Lo que debes saber antes de contratar un seguro de salud

Antes de contratar un seguro de saludA la hora de contratar un seguro de salud es importante prestar atención a determinados detalles que serán los que diferenciarán un producto de calidad y que nos ofrezca garantías de otro que pueda tener carencias o dejar cabos sueltos. Por ello vamos a analizar qué tener en cuenta antes de contratar un seguro de salud, una serie de consejos que nos permitirán saber que estamos contratando lo que verdaderamente necesitamos.

Las coberturas del seguro de salud

Uno de los aspectos a los que deberemos prestar más atención es a las coberturas incluidas en el seguro de salud y, por supuesto, a aquellas coberturas no incluidas y que quizás nos puedan resultar interesantes. Es decir, tenemos que analizar todo lo que nos ofrece nuestro seguro, y saber si va a cubrir cada uno de los aspectos que buscamos en él.

Este es el primer y quizás más importante de todos los pasos, y también el que se suele pasar más por alto. La aseguradora intentará vendernos un producto con un precio ajustado, pero esto muchas veces significa que ese seguro no va a cubrir todas nuestras necesidades.

Por ello, muchas veces vale la pena pagar un poco más cada año y sentirnos bien protegidos que no ahorrarnos un dinero que posteriormente se puede convertir en un gran desembolso debido a que nuestro seguro no incluía determinadas pruebas o atenciones.

El seguro dental no suele ir incluido en el seguro de salud, ya que la mayoría de compañías aseguradoras lo ofrecen como un producto alternativo.

Por ello debemos analizar si nos interesa contratarlo, y si en caso afirmativo, nuestro seguro lo incluye o no.

Comprueba si existen periodos de carencia

Comprobar periodo de carencia del seguro de salud

Otro detalle al que deberemos prestar atención es a los periodos de carencia, pero, ¿qué significa esto exactamente? Bien, en la mayor parte de los casos, cuando contratamos un seguro de salud, desde el primer minuto vamos a poder acceder a las pruebas habituales como por ejemplo las radiografías, los análisis de sangre, etc. Sin embargo, para evitar contrataciones interesadas, la compañía puede establecer un periodo mínimo de pertenencia al seguro contratado para permitir el acceso a otras pruebas más costosas.

Es decir, al repasar las coberturas del seguro de salud veremos que incluye unas determinadas pruebas, pero hay que saber si esas pruebas estarán o no accesibles desde el primer momento en que contratemos el seguro.

A menudo existen estas carencias para evitar que la gente contrate seguros de salud con el único objetivo de cubrir el coste de una prueba que pueda superar el coste anual del seguro contratado.

El copago del seguro de salud

Otro detalle a considerar es la existencia de copago, es decir, hay ocasiones en las que nuestro seguro de salud cubre determinadas pruebas o tratamientos, pero no de forma completa, sino que para acceder a ellos deberemos pagar una cantidad adicional.

De esta manera, muchas veces podemos optar por seguros más económicos pero que nos supongan un desembolso extra en el caso de realizar una determinada prueba, o directamente contratar algo más completo y tener la garantía de que no habrá que pagar por dicha prueba.

La atención cuando viajamos al extranjero

Seguro de salud cuando viajamos al extranjero

Si habitualmente viajamos al extranjero, es imprescindible que analicemos si nuestro seguro de salud nos cubrirá fuera del país de contratación.

En realidad este aspecto lo deberemos analizar incluso si no solemos salir del país con frecuencia, ya que llegado el momento de realizar el viaje, lo adecuado es tener ya directamente claro si vamos a estar o no cubiertos.

Las enfermedades desarrolladas antes de la contratación

Hay que considerar las preexistencias, que son aquellas enfermedades que ya padecíamos antes de realizar la contratación del seguro.

En primer lugar, si la enfermedad ha sido diagnosticada previamente, existe la obligación de indicar su existencia en el formulario que rellenaremos en el momento de realizar la contratación del seguro.

Pero no sólo se considerarán las enfermedades ya desarrolladas, sino también los síntomas o incluso las enfermedades encubiertas que estén en desarrollo.

Es decir, tras una valoración, nuestro seguro podría no atender un determinado caso si considera que nuestra enfermedad partía de antes de la firma del seguro, ya sea la enfermedad desarrollada, la existencia previa de síntomas o incluso la incubación o desarrollo de la enfermedad sin síntomas.

El cuadro médico

Otro punto que puede ser interesante consultar es el cuadro médico, es decir, los profesionales que habrá a nuestra disposición, así como la posibilidad de elegir cuál de ellos queremos que sea nuestro médico.

La reputación de la compañía aseguradora

Comprueba la reputación de la compañía aseguradora

También es recomendable analizar qué reputación tiene la aseguradora con la que vamos a contratar nuestro seguro de salud. Esto implica no sólo la atención al paciente y cliente, sino también el tipo de instalaciones que posee y los equipos médicos que estarán a nuestra disposición.

Hay que tener en cuenta que muchas aseguradoras desvían a otras empresas o servicios públicos determinadas pruebas y atenciones, algo que quizás no nos llegue a interesar del todo puesto que la calidad asistencial suele disminuir en estos casos.

Otro detalle importante de la reputación de la aseguradora es su capacidad para atender a los pacientes en el mínimo tiempo posible. Una de las principales razones por las que muchos optan por seguros de salud privados es precisamente acabar con las colas que en otros momentos ha supuesto esperar incluso meses para realizarse una simple prueba. Por ello es esencial que conozcamos la celeridad con la que vamos a ser atendidos.

La solvencia de la aseguradora

Además de, como decíamos antes, tener en cuenta las instalaciones propias de la aseguradora, también hay que considerar la solvencia de la misma.

Esto significa que nos vamos a encontrar distintos tipos de aseguradoras, siendo algunas de ellas internacionales e incluso consideradas líderes en el sector sanitario, mientras que otras tendrán un carácter local.

Es un detalle que deberemos tener en cuenta para estar convencidos de que en todo momento se va a cumplir con lo pactado en el contrato sin que esto suponga un problema a la compañía que hayamos contratado.

Realiza una correcta comparativa de seguros

Hay muchos aspectos a tener en cuenta al realizar una comparativa de seguros. No sólo debemos tener en cuenta el precio, algo que por supuesto va a ser importante, pero sobre todo analizaremos qué incluye el seguro de salud por dicho precio, es decir, qué coberturas vamos a tener, cuáles son las características del seguro a contratar, si existen periodos de carencia, condiciones del seguro, etc.

Estos son básicamente algunos de los detalles a tener en cuenta antes de contratar un seguro de salud, y por supuesto no debemos olvidar que nuestro mejor seguro de salud es la vida sana, alimentación equilibrada y ejercicio físico regular, pero estar respaldados ante la aparición de cualquier enfermedad, o incluso a la hora de llevar un control adecuado del estado de salud, por supuesto nos ayudará a vivir más felices y con menor estrés.

Compartir

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here