Remedios naturales para evitar unos senos caídos

Existen diferentes factores que causan senos caídos, como la lactancia materna, la menopausia, el embarazo, la pérdida o ganancia rápida de peso...

Resulta evidente de que a las mujeres les gusta tener unos senos firmes a lo largo de su vida. Sin embargo, la edad y el paso del tiempo a veces no lo permitan. El hecho de que los senos vayan cayendo es algo natural ya que estos pierden elasticidad y flexibilidad. Por lo general, el problema comienza en las mujeres después de los 40 años, pero, por varias razones, el problema podría aparecer unos años antes. Existen algunos factores que hacen que esa caída de los senos se produzca antes de los 40, como pueden ser el embarazo, la lactancia, la menopausia, la pérdida o aumento de peso, un excesivo ejercicio o no mantener una dieta equilibrada.

También el problema de los senos caídos puede producirse por diversas enfermedades que no podemos prevenir ni controlar, como pueden ser la tuberculosis o el cáncer de mamá. Además, se ha demostrado que el consumo de tabaco, alcohol y bebidas carbonatadas también influye mucho en la caída de los senos.

Causas y factores que causan flacidez de los senos

Causas de los senos caídos

Es importante conocer detalladamente las diferentes causas y los factores que producen la flacidez y senos caídos:

  • Exposición excesiva al sol: Con una gran exposición, la piel puede perder firmeza y elasticidad. Por ello, es importante no mantenerlos mucho tiempo al sol.
  • Sujetador inadecuado: Tanto si son senos pequeños como grandes, es importante utilizar el adecuado al seno, con copa y talla correcta.
  • Cambios de peso: El aumento o pérdida de peso de manera abrupta puede causar una pérdida en el volumen del seno. Cuando aumenta mucho el peso, aumenta también el volumen del seno, lo que puede causar flacidez, además de producir las antiestéticas estrías, tanto si el volumen aumenta como si el volumen disminuye rápidamente.
  • Edad: Los tejidos que mantienen los pechos en su lugar comienzan a perder firmeza, normalmente en mujeres después de los 40 años y es algo que podemos prevenir, aunque el tiempo para los senos no es un buen aliado. Es importante tomar conciencia del paso del tiempo y prevenir esa posible caída o flacidez.
  • Ejercicio intenso: Hacer ejercicio es bueno y más si se hacen ejercicios específicos para evitar la flacidez. Sin embargo, hay que llevar cuidado si se hace mal ese ejercicio o no están los pechos bien sujetos cuando se realiza.
  • Tabaquismo: Es un motivo más para dejar de fumar, ya que provoca pérdida de elasticidad y firmeza en los senos, haciendo que caigan más fácilmente.
  • Embarazo: Debido a los cambios hormonales que se producen durante el embarazo, la caída de los senos, además de un aumento significativo del volumen de los senos, es algo habitual.
  • Menopausia: Las hormonas se disipan y los senos pierden su función al llegar a esta etapa. Por ello, favorece la flacidez de los senos.
  • Deficiencia nutricional: Cuando las vitaminas, los nutrientes y los minerales necesarios en una dieta equilibrada no están, las conexiones con la piel comienzan a perder fuerza y ​​no pueden sostener bien los senos.

Remedios naturales para prevenir la caída de los senos

Si bien es cierto que la caída de los senos es algo inevitable, podemos realizar una serie de remedios naturales para mantenerlos lo más erguidos posibles y evitar así una caída en picado de los senos.

Publicidad

Mascarilla de yema y pepino

Mascarilla de yema y pepina para evitar los senos caídos

Es la mascarilla perfecta, ya que la yema tiene niveles altos de proteínas y vitaminas y el pepino tiene propiedades que ayudan a tonificar la piel. Lo que hay que hacer es triturar bien el pepino en la licuadora para luego mezclarlo con la yema, mantequilla y crema de coco. Después hay que aplicar esta mascarilla natural en los senos y dejar actuar durante media hora aproximadamente. Para finalizar, lavar con abundante agua fría los senos. Esta mascarilla hay que aplicarla dos o tres veces a la semana a modo de crema natural.

Ejercicio

Los ejercicios localizados en los senos y en sus alrededores pueden ayudar a añadir firmeza a los senos. Hay algunos ejercicios que pueden ayudar a la firmeza y levantamiento de los senos flácidos, como es el caso de los levantamientos de brazos, flexiones y mancuernas. El ejercicio más recomendado en estos casos se hace con pesas para trabajar el pecho . Practicar la natación también es un deporte que ayuda a evitar la caída de los senos

Masaje con hielo

Masaje con hielo para la flacidez de los senos

El hielo aplicado con un masaje se considera una manera eficaz de restaurar la firmeza de los senos. Gracias el frío el tejido se contrae y produce que los senos se mantengan erguidos. Lo ideal es tomar hielo y realizar un masaje con movimientos circulares alrededor de los senos, sin que toque directamente con la piel, durante 1 minuto. A continuación, hay que secarlos con una toalla suave e, inmediatamente, ponernos un sujetador adecuado manteniendo una postura recta y firme.

