Primera tópica de Freud: consciente, preconsciente e inconsciente

Sigmund Freud -padre del psicoanálisis- describió a la mente como un aparato psíquico y postuló en una de sus teorías que la mente está compuesta por diferentes órganos o piezas -como todo aparato-. Este formuló dos tópicas para describir este aparato psíquico -la mente-.

Según la primera tópica freudiana el aparato psíquico está compuesto por tres elementos: consciente, preconsciente e inconsciente.

Consciente

Freud describe a la mente consciente como una composición de todos los procesos mentales de los cuales somos conscientes. La misma (mente consciente) se sitúa en el presente y es quien le permite al sujeto tener percepción de la realidad.

La consciencia es el conjunto de vivencias de las cuales el individuo es consciente de ellas en el mismo instante en el que están ocurriendo.En la mente consciente, el sujeto presenta conciencia de sí mismo y del mundo que le rodea.

Según Freud, el estar consciente es lo que le permite al sujeto pensar y comunicarse de forma racional.
La consciencia está relacionada con la memoria a corto plazo y está limitada en términos de capacidad.

Preconsciente

En la mente preconsciente se encuentra lo que no está en la consciencia pero tampoco en el inconsciente. En ese lugar se sitúan los sentimientos y pensamientos de los cuales el sujeto no es consciente en el mismo instante en el que ocurren, pero cuando lo desea puede traerlos a la consciencia.

El preconsciente comprende pensamientos, saberes y vivencias que no se encuentran conscientes en la actualidad. En el mismo se produce una recuperación de la memoria, sacando a flote algunos recuerdos requeridos por la mente consciente.

A diferencia de los pensamientos y sentimientos que se encuentran en el inconsciente, los que se encuentran en el preconsciente no están reprimidos, por lo que podemos decir que se encuentran en una ”sala de espera” de la cual saldrán cuando la consciencia centre su atención en ellos.

Un ejemplo de mente preconsciente puede ser un sujeto volviendo a su casa, donde el mismo no tiene el recorrido que debe hacer en su consciencia, sin embargo, al dirigirse a su casa esa información guardada en el preconsciente surge inmediatamente.

En ocasiones algunas experiencias emocionales pueden permanecer dentro de las emociones negativas preconcientes, pero a veces, algunas experiencias traumáticas que se encontraron por un tiempo en el preconsciente pasan a ser reprimidas y enviadas al inconsciente, por lo tanto ya no estarán disponibles en el preconsciente.

Inconsciente

Inconsciente

Para Freud, la mente inconsciente comprende los procesos mentales que son inaccesible a la consciencia. Para él, el inconsciente es la fuente primaria de la conducta humana.

En el inconsciente se encuentran deseos instintivos y primitivos que han sido reprimidos.

La información que se encuentra reprimida en el inconsciente, se encuentra encerrada mediante los mecanismos de defensa. Estos mecanismos tienen la función de retener los eventos traumáticos o acontecimientos altamente negativos para que queden fuera del alcance de la consciencia.

Podemos comparar las dos tópicas freudianas de esta manera: el ello se encuentra dentro del inconsciente y el consciente y preconsciente hacen referencia al superyó. Los pensamientos y sentimientos inadecuados para el individuo (de acuerdo a la sociedad) son enviados al inconsciente, estos pensamientos son impulsados por el ello y a la vez son reprimidos por el superyó.

También te puede interesar:  Sentido de la vida

Las cosas que están ocultas a la conciencia, para Freud, son las que ejercen la mayor influencia sobre nuestras personalidades y comportamientos, por tanto afirma que lo que se encuentra en el inconsciente son fuerzas que impulsan nuestro comportamiento y definen nuestra personalidad.

Esquema del aparato psíquico de la primera tópica freudiana

Freud compara el aparato psíquico con un iceberg , donde la punta sería la mente consciente, un pequeño porcentaje que se encuentra a la mitad le corresponde al preconsciente y el resto del iceberg -la parte más sumergida- pertenece al inconsciente. Éste asegura que tal como la mayor parte del iceberg se encuentra escondida, la mayor parte de la mente y la más importante es la que no se puede ver.

Críticas de la primera tópica Freudiana y modelo inconsciente de Jung

Muchos psicólogos argumentan que la mente inconsciente no existe. El desafío de explorar la conciencia ya implica una tarea gigantesca para los psicólogos, por tanto algunos consideran que no es posible saber lo que hay en la mente inconsciente de otra persona si ni ellos mismos lo pueden saber.

Carl Jung discrepó de Freud en algunos aspectos, considerando al inconsciente no como algo que surge de manera individual sino como algo colectivo, que es parte del todo. Para Jung el inconsciente colectivo se encuentra formado por los llamados “arquetipos”. Estos arquetipos son potencialidades, o proclividades, que pueden encontrar un canal de expresión en el hallazgo de una pareja, religión e incluso en el eventual enfrentamiento de la muerte. El término arquetipo no pretende denotar una idea heredada, sino más bien un modo de funcionamiento heredado, que corresponde a la forma innata de supervivencia. En otras palabras, un “patrón de comportamiento” puramente biológico.

Jung postuló que la psique es un sistema de autorregulación, al igual que el cuerpo, que busca mantener un equilibrio entre cualidades opuestas mientras se esfuerza constantemente por crecer, un proceso que éste llamó “individuación”. Dicho autor definió el inconsciente de la siguiente manera:

El inconsciente es todo lo que sé, pero de lo cual no estoy pensando en este mismo momento; es todo lo que alguna vez fui consciente pero que ahora he olvidado; es todo lo que perciben mis sentidos, pero no lo nota mi mente consciente; es todo lo que involuntariamente y sin prestarle atención, siento, pienso, recuerdo, quiero y hago; son todas las cosas futuras que se estan formando en mí y que alguna vez llegarán a ser conscientes; a todo esto me refiero cuando hablo del contenido del inconsciente … Además de esto, debemos incluir todas las represiones más o menos intencionales del pensamiento y los sentimientos dolorosos. Toda la suma de estos contenidos es el inconsciente indivisual.

 

Artículos relacionados


3 comentarios en “Primera tópica de Freud: consciente, preconsciente e inconsciente

Deja un comentario