sustenta la dieta coreana. Tal y como hemos señalado, es un plan de alimentación muy saludable, en el que tienen cabida todos los grupos de alimentos. Es por tanto una opción fabulosa para bajar de peso sin poner en riesgo la salud.

Gran consumo de verduras

Verduras en la dieta coreana

Uno de los conceptos fundamentales de esta dieta es el alto consumo de verduras frescas, las cuales forman, junto con el arroz, la base de la alimentación en Corea del Sur. Alimentos con grandes propiedades y beneficios para la salud que además son muy bajos en calorías.

Algunas de las verduras que con mayor frecuencia se consumen son las siguientes.

  • Patatas: las patatas son muy ricas en vitamina B6, un nutriente esencial para la renovación celular y que además mantiene el sistema nervioso en perfecto estado de salud. Su alto contenido en manganeso, potasio y vitamina C también mejoran las funciones cerebrales. También mejora el tránsito intestinal gracias a su contenido en fibra.
  • Setas: en relación a las setas, son unos de los alimentos más nutritivos que existen. Son ricas en fósforo, hierro y potasio, de modo que estimulan la actividad tanto nervipsa como central del organismo. Muy recomendables en dietas de adelgazamiento.
  • Verduras de hojas verdes: este tipo de verduras contienen clorofila, una sustancia que ayudan en la desintoxicación del organismo y, además, protegen el sistema inmune. Con un alto contenido de vitaminas y minerales, ayudan en el control de peso ya que apenas tienen calorías.
  • Tomates: algunos estudios han revelado que un consumo frecuente de tomates reduce el riesgo de sufrir accidentes vasculares. Además, reducen el colesterol, minimizando así las probabilidades de sufrir enfermedades cardiovasculares como el infarto de miocardio.
  • Zanahorias: en cuanto a las zanahorias, son un tipo de hortalizas con propiedades tanto mineralizantes como vitaminizantes. Además, son digestivas y diuréticas.

Bajo consumo de carne

En la gran mayoría de países occidentales la carne constituye la base de alimentación principal. Pero no ocurre así en Corea del Sur, donde se considera que es un alimento secundario. Es por ello que su dieta tiene un contenido en grasas más bajo.

Así, las carnes rojas se reemplazan por pescados y mariscos. Alimentos con un alto contenido en Omega 3 y proteínas de calidad. El Omega 3 es un tipo de grasa poliinsaturada que reduce el colesterol malo o LDL y que, además, tiene un gran efecto antiinflamatorio. Se considera por tanto muy beneficioso para la prevención de enfermedades cardiovasculares, así como para aumentar el rendimiento tanto físico como mental. Algunos de los pescados con mayor contenido en ácidos grasos Omega 3 son: salmón, bacalao, arenque, caballa y atún.

Claro que el consumo de carne no está ni mucho menos prohibido, aunque no es tan abundante como en las dietas occidentales. Además, el modo de preparar la carne también es diferente; siempre se preparar asada o al horno, minimizando la cantidad de grasa.

No a las harinas refinadas

En la dieta coreana las harinas refinadas tienen muy poca cabida. Por lo general, se reemplazan por otras opciones mucho más saludables como las frutas o los cereales integrales.

Infusiones

Té verde, indispensable en la dieta coreana

En relación a las bebidas, en la dieta coreana las infusiones o tés de plantas tienen un papel protagonista. Una de las bebidas más consumidas en Corea del Sur es el té verde, el cual tiene una gran selección de beneficios para la salud.

  • Gracias a su alto contenido en antioxidantes, protege el organismo de los radicales libres, al mismo tiempo que previene el envejecimiento prematuro tanto de la piel como de las células.
  • El té verde ayuda a depurar el hígado. Fundamental para el correcto funcionamiento del organismo ya que un exceso de toxinas puede traer graves trastornos de salud en el medio y largo plazo.
  • Además, esta infusión tiene un efecto laxante, de modo que ayuda tanto a prevenir como a combatir el estreñimiento.
  • Y, por último, el té verde, gracias a su alto contenido en vitaminas y minerales, fortalece de manera notable el sistema inmunitario, de forma que este está mejor preparado para combatir enfermedades como la gripe o el resfriado.

Sí al picante

Las especias picantes son un básico en la dieta coreana. Promeven el funcionamiento del metabolismo, aumentando así el gasto energético.

Por lo general, el picante se añade en sopas, uno de los alimentos estrella en Corea del Sur. Son platos muy ligeros y sencillos de preparar, que combinan un amplio abanico de ingredientes, aportando así sensación de saciedad.

Kimchi, uno de los platos más saludables del mundo

Kimchi: dieta coreana

El kimchi es un plato tradicional coreano que es señalado por muchos como uno de los más sanos de todo el mundo gracias a su alto contenido en vitaminas, minerales y probióticos.

Es un alimento fermentado a base de col china deshidratada que se sirve acompañado de ajo, jengibre, salsa de pescado y pimientos. Así, resulta un plato picante saciante y con un contenido calórico muy bajo.

El kimchi es muy rico en proteínas, carbohidratos, calcio, y vitaminas A, B1, B2 y C. Debido a la fermentación, las verduras que componen el plato son más sencillas de digerir y los nutrientes se asimilan de manera más sencilla por parte del organismo. Tal y como hemos señalado, es un probiótico, de forma que fortalece las defensas y regenera la flora intestinal.

Hidratación

Del mismo modo que en cualquier otro plan de alimentación saludable, en la dieta coreana el agua juega un papel muy importante. Además de incorporar diferentes infusiones de plantas, como el té verde, en Corea del Sur consumen entre dos y tres litros de agua al día. Es precisamente esta la cantidad que se recomienda ingerir entre la población adulta.

Estos son los principales secretos de la dieta coreana. A la hora de perder peso, no tiene ningún sentido optar por dietas milagro que prometen adelgazar varios kilos en unos pocos días mediante el consumo de unos pocos grupos de alimentos. Y es que, una vez transcurrido el tiempo, a pesar de haber conseguido el objetivo propuesto, llega el conocido como “efecto rebote”, en el que se recuperan incluso más kilos de los perdidos.

Es por ello que resulta tan importante insistir en el hecho de que lo mejor es optar por un plan de alimentación saludable como la dieta coreana. En ella tienen cabida todos los grupos de alimentos, aunque los más saludables y beneficiosos para la salud tienen una mayor importancia.

La dieta coreana es un plan que se puede seguir de manera indefinida ya que resulta muy beneficioso para el buen funcionamiento del organismo. Una opción estipenda de bajar de peso de forma saludable, sin poner en riesgo la salud.

Dieta coreana para bajar de peso
3 (60%) 2 votos


Te podría interesar

Publicidad