Aloe Vera

Contiene muchas propiedades naturales que ayudan a reafirmar la piel y puede ser de gran ayuda para los senos caídos. Gracias a sus antioxidantes, el aloe vera ayuda a prevenir el daño provocado por los radicales libre y puede ayudar así a los senos a mantenerse firmes y evitarles la temida flacidez. La forma de aplicar el aloe vera es igual que la del punto anterior, es decir, con suaves movimientos circulares durante unos diez minutos y transcurrido ese tiempo, hay que lavar los senos con abundante agua tibia. Es recomendable realizar esta operación cuatro o cinco veces a la semana.

Masaje con aceite de oliva

Se puede realizar un masaje con aceite de oliva, ya que es una de las mejores maneras de reafirmar los pechos. El aceite de oliva contiene muchos antioxidantes y ácidos grasos que ayudan a frenar los radicales libres, mejorando también el tono y la textura de la piel. Para una correcta aplicación, aplicaremos unas gotas de este aceite en las manos, las frotaremos para generar calor y haremos un masaje durante quince minutos para, de esta forma, aumentar el flujo sanguíneo y estimular la reparación de las células. Este masaje es recomendable que lo realicemos cuatro o cinco veces a la semana, mejor antes de irnos a la cama.

Mascarilla con semillas de granada

Mascarilla con semillas de granada

Las propiedades de la granada son múltiples tiene ingredientes antienvejecimiento con propiedades antioxidantes, por lo que es una gran alternativa para ayudar a prevenir el problema de los senos caídos. Debemos realizar una mascarilla a partir de la cáscara de la granada y hacer un amasijo con aceite de mostaza caliente.

El modo de aplicarla es igual que en las mascarillas anteriores, con movimientos circulares, dejándola actuar y retirándola con agua tibia. También es interesante ponernos esta mascarilla antes de irnos a la cama porque, de esta forma, los senos descansarán y se nutrirán tranquilamente con el remedio natural que hemos aplicado.

También podemos realizar una mascarilla con las semillas de la granada, trituraremos y añadiremos un poco de aceite de coco. Repetiremos la misma operación que en las anteriores.

Huevo

En esta ocasión, debemos utilizar la clara de huevo, es decir, separar la yema para una mascarilla y la clara para esta otra. La clara tiene muchas propiedades y, entre otras cosas, nutre y protege la piel. Además, sus lípidos ayudan a endurecerla. Todo lo que tenemos que hacer es batir una clara de huevo hasta llevarla a “punto de nieve”, es decir, a un estado espumoso. Luego la aplicaremos sobre los senos y la dejaremos reposar media hora. Cuando termine, lavaremos los senos con agua fría.

Algunos consejos más para prevenir los senos caídos

Además de esos remedios naturales que podemos hacer en casa, también es recomendable seguir estos consejos para mejorar la flacidez de los senos.

Hay que mejorar el estilo de vida. Es mejor llevar un estilo de vida saludable. Los radicales libres pueden acelerar el envejecimiento prematuro del cuerpo y de la piel. Esto también se aplica a los senos. Por lo tanto, un estilo de vida saludable es de gran importancia. Los radicales libres se liberan principalmente por fumar, alcohol, estrés y consumo de drogas.

Hacer una vida saludable, unido a una dieta equilibrada, puede ser el mejor aliado. Las verduras, los cítricos y los productos de grano integral contienen muchos antioxidantes que pueden proteger los senos contra los ataques de los radicales libres. Además, en cuanto al chocolate, es mejor elegir uno puro, ya que es rico en antioxidantes. Eso sí, no hay que excederse.

Evita prendas muy ajustadas durante mucho tiempo e intenta hacer ejercicio regularmente. Haz jercicios concretos y específicos para esa zona del cuerpo que tanto gusta lucir a las mujeres. También evita dormir bocabajo durante mucho tiempo, ya que esto puede producir molestias indeseadas. Es importante que también realicemos exploraciones en los senos para desechar cualquier otra complicación o prevenir una posible enfermedad más grave. Si en alguna de esas exploraciones encontramos algo inusual, deberemos acudir al médico de inmediato. Esta acción podría ayudar a coger a tiempo una enfermedad tan temida en las mujeres como es el cáncer de mama.

Para conseguir una belleza perfecta en los senos, es recomendable seguir estos consejos y aplicar el mismo cuidado en ellos como en otras zonas de nuestro cuerpo.

Remedios naturales para evitar unos senos caídos
Valore este artículo


Te podría interesar