Remedios caseros para las quemaduras

Recopilación de los mejores remedios caseros para las quemaduras, muy sencillos de preparar y aplicar. Además, explicamos los diferentes tipos de quemaduras que existen y qué es lo que hay que hacer ante ellas.

Las quemaduras son unos de los tipos de heridas más frecuentes que existen. Todos nosotros estamos a diario expuestos a sufrir un accidente de este tipo en el ogar: una salpicadura de aceite, el contacto con una plancha caliente… Las quemaduras que podemos tratar en casa, sin necesidad de asistencia médica, son aquellas conocidas como de primer grado; provocan enrojecimiento de la piel y una ligera sensación de dolor y ardor.

Quemaduras domésticas

Tal y como señalan los expertos, cerca del 60% de las quemaduras que se atienden en los centros de salud tienen lugar en el hogar. Aunque en ocasiones las consecuencias para la salud no son graves, hay otras en las que sí lo son; por lo tanto, es importante saber cómo actuar

Son el baño y la cocina los lugares en los que más accidentes se producen. Algo lógico teniendo en cuenta que en ambas estancias es donde más riesgos potenciales se concentran.

¿Qué tipos de quemaduras existen?

Remedios caseros para las quemaduras

Vamos a conocer los diferentes tipos de quemaduras que existen y cuáles son los síntomas y las características de cada una de ellas.

Quemaduras de primer grado

Son las más leves de todas porque únicamente afectan a la capa externa de la piel. Los síntomas propios de este tipo de quemaduras incluyen enrojecimiento, hinchazón, dolor y desprendimiento de la piel seca.

Los síntomas desaparecen tan pronto como las células de la piel muerta se desprenden, lo cual sucede alrededor de diez días después de producirse la quemadura; generalmente, no quedan cicatrices.

Las quemaduras de primer grado suelen tratarse en casa. Merece la pena tener en cuenta que cuanto más rápido se aplique el tratamiento, la recuperación será más rápida. Una vez producida la quemadura, lo más recomendable es mojar la zona en agua fría durante un mínimo de cinco minutos. A continuación se coloca una gasa para proteger la zona y evitar cualquier tipo de infección. Si hay dolor, se puede tomar un Ibuprofeno para calmarlo.

Lo más importante es evitar aplicar algodón sobre la quemadura porque las fibras se pueden desprender y adherir a la herida.

Quemaduras de segundo grado

Son quemaduras de mayor gravedad que las de primer grado, y causan ampollas en la piel, así como un gran dolor. Una vez las ampollas se rompen, la piel queda totalmente expuesta, por lo que es esencial protegerla para evitar infecciones.

El tiempo que tardan en sanar las quemaduras de segundo grado es de aproximadamente tres semanas. En los casos más graves puede ser necesario recurrir a un injerto de piel para tratar la zona.

Ante las quemaduras de este tipo hay que tomar una serie de precauciones básicas para evitar males mayores: mojar la herida con abundante agua fría durante al menos 20 minutos, tomar analgésicos y aplicar una pomada prescrita por el médico. Si la quemadura se ha producido en alguna de las siguientes zonas es importante acudir a un centro hospitalario: cara, manos, nalgas, ingle y pies.

Quemaduras de tercer grado

Son las más graves de todas ya que afectan a todas las capas de la piel. En determinados casos de gravedad, el paciente no siente dolor ya que la quemadura en cuestión ha afectado incluso al sistema nervioso.

Los síntomas de las quemaduras de tercer grado son los siguientes: color blanco sobre la herida, piel levantada, ampollas que no terminan de desarrollarse y aspecto carbonizado.

En la gran mayoría de los casos el tratamiento requiere de cirugía. Cuando se produce una quemadura de este tipo, es esencial contactar con emergencias con la mayor brevedad posible. Además, es fundamental asegurarse de que no haya ropa pegada a la herida; en caso de haberla, hay que retirarla inmediatamente, con cuidado.

Cómo actuar ante una quemadura

Actuar de forma correcta y con rapidez ante una quemadura resulta esencial. Estos son algunos de los primeros auxilios que deben darse.

  • Lo más importante es actuar con rapidez. Se debe eliminar la causa que ha originado la quemadura. Si existen llamas, lo más efectivo es hacer que la la persona ruede.
  • Es esencial buscar otras posibles lesiones como hemorragias o fracturas. En caso de que existan, se debe tratar en primer lugar aquella más grave.
  • Lo primero que se debe hacer ante una quemadura es refrescar la zona quemada aplicando abundante agua fría sobre la zona durante 20 o 30 minutos; tampoco debe estar excesivamente fría porque se puede provocar una hipotermia.
  • Una vez tratada la quemadura, lo mejor es envolverla con una gasa limpia humedecida en agua. El vendaje no debe quedar demasiado apretado.

Quemaduras

¿Qué es lo que no se debe hacer en caso de quemadura?

Hay una serie de acciones que hay que evitar ante una quemadura porque pueden resultar dañinas.

  • Hay muchísimas personas que optan por aplicar pomadas o pasta de dientes sobre la quemadura inmediatamente después de que ésta se produzca. Pues bien, es un gran error; basta con aplicar abundante agua fría, tal y como hemos señalado en el punto anterior.
  • Tampoco es una buena idea romper las ampollas. El líquido que hay en el interior de las mismas protege de cualquier posible infección. Por lo tanto, al romper las ampollas se abre una puerta para la entrada de gérmenes.
  • En el caso de que existan llamas sobre la persona, no se deben apagar con agua. Lo correcto es hace que la persona ruede o cubrirla con una manta.
También te puede interesar:  Cómo disimular o eliminar las cicatrices

Remedios caseros para las quemaduras

Remedios naturales para las quemaduras

Si has sufrido alguna quemadura, seguro que te interesa saber que existen un amplio abanico de remedios caseros para tratarlas. Son muy efectivos para reducir tanto la inflamación como el dolor.

Agua fría

Este es uno de los remedios caseros para una quemadura más sencillo, pero que al mismo tiempo funciona muy bien. Deja correr agua fría sobre la zona quemada durante unos minutos; también puedes colocar compresas empapadas en agua fría sobre ella. De esta manera, conseguirás una gran sensación de alivio ya que reduce el ardor que produce la herida.

En ningún caso es recomendable colocar hielo sobre la quemadura porque reduce el flujo de sangre, dañando así a los tejidos.

Aceite esencial de lavanda

Este es uno de los mejores remedios caseros para tratar quemaduras de primer y segundo grado. El aceite esencial de lavanda tiene propiedades antisépticas y analgésicas. Nada más aplicarlo sobre la herida ofrece un alivio instantáneo y, además, evita que se desarrollen cicatrices.

La aplicación es muy sencilla; simplemente hay que colocar unas gotas de aceite esencial de lavanda sobre una gasa y colocarla directamente sobre la zona quemada. La gasa se debe cambiar cada dos o tres horas. Este remedio se puede aplicar por un máximo de dos días.

Miel

La miel tiene un amplio abanico de beneficios sobre la piel quemada que merece la pena tener en cuenta. Por un lado, extrae los fluidos de los tejidos, actuando así a modo de limpieza de la zona que se ha quemado. Por otro lado, reduce de manera significativa el dolor. Y, por último, si se aplica correctamente, la cicatriz que queda tras la quemadura también es menor.

Pon un poco de miel en un vendaje de gasa y aplícalo de forma directa sobre la quemadura. Para que se cure más rápidamente, lo ideal es cambiar dicho vendaje entre tres y cuatro veces diarias.

Aloe vera

El aloe vera es una de las plantas naturales con un mayor número de propiedades para cuidar la piel. En el caso de que hayas sufrido una quemadura, te resultará de gran ayuda gracias a sus propiedades analgésicas y astringentes.

La forma de aplicación es la siguiente. En primer lugar debes limpiar la zona quemada con abundante agua fría; lo mejor para que quede totalmente limpia es que coloques la quemadura debajo del grifo durante unos diez minutos. A continuación, toma una vaina de aloe vera y ábrela con ayuda de un cuchillo y extrae el gel que hay en su interior. Y, por último, empapa un vendaje con el gel y aplícalo sobre la herida; debes cambiarlo cada tres o cuatro horas.

Patata

Otro remedio casero para las quemaduras que funciona muy bien ya que la patata tiene propiedades calmantes y antiirritantes.

Basta con aplicar una rodaja de patata directamente sobre la quemadura para sentir un alivio instantáneo de la herida. De esta manera, se reducen de forma notable la posibilidad de que se formen ampollas y, además, el dolor se reduce.

Vinagre de manzana

El vinagre de manzana tiene propiedades antisépticas y astringentes, por lo que es una opción excelente para tratar lesiones cutáneas leves, como las quemaduras de primer grado. Su aplicación ante una herida de este tipo evita en gran medida el desarrollo de infecciones al mismo tiempo que calma el dolor.

Para preparar este remedio casero sólo tienes que diluir a partes iguales vinagre de manzana con agua fría. Luego, empapa una compresa con la mezcla y aplícala sobre la quemadura. Puedes repetir el tratamiento cada tres horas los días que sean necesarios hasta que la herida sane.

Cebolla

La cebolla es un ingrediente con propiedades antibióticas; además, es un cicatrizante natural, por lo que es un muy buen remedio casero para tratar quemaduras superficiales. Además, gracias a sus compuestos azufrados y antioxidantes, reduce de forma notable el dolor y la irritación.

Corta varias rodajas de cebolla y licúalas junto con una taza de agua. Luego, empapa una gasa en la mezcla y aplícala directamente sobre la herida.

Estos son algunos de los mejores remedios naturales y caseros para combatir las quemaduras. Si conoces otros métodos efectivos, no dudes en compartirlo dejando un comentario.

Remedios caseros para las quemaduras
5 (100%) 1 voto


Te podría interesar

Publicidad